Saltar al contenido

LA HISTORIA DE LA RANITA OPTIMISTA

RANA OPTIMISTA

Dos ranas, una optimista y otra pesimista, cayeron al mismo tiempo en dos vasijas que contenían leche.

La rana pesimista dice: “No puedo salir de este cacharro, porque las paredes son muy lisas. No puedo respirar en la leche, voy a asfixiarme, estoy perdida.” Y, en efecto, se asfixia y muere.

La rana optimista no sabe tampoco qué hacer; pero como es optimista trata de hacer algo y se agita en todos sentidos.

Como se está moviendo continuamente, bate la leche con tanto vigor que ésta se transforma en mantequilla.

La rana entonces se sienta sobre la mantequilla y puede respirar libremente.

Esto prueba que quien posee un carácter optimista hace siempre algo, aun cuando no sepa qué hacer para salir en una situación difícil; pero sigue luchando y confiando en Dios y él es poderoso para hacernos “más que vencedores.”

“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor” -Romanos 12:11(RVR1960)

 

“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”. – Romanos 13:11(RVR1960)

Categorías

Vida cristiana

A %d blogueros les gusta esto: