¿CÓMO SER UN ESPOSO BONDADOSO?

Para los esposos… “Hemos de mostrar a nuestras esposas misericordia porque hemos de tratar a nuestras esposas como Cristo trata a su novia, la iglesia. Esto es lo que Pablo dice en Efesios 5: 25-29. Aquí hay tres maneras en como debemos demostrar a nuestras esposas la bondad amorosa:

1. Absolutamente: Cristo da “a sí mismo” por su esposa – su yo total (v 25.). Él tiene nada de nuevo. Eso es obvio a partir de lo que Él hizo (piense en el  calvario), y lo que está haciendo (pensar en su constante intercesión a la diestra del Padre), y lo que Él va a hacer (pensar en Su Segunda Venida).

Nosotros, por supuesto, no nos merecemos la salvación por nosotros mismos. Pero en términos de la entrega constante y absoluta  bondad amorosa, Cristo es nuestro mentor. Nosotros también debemos entregarnos a nuestras esposas. Es un llamado constante a la absoluta bondad amorosa.

2. Realista y deliberado:  Cristo muestra bondad a su novia para santificarla y para que pueda presentarla sin mancha ni arruga a su Padre (V. 26-27). Cristo se dio cuenta de que su iglesia está lejos de ser perfecta; ella tiene muchas manchas y arrugas y tiene muchas deficiencias. Así que nosotros, como maridos debemos amar a nuestras esposas como si fueran perfectas, incluso cuando sabemos que no lo son.

Nuestro llamado y desafío no es mostrar bondad amorosa  a una mujer perfecta, pero sí modelar a Cristo en mostrar bondad amorosa  a una mujer imperfecta que tiene muchas deficiencias. Nuestro objetivo debe ser influir a nuestra esposa a la bueno con la esperanza de que nuestro amor podrá  eliminar algunas de sus deficiencias; para que nuestras compañeras puedan recibir libertad para florecer disfrutando de nuestra bondad.

3. Con sacrificio: Cristo alimenta y cuida a su esposa a sus expensas (V. 28-29). Así también,  nosotros los esposos debemos tratar a nuestras esposas; con el cuidado que tratamos a nuestros propios cuerpos. Si usted tiene algo en el ojo, usted no dice a sí mismo: “Creo que me haré cargo de eso mañana”, se lo da, tiene cuidado inmediato. Así debemos tratar a nuestras mujeres, sacrificialmente, con nuestro propio tiempo y deseos. Debemos cuidar, proteger, cuidar y respetar a nuestras esposas como lo haríamos con nuestros propios cuerpos.

¿Está mostrando a su esposa  un ejemplo absoluto de bondad amorosa de Cristo, de manera real, con propósito y  sacrificio? “No”, confiesa, “eso es imposible”. Usted está equivocado, amigo. Sí, siempre estarás corto de llegar a la altura de la perfección, ya que usted no es Cristo, pero por la gracia de Cristo y de su Espíritu, puede aprender a tratar a su esposa como Cristo, con bondad amorosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.