POR QUÉ DEBEMOS SEGUIR A JESÚS

por que debemos seguir a Jesus

Seguir a Jesucristo es la mayor aventura en toda la vida. Involucra la búsqueda del propósito más grande de la vida: la gloria que solo le pertenece a Cristo. Satisface la necesidad más grande de la vida: el perdón del pecado que solo Jesús puede dar.

Da el mayor placer de la vida: el gozo que proviene exclusivamente de conocer a Cristo. Implica la mejor asociación en la vida: la comunión de caminar estrechamente con Jesús. Imparte la enseñanza más grande en la vida: la sabiduría que solo Cristo posee. Infunde el mayor poder en la vida: la gracia de Jesucristo para vivir triunfalmente. Conduce al mayor destino después de la vida: la presencia inmediata de Jesús mismo en el cielo.

No hay un viaje que se pueda comparar con este. Te llevará desde donde estás hasta donde necesitas estar. Te llevará a través de todas las experiencias de la vida, incluidos tus mejores momentos y las noches más oscuras. Este viaje con Cristo te permitirá vivir como Dios quiere que vivas.

A medida que sigas Sus pasos, encontrarás el verdadero propósito para el que fuiste creado. Además, en última instancia, te conducirá a tu hogar en el cielo, en el mismo trono de Dios. Ninguna búsqueda en la vida incluso se compara con este viaje de seguir a Jesús.

Un Viaje Espiritual

Cuando Jesús nos llama a seguirlo, está comparando el cristianismo con un camino que sus seguidores deben recorrer. Él personalmente nos invita a embarcarnos en este viaje espiritual. Por este llamado, Él no nos está llamando a un caminar físico con Él. Él no nos está instando a poner un pie delante del otro y, literalmente, ir tras Él.

Lo que Él está requiriendo es mucho más profundo que para nosotros viajar un mero camino polvoriento con Él. Él está hablando en términos espirituales. Él nos invita a seguirlo en nuestros corazones. Él nos llama a dar pasos de fe y seguir Su dirección para nuestras vidas.

Este viaje espiritual se refiere a cómo vivimos nuestras vidas diarias. Se trata del curso que tomamos en la vida. Jesús se está refiriendo al camino que seguimos y los pasos que damos en este mundo.

Involucrados en este viaje están nuestros pensamientos, acciones e incluso nuestros motivos y deseos. Jesús está tratando lo que está sucediendo dentro de nuestra alma que nos impulsa y dirige.

Cuando El Maestro Llama

Nuestro enfoque en estas páginas estará en un encuentro particular que Jesús tuvo con una gran multitud que lo acompañaba. En su mayor parte, dieron toda la impresión de ser sus discípulos.

Caminaban con Él y estaban atentos a Sus palabras. Tenían la proximidad más cercana a Él. Pero la realidad era que la mayoría de ellos solo sentía curiosidad por Jesús y, en gran medida, no estaban comprometidos ni convertidos.

Seguir a Jesús se había convertido en lo popular, y Él lo sabía. Con una preocupación genuina por ellos, Cristo se detuvo y dio media vuelta para dirigirse a ellos. Lo que Él habló fueron palabras fuertes que hicieron que no fuera más fácil, sino en realidad más difícil, seguirlo. Jesús pidió el compromiso total de sus vidas con Él cuando dijo:

26 Si alguno viene a mí, y no aborrece[a] a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27 El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.28 Porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla? 29 No sea que cuando haya echado los cimientos y no pueda terminar, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él, 30 diciendo: “Este hombre comenzó a edificar y no pudo terminar.” 31 ¿O qué rey, cuando sale al encuentro de otro rey para la batalla, no se sienta primero y delibera si con diez mil hombres es bastante fuerte como para enfrentarse al que viene contra él con veinte mil? 32 Y si no, cuando el otro todavía está lejos, le envía una delegación y pide condiciones de paz. 33 Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todas sus posesiones, no puede ser mi discípulo. 34 Por tanto, buena es la sal, pero si también la sal ha perdido su sabor, ¿con qué será sazonada? 35 No es útil ni para la tierra ni para el muladar; la arrojan fuera. El que tenga oídos para oír, que oiga.”(Lucas 14:26-35).

No Revestido De Azúcar

Estas palabras provocativas fueron dichas hacia el final del ministerio de tres años de Jesús, durante su último viaje a Jerusalén. En pocos meses, será crucificado en una cruz romana en esta misma ciudad, la sede del establecimiento religioso en Israel. Jesús tenía poco tiempo restante en esta tierra.

Este no era un momento para andar con rodeos. Tampoco era el momento de endulzar el mensaje o hablar tranquilamente a la multitud. Los problemas eran demasiado grandes y el tiempo era demasiado corto.

En esta instancia crítica, Jesús pronunció palabras directas y demandantes, incluso difíciles de escuchar. Estas palabras fueron necesarias y apropiadas para el momento. El tono enérgico estaba en consonancia con la gravedad del tema . El impacto de estas palabras fue para despertar espiritualmente a los muertos entre ellos. Jesús tuvo que hablar como lo hizo para capturar la atención de aquellos que estaban aletargados. Los llamó a seguirlo en un nuevo viaje por la vida que un día los conduciría al trono de Dios. Lo que Jesús les dijo, Él nos lo dice.

Donde Comienza El Viaje

Este viaje comienza en el momento en que llegamos a la fe en Jesucristo. Convertirse en un seguidor de Jesús comienza cuando comprometemos nuestras vidas con Él. Esta relación no comienza cuando simplemente nos unimos a una multitud religiosa o tratamos de convertirnos en una buena persona. En cambio, comienza cuando llegamos al lugar de confiarle nuestra vida. Esto requiere el compromiso total de todo lo que somos con Jesucristo.

Comenzar este viaje no nos cuesta nada. No hay cantidad de buenas obras que podamos realizar alguna vez que puedan ganarnos un lugar en este camino con Jesús. No hay peaje para que paguemos para ingresar por este camino.

No hay un estándar moral que cumplir. No hay escala espiritual para nosotros de escalar. No hay rituales que realicemos. No hay ceremonias que podamos asistir. No hay absolutamente nada que podamos hacer para merecer comenzar este viaje con Cristo.

Entramos en esta relación espiritual con Él por fe. La Biblia dice:”Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. (Efe.  2:8-9). no como resultado de las obras, para que nadie se jacte “(Efesios 2: 8-9). En pocas palabras, asegurar un puesto de partida en este viaje no puede ser ganado con nuestras obras. En cambio, se ingresa solo por la fe en Él.

Cómo Continúa el Viaje

Este compromiso con Jesucristo es el comienzo de una nueva caminata. Previamente, habíamos estado caminando de acuerdo con el curso de este mundo. Habíamos ido en la dirección del mundo.

Fue una búsqueda de vida en la que hicimos lo que queríamos, cómo queríamos, cuándo queríamos, con quién queríamos. Viajábamos por un camino amplio que toleraba cualquier forma de vida. Pero cuando venimos a Cristo por fe, este nuevo viaje comienza a llevarnos en una dirección completamente nueva.

Seguir a Jesús significa que ya no seguimos nuestro camino. Ya no seguimos el flujo de la multitud. Comenzamos a caminar un nuevo camino que se dirige en una nueva dirección. Caminamos como Jesús caminó y lo imitamos. Comenzamos a obedecer la palabra de Dios como lo hizo Jesús mientras estuvo aquí en la tierra.

Debemos amar a la gente como Él amó, incluso a aquellos que son más difíciles de amar. Debemos actuar como Él actuó y reaccionar como El reaccionó en cada situación. Debemos enfrentar los muchos desafíos en la vida como El lo hizo, con una confianza suprema en Dios.

Lo Que Proporciona El Viaje

Seguir a Jesús en este viaje nos proporciona las mayores bendiciones que podamos recibir. Cuando comprometemos nuestra vida con Él, recibimos el perdón inmediato de nuestros pecados a través de la muerte de Cristo. Las penas por nuestras transgresiones se eliminan de nuestro registro en el cielo.

Todos los cargos presentados contra nosotros son cancelados. Estamos vestidos con la justicia perfecta de Cristo. Esto nos da plena aceptación con el Dios santo en el cielo. Por la muerte de Jesús, somos liberados de nuestra esclavitud del pecado. Cristo viene a vivir en nosotros, nunca para dejarnos.

Venir tras de Cristo nos lleva directamente a la voluntad de Dios para nuestras vidas. El camino que Dios ha elegido para nosotros lleva a la vida abundante que solo Jesús puede dar. Seguir a Jesús nos proporciona la plenitud de las bendiciones de Dios. Cuando caminamos con Él, Él promete que somos ‘bendecidos’ con profundo contentamiento y verdadera felicidad (Mateo 5:3-12). Jesús da a los que creen en Él el Espíritu Santo, quien nos da la fortaleza para caminar por este mundo (Juan 14: 16-17). El Espíritu es otro Ayudante que nos aconsejará y guiará en el camino elegido. El Espíritu nos consolará cuando estemos desanimados, nos exhortará cuando nos demos por satisfechos y nos traerá convicción cuando nos desviemos.

Además, Jesús nos da su paz que es diferente a cualquier cosa que este mundo pueda dar (Juan 14:27). Esta paz es la tranquilidad que calma el corazón en medio de nuestras muchas dificultades. Jesús también da gozo a aquellos de nosotros que lo seguimos (Juan 15:11). Él nos permite vivir triunfalmente frente a nuestros desafíos. Él nos da su compañerismo mientras caminamos con Él todos los días. Él nos proporciona su dirección a través del confuso laberinto de este mundo. Él provee para todas nuestras necesidades según sus riquezas en gloria y hace que todo obre en conjunto para nuestro bien.

El Costo del Viaje

Seguir a Jesús es un viaje que tiene un alto precio. Esta no es una relación para entrar a la ligera. Esta decisión requiere el compromiso de toda nuestra vida con Jesucristo. Venir a Cristo tiene prioridad sobre cualquier otra actividad en la vida. Requiere la sumisión de nuestras voluntades a Él al rendirnos a Su señorío. Este camino requiere nuestro sacrificio y, a veces, incluso nuestro sufrimiento por Él. Sin duda, Jesús no nos seguirá, estamos llamados a seguirlo.

Seguir a Cristo nos costará mucho. Nos costará nuestra vieja forma de vida y perderá nuestros pecados pasados. Nos costará una vida de tranquilidad y vida para este mundo. Nos costará viejos hábitos e incluso viejas asociaciones. Nos costará seguir nuestra propia agenda de cómo creemos que debería funcionar nuestra vida. Nos costará nuestro tiempo y nuestro tesoro para difundir el mensaje del Evangelio. Nos costará sufrimientos por ser identificados con Él. Nos costará diversos grados de oposición y persecución del mundo. Incluso puede costarnos la vida. Pero al final, ganamos mucho más de lo que perdemos.

A Donde Conduce el Viaje

Finalmente, este viaje conduce al cielo donde Él mismo está sentado a la diestra de Dios el Padre. Seguir a Jesús en esta vida nos lleva a Su presencia inmediata en el mundo venidero. Nos lleva al lugar de arriba, donde todos los creyentes le adoran, a lo largo de los siglos, que han puesto su fe en Él. Este viaje nos llevará a donde innumerables ángeles lo alaban.

Ningún viaje que haya sido llevado a cabo conduce a un destino tan glorioso. Seguir a Jesús nos lleva a un lugar mucho mejor que este mundo. Nos lleva a las alturas del cielo y al trono de Dios.

¿Dónde Está Usted?

Autor: Steve Lawson.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s