18 FORMAS DE COMO SER UNA BUENA ESPOSA

como ser una buena esposa cristiana

Usted y su esposo tendrán unidad y armonía íntima en su matrimonio sólo si cumplen y viven sus papeles como Dios quiere. Sólo en Cristo puede ser recuperada la unidad que fue perdida cuando cayó el hombre.

Básicamente, hemos dicho que el papel de la esposa es de glorificar y someterse a su esposo. Ella fue creada para llevar a cabo su papel como “ayudante” para su esposo. Es fácil ver el papel de Eva, pero ¿qué de usted? ¿Cómo puede usted llevar a cabo su papel dado por Dios de una manera práctica?

18 maneras en que una esposa puede ser la gloria de su esposo

1. Preguntarle a su esposo, “¿Cuáles son tus metas para esta semana?”

2. Preguntarle a su esposo, “¿Cómo puedo ayudarte a lograr estas metas?”

3. Preguntarle a su esposo, “¿Hay algo que yo pueda hacer diferente para facilitarte el proceso?”

4. Ser organizada con la limpieza, las compras, lavar y planchar la ropa y en cocinar la comida. Cuando usted lleva a cabo sus responsabilidades dadas por Dios, su esposo entonces está libre para hacer su trabajo.

5. Dedicar parte de su energía para él cada día.

6. Ponerlo en primer lugar, más importante que los niños, sus padres, sus amigas, el trabajo, estudios bíblicos de damas, etc.

7. Acomodar su horario, de buena gana y alegre, para él cuando sea necesario.

8. Hablar de él en una manera positiva con los demás. No murmurar acerca de él en ninguna manera, aunque sea la verdad.

9. Hacer lo más que sea posible para que todo le salga bien a él, para lograr sus metas. Algunos ejemplos son ofrecerle ayuda con sus quehaceres, organizar su día para estar más disponible para ayudarle con sus proyectos, orar por él y hacer buenas sugerencias. Darle la opción de no seguir sus sugerencias, y no sentirse ofendida si él no las sigue.

10. Considerar el trabajo de su esposo (su empleo, metas, pasatiempos, obras para el Señor) como más importante que lo suyo.

11. Pensar formas específicas en que puede ayudarle a lograr sus metas esta semana. Unos ejemplos son levantarse temprano para ayudarle a salir al trabajo con un buen desayuno, tener cuidado de apuntar bien sus mensajes telefónicos, anticipándose a alguna necesidad que él tenga para lograr una meta específica, y dar buenas cuentas del dinero gastado para cumplir con el presupuesto.

12. Considere las cosas en que usted está involucrada. ¿Cómo glorifican estas cosas a su marido? Pídale su consejo.

13. Ser amistosa y afable con su familia y amigos. Hacer que su obligación hacia él sea obvia ante ellos.

14. Hacer y decir cosas que lo edifican en vez de derribarlo.

15. Vestirse y aplicar su maquillaje de manera atractiva y agradable a su esposo. (ojo, línea “fantasma”. (notas finales)

16. Cuando su esposo peque, corríjalo en privado y con mansedumbre, siempre dándole esperanza y dirigiéndolo al Señor.

17. Animarlo a usar sus dones espirituales en algún ministerio.

18. Darse cuenta que tal como Dios es glorificado cuando el hombre le obedece, su esposo es glorificado cuando usted le obedece.

Siempre hay la pregunta, ¿Y si su esposo no es creyente? ¿Qué pasa si él no está glorificando al Señor? Me hace recordar una historia que mi abuela me contó una vez acerca de sus padres. Ellos nacieron en tiempos de la Guerra Civil en los Estados Unidos. Aparentemente, su mamá fue cristiana y su papá no lo era. Mi abuela nos contó cómo su mamá siempre quería agradarle a él.

Para agradarle a su esposo, ella era amable y bondadosa, y cooperaba en las muchas mudanzas que ellos hicieron. Su respuesta normal cuando él quería algo era, “Sí, papi.” No se quejaba. Parecía estar de acuerdo con sus planes. Aun cuando ella no estaba de acuerdo, ella lo apoyaba con respeto. Le pregunté a mi abuela, “¿Cómo trataba tu papá a tu mamá?” y ella dijo, “Él la adoraba.”

Bueno, mi bisabuelo tal vez no glorificó a Cristo, pero mi bisabuela lo glorificó por la manera en que vivió el papel que Dios quería para ella. Una bendición para ella fue cómo su esposo la trataba y la amaba. De veras, una mujer cristiana puede hacer lo correcto y llevar a cabo su papel dado por Dios, aunque su esposo lleve a cabo el suyo o no.

Autora: Martha Peace

6 Comentarios »

  1. Opino lo mismo. Me parece que todo deber ser un 50% en cada uno. Hoy en dia, los dos deben ser un equipo, asi el matrimonio se los disfruta mejor en cualquier evento de la vida. Yo no creo que Dios es machista, mas bien Dios quiere que el hombre y la mujer sean uno, como equipo de trabajo, como liderazgo en el hogar. Pero esos consejos dados, creo que son muy exagerados.

    Me gusta

  2. ¿Por qué tiene que ser la mujer la que se someta la hombre? ¿Por qué hay que servirle? ¿Por qué no tratarse con respeto mutuo y estando los dos en igualdad? ¿Por qué no pueden planchar, cocinar y ocuparse de la casa los dos? ¿De verdad es Dios tan machista? Opino que en esta publicación se habla de la mujer como una servidora del hombre lo que a mi parecer es verla como un ser inferior. Y no soy la única que comparte esta opinión ya que hay hombres cristianos que piensan como yo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .