¿CÓMO DEBEMOS JUZGAR LOS CRISTIANOS?

como debemos juzgar

Los cristianos están llamados a decir la verdad (Efesios 4:15).

No es de extrañar, por lo tanto, que la táctica preferida de nuestro enemigo sea el engaño (Apocalipsis 12:9). En consecuencia, debido a esta guerra entre la verdad y el engaño, los creyentes están llamados a ejercer el discernimiento, a estar atentos al dividir la verdad del error (Hechos 17:11, Judas 3).

Trágicamente, la iglesia moderna a menudo descuida este deber esencial de contender por la verdad. Peor aún, los cristianos profesantes a menudo menosprecian los intentos de discernimiento como poco caritativos y sentenciosos, y luego lo descartan todos juntos. Esta es una razón por la cual aquellos de nosotros que practicamos el discernimiento debemos estar atentos para no encarnar lo que los burladores nos acusan. Al luchar por la doctrina correcta, debemos cuidar de adornarla con actitudes y comportamiento correctos (Tito 2:10).

¿Pero no es eso exactamente lo opuesto a lo que vemos hoy entre los autodenominados discernidores? Para algunos cristianos, lo que comienza con un interés saludable en el discernimiento puede terminar en una adicción insana al chisme y al debate. Muchos de ellos manifiestan una crueldad en la forma en que condenan el error. Hay un vértigo cuando llaman a alguien “falso maestro” y una arrogante actitud de superioridad. Estas cosas no deberían ser así.

Estamos llamados a decir la verdad, sí. Pero estamos llamados a hablar la verdad en amor (Efesios 4:15). Eso no significa decir menos verdad. Sino, la forma en que hablamos la verdad debe provenir de un examen de nuestro corazón. Qué triste sería si, en nuestros intentos por discernir, que el Diablo siempre inteligente torciera nuestro amor por la verdad en un amor por el chisme y el desprecio por los demás. ¿Qué pasaría si tuviera éxito en tentarnos a cometer errores en nuestro caminar incluso cuando estábamos tratando de rechazar el error en nuestra doctrina?

Si vamos a practicar el discernimiento en amor, debemos discernir con precisión, humildad y tristeza. No moderar la verdad, sino más bien que podamos reforzar la verdad con nuestro amor para que podamos honrar más a Cristo y persuadir al errado.

DISCERNIR CON PRECISIÓN

Discernir en amor significa discernir con precisión. Charles Spurgeon dijo: “El discernimiento no es una cuestión de simplemente decir la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto; más bien es decir la diferencia entre lo correcto y lo casi correcto.” Y John Murray dijo: “La diferencia entre la verdad y el error no es un abismo sino una navaja de afeitar.” Tienen razón. A medida que lee las epístolas del Nuevo Testamento, a menudo encuentra a los escritores abordando lo que parecen ser puntos increíblemente finos de desacuerdo doctrinal.

Entonces, cuando se trata de cuestiones doctrinales, debemos manejar el discernimiento como el bisturí de un cirujano, incidiendo cuidadosamente en una enseñanza para separar el tejido malo del error del tejido sano de la verdad. Pero debemos ser precisos en cómo hacemos el ejercicio del discernimiento también. Debido a que no solo estamos analizando minuciosamente la enseñanza falsa, también estamos tratando de persuadir a nuestros hermanos y hermanas para que se alejen de ella. Sin embargo, muchos de los que se autodenominan vigilantes tratan el discernimiento menos como un bisturí y más como una espada ancha, cortando violentamente a los creyentes por manada con cada tweet negligente.

La precisión en la forma en que aplicamos el discernimiento significa marcar esa distinción entre engañados y engañadores, y tratarlos en consecuencia. Hay una diferencia entre un maestro falso y alguien que ha sido engañado por una enseñanza falsa. Tu suegra no debería ser quemada en la hoguera solo porque escucha a un predicador de prosperidad y riqueza. Ella necesita a alguien que se tome el tiempo para hacerle una exposición amorosa, paciente y en oración de las Escrituras para mostrarle por qué no es bíblica. La precisión reconoce que su amigo con mala teología es benditamente inconsistente. Él no es necesariamente un hereje, solo es un creyente inmaduro en la necesidad de corrección doctrinal. Solo observe la diferencia en cómo nuestro Señor lidió con los fariseos contra las otras personas con las que se encontró. Jesús tenía un látigo para falsos maestros, pero lloró por los engañados.

Cuando discernimos con precisión, no damos crédito a aquellos que nos rechazarían como fanáticos de ojos abiertos que pretenden que ajustar cuentas con todos. En cambio, estamos siendo irreprensibles en nuestra conducta para que podamos comportarnos más como cristianos genuinamente preocupados que tienen un amor por la verdad y solo quieren ver a otros conocer y obedecer a Dios. Pero esto no es tan fácil como parece, porque requiere humildad.

DISCERNIR CON HUMILDAD

Entre aquellos que muestran una relación insana con el discernimiento, parece haber una tendencia hacia un pecado muy específico: el orgullo.

Algunos romantizan la imagen de ser un atalaya, guardián de la verdad o la voz solitaria en el desierto. Les encanta regalarnos cuentos de cómo se enfrentaron a fulano en internet. Parecen más interesados ​​en ser percibidos como ganadores del argumento que en ver a sus interlocutores o seguidores llegar a un conocimiento de la verdad. Para ellos, los engañados son idiotas que solo necesitan leer sus Biblias. Hay una arrogancia inconfundible.

Discernir con humildad significa que cuando nos encontramos con una persona engañada, siempre recordamos “Allí iría yo de no ser por la gracia de Dios.” Un discernidor humilde no se regocija. Él no es pendenciero (1 Tim 3:3). Él no tiene un anhelo insano de controversia (1 Tim 6:4). El discernidor humilde reconoce que es el Espíritu Santo quien abre los ojos del corazón a la verdad y su trabajo, por lo tanto, es corregir el error con paciencia y amor. Algunas veces esas reprensiones son agudas (Tito 1:13), pero nunca son orgullosas ni carentes de amor.

Practicar la precisión y la humildad en nuestro discernimiento es la salida natural de nuestro amor por los demás. Pero hay una actitud más a la que debemos prestar atención cuando practicamos el discernimiento con amor. En lugar de darnos golpes de pecho en triunfo cuando ganamos una discusión, deberíamos estar golpeando nuestros pechos en la tristeza de que las almas eternas están siendo engañadas.

DISCERNIR CON TRISTEZA

Espero que a estas alturas el punto esté claro: practicar el discernimiento no es falto de amor, como algunos afirmarían, pero puedes ser falto de amor en cómo practicas el discernimiento. Debería haber una profunda tristeza cuando vemos un error en la iglesia. Es natural para nosotros sentir un sentido de ira justa, incluso indignación personal por la diseminación del error acerca de nuestro Señor (Salmos 69:9). Pero la enseñanza falsa es una tragedia tanto como una farsa. Es una pena ver cómo se difama el nombre de nuestro Señor y ver a Su pueblo engañado por lobos vestidos de ovejas.

Este es otro buen control del corazón a medida que practicamos el discernimiento. ¿Sientes rabia o te conmueves también? ¿Te preocupa que la gente se deje engañar lo suficiente como para que te haga llorar y orar? Esa tristeza y cuidado, si es real, será evidente para aquellos a quienes trata de persuadir para que no cometan errores. La genuina preocupación por la verdad y por los engañados dará como resultado un discernimiento practicado con dolor.

Que mediante la ayuda de Dios, no nos retiremos de la lucha por la verdad. Que estemos aún más fortalecidos por el amor a nuestro Señor, Su verdad y Su pueblo. Y que este compromiso sea evidente para todos a medida que discernimos con precisión, humildad y tristeza.

Autor: Reagan Rose.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.