¿POR QUÉ DEBEMOS HONRAR A NUESTROS PADRES?

honra a tu padre y tu madre

Por el quebrantamiento del quinto mandamiento el mundo está como está, con una sociedad desmoralizada.

Porque si una persona no ama a sus padres no va a poder amar a su prójimo. Por lo tanto, vemos a personas deshumanizadas en busca de los vicios, el placer, la fama y el poder a costa de lo que sea.

Por eso es tan importante este mandamiento, si lo cumplimos seremos capaces de cumplir los restantes.

En los últimos años hemos pecado de suicidarnos como sociedad cuando comenzamos por sacar la Biblia de nuestras familias, de nuestras escuelas, de nuestros países.

Cuando la humanidad se vio inmersa en la revolución sexual en aras del “amor y paz”.

Cuando las mujeres se levantaron en la lucha por la liberación femenina. 

El levantamiento contra las autoridades y todas estas atrocidades tiene una raíz: la destrucción de la familia. Dios quiere restaurar a las familias dentro de Su iglesia, pero necesitamos esforzarnos por atender las causas que nos aquejan, empezando por honrar a nuestros padres.

Por naturaleza deberíamos honrar a nuestros padres, pero a causa del pecado no lo hacemos. 

Honrar a nuestros padres significa sentir el peso por la autoridad que Dios les ha concedido. El honor de ser padre es tan alto que lo colocó en los diez mandamientos.
Si honramos y obedecemos a nuestros padres entonces obedeceremos a nuestros gobernantes.

Hablar con menosprecio a nuestros padres es pecado. La enseñanza que Dios da a los hijos la da por medio de los padres. Debemos aprender a respetarlos. Burlarse de nuestros padres, ridiculizarlos, reírnos de ellos y menospreciarlos es pecar contra Dios.

¿Cómo honramos a nuestros padres? Amándolos. Perdonándolos. Obedeciéndoles. Ayudándolos. Pidiéndoles consejo. Escuchando con paciencia.

Y hermanos, desde el nacimiento, los niños deben ser instruidos por sus padres. Los padres deben dirigir a sus hijos en los caminos de Dios. Los niños no quieren buscar de Dios, pero deben ser enseñados a buscarle. Necesitamos trabajar con nuestros hijos. Pasar tiempo con ellos. Tenemos que estar cerca de ellos. Padres, seamos sabios en el trato con nuestros hijos, que la amonestación y/o exhortación no sea para provocarlos a enojarse. Tenemos que ser sabios en nuestro trato para con ellos. Corregirlos. Disciplinarlos.

Si cumplimos con nuestra responsabilidad como hijos y como padres, Dios comenzará a derramar de Sus bendiciones. Nos irá bien espiritualmente en cada uno de los días de nuestra vida. Y Dios restaurará el corazón, tanto de los padres como de los hijos.

Éxodo 20:12

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.