¿QUÉ SON LAS 70 SEMANAS DE DANIEL?

las 70 semanas de daniel

Daniel 9:24-27 con su profecía de las “setenta semanas” es uno de los pasajes proféticos más importantes de la Biblia.

Este texto a menudo ha sido referido como la “columna vertebral de la profecía bíblica” y justamente, ya que varios pasajes proféticos del Nuevo Testamento se basan en gran medida en su contenido (Mateo 24:15, 2 Tesalonicenses 2, Apocalipsis 11-13). Jesús, Pablo y Juan se refieren a esta sección.

Una comprensión adecuada de la profecía bíblica depende de la correcta interpretación de este texto:

24 Setenta semanas han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, para terminar con el pecado, para expiar la iniquidad, para traer justicia eterna, para sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. 25 Has de saber y entender que desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; volverá a ser edificada, con plaza y foso, pero en tiempos de angustia. 26 Después de las sesenta y dos semanas el Mesías será muerto y no tendrá nada, y el pueblo del príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Su fin vendrá con inundación; aun hasta el fin habrá guerra; las desolaciones están determinadas. 27 Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolado.

Definiendo las “Setenta semanas

El contexto de este pasaje es la conciencia de Daniel sobre la profecía de Jeremías de que la desolación de Jerusalén a manos de los babilonios terminaría después de setenta años (Dan.9: 2, ver Jeremías 25:12, 29:10).

Levítico 25 ordenaba que cada séptimo año el pueblo de Israel tenía que descansar la tierra. Pero en setenta ocasiones Israel no observó un reposo sabático para la tierra. El cautiverio de Babilonia de setenta años fue la forma en que Dios le dio a la tierra el descanso que deseaba que tuviera.

Cuando Daniel contempló la profecía de Jeremías, oró en nombre de su pueblo pecador, Israel (Daniel 9:3-19). El ángel Gabriel luego vino a Daniel y transmitió una visión sobre el futuro de Israel.

Las “setenta semanas” de Daniel 9:24 están en el corazón de esta profecía y tiene que ver con el “pueblo” y la “ciudad santa” de Daniel.

El “pueblo” de Daniel debe ser Israel, ya que el cautiverio babilónico afectó al pueblo de Israel y la oración de Daniel fue en nombre de Israel. La “ciudad santa” debe referirse a Jerusalén ya que la profecía de Jeremías se refería a “las desolaciones de Jerusalén” (Daniel 9:2).

Interpretar a Israel y Jerusalén como cualquier otra cosa es una injusticia para el contexto.

Pero, ¿cuáles son las “setenta semanas” a las que se refiere Gabriel? En hebreo, “setenta semanas” significa literalmente “setenta sietes.” Setenta sietes (o setenta veces siete) equivalen a 490. Pero 490 ¿qué? ¿días? ¿meses? ¿años? El contexto indica que 490 años están en mente puesto que las violaciones del año sabático fueron la razón de la expulsión de Israel y el subsiguiente cautiverio de Babilonia por setenta años. (El año antiguo consistía en 360 días).

Además, un período de 490 días o 490 meses sería demasiado corto para el cumplimiento de las seis predicciones en 9:24.

Este período de 490 años de Daniel 9:24 arrojará seis resultados: (1) “poner fin a la transgresión,” (2) “terminar con el pecado” (3) “expiar la iniquidad” (4) “traer justicia eterna,” (5) “sellar la visión y la profecía “, y (6) “ungir el lugar santísimo” (LBLA).

Los primeros tres efectos se enfocan en derrotar el pecado en Israel. Los tres últimos se enfocan en desarrollos positivos con respecto al reino: la introducción de la justicia en el reino del Mesías, el cumplimiento de todas las profecías en las Escrituras y la unción del templo en Jerusalén.

La base de los tres primeros se logró con la primera venida y muerte de Jesús, aunque su aplicación a Israel como nación todavía es futura. Los tres últimos esperan cumplimiento en la segunda venida de Jesús.

En este momento de la historia, la justicia eterna no ha sido introducida, todas las profecías en la Escritura aún no se han cumplido, y el templo en Jerusalén no ha sido ungido. Pero esto ocurrirá cuando Jesús establezca su reino milenial.

Las setenta semanas (490 años) comienzan con “desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén” (Daniel 9:25).

Esta restauración probablemente se cumplió en ca. 445 a.C., cuando el rey Artajerjes decretó que los judíos podrían regresar y reconstruir Jerusalén (Nehemías 2: 1-8).

Luego, las “siete semanas” o los cuarenta y nueve años pueden referirse al cierre de la carrera de Nehemías en la reconstrucción con “plaza y foso,” así como al final del ministerio de Malaquías y al cierre del Antiguo Testamento.

Después de estos cuarenta y nueve años, se agregan otras “sesenta y dos” semanas o 434 años (sesenta y dos veces siete) a la línea de tiempo. Juntos, estos 483 años después del decreto de Artajerjes en ca. 445 a. C. culmina con la entrada de Jesús en Jerusalén en el año 30 d.C.

Daniel 9:26 declara que “después” de sesenta y dos semanas, que en realidad son sesenta y nueve semanas (siete más sesenta y dos), “el Mesías será muerto y no tendrá nada.”

Días después de entrar en Jerusalén, Jesús es crucificado. Que el Mesías “no tendrá nada” es impactante. El Mesías de Israel viene, es asesinado y muere sin nada. No hay reino ni justicia eterna.

El resto del versículo 26 describe otros eventos “después” de las primeras sesenta y nueve semanas: “y el pueblo del príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Su fin vendrá con inundación; aun hasta el fin habrá guerra; las desolaciones están determinadas.” Esta declaración predice la destrucción de Jerusalén y el templo judío con la invasión romana de Jerusalén en el año 70 d.C. (Lucas 21:20-24).

El “pueblo” en Daniel 9:26 se refiere a los romanos, ya que ellos fueron los que destruyeron Jerusalén en el año 70 d.C. De este “pueblo” llegará algún día un “príncipe que ha de venir.” Esta es la malvada figura del Anticristo que surgirá en algún momento después de la destrucción de la ciudad y el santuario.

Es afirmado por las descripciones en Daniel 9:27 que esta es una persona malvada y no Jesús el Mesías, en las cuales él comete un acto abominable en el templo y es destruido por sus desolaciones.

Además, hará un pacto con el pueblo de Israel por una semana (siete años), algo que Jesús nunca hizo. Entonces, el contexto apunta a la malvada figura del Anticristo, quien también se identifica como el “cuerno pequeño” en Daniel 7:8 y el obstinado rey de Daniel 11:36.

Las declaraciones “Habrá Guerra” y “Las desolaciones están determinadas” (Daniel 9:26) revelan que las pruebas y aflicciones de Jerusalén continuarán incluso después de la destrucción de Jerusalén. Ese ha sido ciertamente el caso, como muestra la tumultuosa historia de Israel desde el año 70 d.C. Jesús mismo predijo que los “tiempos de los gentiles” continuarían incluso después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C (Lucas 21:24).

Daniel 9:27 continúa diciendo que el príncipe malvado de los romanos “hará un pacto firme con muchos por una semana.” Los “muchos” se refieren al pueblo de Israel, y la “semana” es un período de siete años. Así como las primeras sesenta y nueve semanas fueron literales, también la última semana de siete años debe ser literal. Hacer que la semana final sea cualquier cosa que no sea un período de siete años es violar el contexto.

Que este pacto es futuro desde nuestro punto de vista se verifica por el hecho de que ningún pacto de siete años entre un líder del Imperio Romano y el pueblo judío ha sucedido en la historia.

En “la mitad de la semana” (tres años y medio), este líder rompe el pacto con Israel. Él “pondrá fin al sacrificio y la ofrenda.” En otras palabras, detiene el sistema de adoración judío. Esto sucede “sobre el ala de las abominaciones” por “el desolador.”

Este desolador establece una abominación en un área del templo. Jesús retoma esta frase cuando dice: “Por tanto, cuando veáis la abominación de la desolación, de que se habló por medio del profeta Daniel,” (Mateo 24:15).

Sin embargo, este desolador se dirige a la destrucción. Él hace sus “abominaciones” solo “hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador” (Daniel 9:27).

La ira de Dios hará su visita sobre este malvado príncipe. Pablo recurre a Daniel 9:27 cuando se refiere a un “hombre de iniquidad” que viene (2 Tes. 2:3) a quien Jesús matará con su venida: “Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tes. 2:8).

La Brecha Entre la Sesenta y Nueve y Septuagésima Semana

Muchos intérpretes están de acuerdo en que sesenta y nueve semanas (483 años de 360 ​​días cada una) de la profecía de Daniel se cumplieron con la primera venida de Jesús y su muerte alrededor del año 30 de la era cristiana. Pero algunos están en desacuerdo sobre si la última semana de años, un periodo de  siete años, se cumplió inmediatamente después de la primera sesenta y nueve semanas vencidas o si hay un intervalo de tiempo entre el final de la sesenta y nueve semanas y el comienzo de la semana setenta.

En otras palabras, ¿expiró la semana setenta de Daniel a finales de los años 30 – es decir, en los siete años posteriores al final de la sesenta y nueve semana alrededor del 30 d.C – ó se cumplirá en el futuro la septuagésima semana de Daniel? La perspectiva correcta es la última.

Los opositores de una brecha a menudo preguntan, ¿Dónde en Daniel 9:24-27 vemos alguna evidencia de una gran brecha entre la semana sesenta y nueve y la setenta? Para ellos, la semana 70 se ejecuta inmediatamente después de la semana sesenta y nueve.

Sin embargo, la evidencia de una brecha entre la semana sesenta y nueve y la septuagésima semana es fuerte. Las siguientes razones explican por qué hay una brecha.

1. Existe una brecha entre la primera y la segunda venida de Jesús. La profecía bíblica se capta mejor en el contexto de las dos venidas de Jesús. Existe una gran brecha de tiempo entre la primera venida y la segunda venida de Jesús. Dado que este es el caso, es razonable esperar una brecha en el cumplimiento de las profecías acerca de Jesús.

Por ejemplo, Zacarías 9:9 predijo que el Mesías vendría humildemente a Jerusalén en un burro. Esto se cumplió con la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén (Mateo 21:1-8). Pero Zacarías 9:10 también declaró un reinado mundial del Mesías en la tierra: “El hablará paz a las naciones, y su dominio será de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra.”

Este versículo se cumplirá con la segunda venida de Jesús, y ciertamente no siguió inmediatamente después de su entrada a Jerusalén en un asno en el primer siglo. Así que una brecha separa el versículo 9 del versículo 10. Las lagunas del tiempo en los pasajes proféticos como Zacarías 9:9-10 indican que una brecha podría estar presente en Daniel 9:24-27. Tal es de esperar con las dos venidas de Jesús.

2. Daniel 9:26 declara que el Mesías será cortado “después” de la semana sesenta y nueve. El uso de Daniel de la palabra “después” revela una brecha. Daniel 9:26 dice: “Después de las sesenta y dos semanas el Mesías será muerto y no tendrá nada.” El Mesías no será muerto en el “fin” de la semana sesenta y nueve o al “comienzo” de la semana setenta.

En cambio, es muerto “después” de la semana  sesenta y nueve. Entonces, dentro del texto, el término indica una brecha entre las semanas sesenta y nueve y la setenta.

3. La destrucción de Jerusalén predicha en Daniel 9:26 ocurrió décadas después de la culminación de la semana sesenta y nueve. Daniel 9:26 dice que “después del sesenta y dos semanas…el pueblo del príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario,” una referencia a Jerusalén y al templo. Esta destrucción ocurrió en el 70 dC.

Si toda la profecía de las setenta semanas continuara sin brecha, la semana setenta habría expirado en el año 30. Pero Jerusalén y el templo no fueron destruidos entonces. Puesto que Jerusalén y el templo fueron destruidos casi cuatro décadas después del final de la semana sesenta y nueve, una brecha entre el sesenta y nueve semana y septuagésima semana es necesaria para incluir la destrucción del 70 d.C.

4. Las seis predicciones de Daniel 9:24 aún no se han cumplido. En Daniel 9:24, Daniel menciona seis predicciones importantes que resultarán del decreto de las setenta semanas: (1) “poner fin a la transgresión,” (2) “terminar con el pecado” (3) “expiar la iniquidad” (4) “Traer justicia eterna,” (5)  “Sellar la visión y la profecía,” y (6)  “Ungir el lugar santísimo” (LBLA).

Si uno sostiene que las setenta semanas expiraron en el primer siglo, entonces las seis predicciones deberían haberse cumplido por completo en los años treinta. Pero no lo fueron. La base de las primeras tres ocurrió con la primera venida de Jesús.

Sin embargo, el pecado de Israel contra Dios aún no se ha revertido. Entonces, aunque la muerte de Jesús ya expió el pecado, Israel aún no ha experimentado este beneficio. La salvación de Israel aún está por venir (ver Zacarías 12:10; Romanos 11:26).

Luego hay otros asuntos que aún no han ocurrido. La justicia eterna no ha sido establecida. No todas las profecías se han cumplido. La unción del templo en el reino del Mesías aún no ha tenido lugar. Debido a que varias predicciones de Daniel 9:24 aún tienen que ocurrir, estas deben cumplirse en el futuro.

5. Lo que se describe para la septuagésima semana de Daniel 9:27 aún no se ha cumplido. La falta de cumplimiento de Daniel 9:27 en este punto de la historia es evidencia de que la semana setenta de Daniel se cumplirá en el futuro.

Un príncipe malvado venidero del Imperio Romano no ha hecho un pacto de siete años con el pueblo judío. No se ha producido ninguna violación de un pacto de siete años después de tres años y medio. Ninguna figura del Anticristo ha cometido abominaciones en el templo. Ni el que hace esto ha sido destruido. Estos eventos no se cumplieron en el 30 AD y por lo tanto esperan un cumplimiento futuro.

6. Jesús se refiere a la abominación de la desolación de Daniel 9:27 como futuro después de su primera venida. En Mateo 24-25, Jesús predijo los eventos por venir. En Mateo 24:15, Jesús declaró: “Por tanto, cuando veáis la abominación de la desolación, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda)…”

Este es el mismo evento predicho en Daniel 9:27: “Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador.” Este evento, sin embargo, era futuro desde el punto de vista de Jesús y no se cumplió en el 30.

7. En el 50 AD Pablo habló de los eventos de Daniel 9:27 como futuros. En 2 Tesalonicenses 2, Pablo escribe acerca de un “hombre de pecado” siendo revelado quien entra al templo y se declara a sí mismo como Dios (2  Tes. 2:3-4). También habla de este hombre malvado que enfrenta la ira del Señor Jesús, quien lo mata a su regreso: “Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tes. 2:8).

Pablo confía en Daniel 9:27 para establecer que habrá una abominación venidera de desolación por parte de una persona malvada y que esta persona será destruida por Dios.

El hecho de que Pablo esté prediciendo estos eventos en los años 50 muestra que estos eventos son futuros desde su punto de vista y no se cumplieron en los años 30. El comentario inspirado de Pablo en Daniel 9:27 muestra que los eventos de la septuagésima semana de Daniel se establecen en el futuro.

8. Apocalipsis coloca el margen de tiempo de Daniel 9:27 en el futuro. Daniel 9:27 habla de un período de siete años en el que un Príncipe próximo hará un pacto con los “muchos” durante una semana (siete años).

Pero en medio de esta semana, en el punto de los tres-y-la mitad-de-uno, él va a romper este pacto. Escribiendo en el 90 AD, el apóstol Juan se refirió a un periodo por venir de tres y medio año en múltiples ocasiones. En Apocalipsis 11:2, él dice que la “hollarán la ciudad santa [Jerusalén] por cuarenta y dos meses.” “Cuarenta y dos meses” son tres años y medio. Y dado que Daniel 9:27 también habla de un evento de “abominación” en Jerusalén, Juan claramente está conectando su declaración con Daniel 9:27.

Dado que Juan está escribiendo varias décadas después de los 30 AD, debe ver la última mitad de la semana setenta de Daniel como futuro desde su punto de vista. Y si es así, debe haber una brecha entre la semana sesenta y nueve y la semana setenta.

Juan también predice que la nación de Israel huirá al desierto por “1,260 días” (Apocalipsis 12: 6). Este punto referente de tiempo es igual a tres y una mitad de años. En Apocalipsis 13: 5, Juan describe a una malvada “bestia” que habla con arrogancia y blasfema por “cuarenta y dos meses.” Esto es paralelo a Daniel 9:27 y la asociación de una figura malvada con un periodo de tres y medio años.

En resumen, ya que Juan se refiere al margen de tiempo y los eventos de Daniel 9:27 debiéndose cumplir en el futuro, esto muestra que los eventos de este período deben ser futuros.

Autores: John MacArthur y Richar Mayhue.

Anuncios

1 comentario »

  1. gracias, por darme este mensaje tan claro y consiso porque la verdad casi nadie se atreve hablar asi de un tema tan complicado pero edifica mas mi fe. amensal

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.