¿QUÉ SIGNIFICA CARGAR LA CRUZ?

que significa cargar la cruz

El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14:27).

Pocas declaraciones que hizo Jesús fueron más escandalosas que las que dijo a esta multitud.

En términos muy claros, Jesús dijo que cualquiera que lo siguiera debe cargar con su propia cruz. Estas palabras son difíciles de captar para la mente moderna. Tal enseñanza provocativa tenía la intención de llamar la atención de sus oyentes. Estas fueron palabras impactantes.

Una cruz romana era considerada una obscenidad para el mundo del primer siglo.

Esta forma de pena capital estaba reservada solo para los criminales más despreciables contra el Imperio Romano. En el mundo antiguo, una cruz era la forma de ejecución pública más temida.

Una cruz era tan ofensiva que ningún ciudadano romano podía sufrir esta bárbara muerte.

La muerte por crucifixión fue una muerte lenta y tortuosa que prolongó el alivio de la muerte del culpable.

Sin embargo, aquí está Jesús diciendo a esta multitud que aquellos que lo seguirían deben tomar su cruz. Estas palabras aleccionadoras conmocionaron la sensibilidad de aquellos en la multitud. Cristo quería sacudir su pensamiento. Tenía la intención de penetrar en su conciencia.

Estas asombrosas palabras son las siguientes: “El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14:27).

Una Invitación Abierta

En este versículo, Jesús volvió a emitir la misma invitación que acababa de extender. Este llamado exigente comenzó con la invitación abierta, ‘El que.’ Este todo incluido ‘quien sea’ es paralelo al ‘cualquiera’ en el versículo anterior.

No importa quiénes fueron, o lo que sea que hayan hecho, fueron invitados por Jesús para responder a esta apelación. ‘El que’ es lo suficientemente amplio como para incluir a cualquiera y a todos en la multitud.

Este llamamiento abierto se extendió a todos en esta vasta multitud ese día.

Independientemente de su origen social, sin importar cuáles hayan sido sus fallas morales, todos fueron invitados por este llamado a seguirlo. Al decir ‘el que’, Jesús abrió la puerta que daba acceso al reino de Dios. Las puertas del Paraíso se desbloquearon para permitir que todos los que vinieran a ganar la entrada.

Esta misma invitación abierta de Jesús fue extendida muchas veces. Él dijo: ‘Entra por la puerta angosta’ (Mateo 7:13). Esta invitación es amplia en su alcance. Todos los que lo escuchen deberían venir a la vez. No importa cuán lejos esté de Dios la vida de una persona. Todos están invitados por Cristo a venir a él. Jesús te recibirá.

En su propio tiempo, Jesús fue criticado. Otros lo condenaron, diciendo: ‘Este hombre recibe pecadores’ (Lucas 15: 2). Sin embargo, Jesús dijo: ‘el que viene a mí, ciertamente no lo echaré’ (Juan 6:37). Él dice: “Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba” (Juan 7:37). No importa cuán corta haya sido tu vida de lo que Dios requiere que sea. Jesús te invita a venir y extiende Su gracia inmerecida.

No importa de dónde vienes en la vida. No importa cómo has vivido en el pasado. No importa cuán pecaminoso sea tu presente. Jesús es el Gran Médico del alma. Él no ha venido al mundo para aquellos que están bien.

Él ha venido por los enfermos y tu pecado no es obstáculo para que Él te reciba.

Los Términos De Aceptación

Mientras extiende esta invitación abierta, Jesús también establece las condiciones necesarias para seguirlo. Jesús dijo: ‘El que no carga su cruz… no puede ser Mi discípulo.’ Esta declaración contiene un doble negativo.

Dos veces en este versículo, Jesús dice ‘no’. Esto hace que Sus palabras sean doblemente puntiagudas y especialmente enfáticas. Cargar la cruz es obligatorio para todos los que responderían a esta invitación. Aquí está la necesidad de que si alguien debe seguir a Cristo, esa persona debe cargar con su propia cruz. Por estas palabras, Jesús no estaba hablando de llevar una joya de oro alrededor del cuello. Nadie en la multitud lo habría malinterpretado de esa manera.

En el primer siglo, la cruz fue un instrumento que infligió la muerte más cruel. Fue la forma más temida de pena capital en ese día. La cruz era el equivalente de la silla eléctrica del mundo antiguo. Significó una muerte horrible que desencadenó el dolor más insoportable posible.

La muerte por crucifixión era tan bárbara que estaba reservada para los peores criminales de la sociedad. Solo terroristas, insurrectos, anarquistas, salteadores, ladrones y demás fueron colgados en cruces.

La Marcha De La Muerte

El procedimiento se desarrollaba de la siguiente manera. Un criminal acusado sería sometido a juicio ante un juez que tenía el poder de la vida y la muerte en sus manos. Si el acusado era encontrado culpable de un crimen capital, sería sentenciado a muerte por crucifixión. El criminal se vería obligado a llevar su barra transversal a través de las calles de la ciudad hasta el sitio de ejecución en las afueras de la ciudad. Esto se conocía como la marcha de la muerte y era una muestra pública de su culpabilidad ante todos. Tenía la intención de provocar vergüenza pública.

Llevar la cruz se consideraba un acuerdo con la sentencia de muerte del juez. Era una admisión forzada de culpabilidad según la ley y un acuerdo con el veredicto del tribunal superior.

A medida que el criminal llevaba su travesaño, la gente de la ciudad se alinearía a ambos lados de las calles. Esto estaba destinado a ser un espectáculo público. Significó gráficamente que este delincuente fue condenado por Roma y digno de muerte. Este individuo fue considerado como un hombre muerto caminando. Sería sobre esta misma viga transversal que el criminal sería clavado en el acto de crucifixión y levantado para morir.

Un Requisito Necesario

En esta humillante marcha de la muerte, Jesús declara que aquellos que lo siguen deben asumir la misma postura, espiritualmente hablando.

Deben verse a sí mismos como de pie ante el juicio de Dios habiendo sido encontrados culpable de violar su ley moral. Han sido pesados ​​en la balanza y se ha encontrado con faltas. Comprender esto significa estar de acuerdo con el veredicto divino de la corte celestial.

Aquellos que seguirían a Cristo deben verse a sí mismos en necesidad de Dios diariamente. Deben recurrir a Jesucristo en arrepentimiento y fe. Como creyentes, deben llevar su cruz diariamente. Esto significa que los que seguirían a Cristo no deben confiar en sí mismos por más tiempo, sino únicamente en él. Deben vivir diariamente mirando a Jesús en busca de fortaleza y dirección.

Viniendo en Pos de Jesús

Cuando Jesús invitó a la multitud a venir tras él, él no estaba hablando en términos literales. Él no estaba requiriendo que estas personas tomaran medidas físicas a lo largo del camino polvoriento sobre el que caminaba. Jesús está hablando en términos metafóricos. El significado era que la multitud tomara un paso decisivo de fe dentro de sus corazones. El llamado era venir a Él por su fe, no por sus pies.

Por esta analogía, llevar una cruz representaba una lealtad personal a Cristo. Si alguien debe seguirlo, deben llevar su cruz en este mundo. Jesús no los seguirá. En cambio, ellos deben seguirlo. Él no hará lo que quiera, debe hacer lo que le ordena. Lo cual también significa que deben seguirlo de la manera que él lo prescribe.

Lo mismo es cierto para todos los que seguirían a Cristo hoy. Llevar cruz es necesario para cada persona que vendría tras él. Nadie puede seguir a Jesús y continuar viviendo de la misma manera que antes.

Seguir a Cristo significa que debes hacer un cambio completo desde la dirección en la que viajaste previamente en la vida. Antes de que usted escogiera seguir a Cristo, estaba caminando de acuerdo con el curso de este mundo (Efesios 2:3). Estaba yendo hacia la destrucción. Para seguir a Cristo, debe ir en una dirección completamente diferente. Debes llevar tu cruz y mirar hacia Él.

Un Llamado Urgente

Cuando Jesús extendió esta invitación, lo hizo de manera urgente. Jesús no fue casual o relajado acerca de esta apelación para ir a él. Él no era lacónico en el tono de Su voz. Él no adoptó una actitud de “tómalo o déjalo”. En lugar de eso, presionó a aquellos en la multitud ese día para que respondieran a su invitación ahora. Esto no era algo que pudiera retrasarse. No pudieron posponer la respuesta. No se les dio la libertad de abordar otras preocupaciones primero. No se les extendió la opción de perseguir otros intereses sobre este. Esta fue la decisión más importante ante ellos y tuvo que ser respondida de inmediato.

Responder a esta invitación es la prioridad para cada persona. Este llamado no puede posponerse. No se puede bajar de su lista de cosas apremiantes. Responder a esta invitación es el tema más importante en su vida. Debe ser abordado y respondido ahora.

Ahora Es El Momento

Toda la Biblia habla de la urgencia de elegir tomar tu cruz y llevarla ahora. “He aquí, ahora es el tiempo propicio; he aquí, ahora es el dia de salvacion.”’ (2 Corintios 6:2). La palabra “ahora” indica la urgencia presente para llegar a la fe en Cristo. Negarse a responder a esta invitación de inmediato es un asunto serio debido a lo que está en juego. La Biblia dice: “No te jactes del día de mañana, porque no sabes qué traerá el día.” (Proverbios 27:1). Esperar para tomar una decisión retrasada para Cristo es una postergación peligrosa. No tiene idea si tendrá el tiempo mañana para tomar esta decisión como puede hacerla hoy.

Una Decisión De Por Vida

La decisión de llevar tu cruz es la que debes tomar. Si decide no decidir, esa es en sí misma una decisión de no seguir a Cristo. Tu decisión de llevar tu cruz significa la muerte a tu antigua forma de vida. Marca el comienzo de una forma de vida completamente nueva. Debes llevar tu cruz a cada paso del viaje de la vida por el resto de tu vida. Llevar tu cruz no es un acto de una sola vez al comienzo de seguir a Cristo. Llevar la cruz debe ser una experiencia diaria y continuará la totalidad de tu vida.

Debes salir de la multitud para seguir a Cristo. Debes viajar por este nuevo camino. Debe haber una voluntad de ir a donde sea que Jesús te envíe. Debes hacer lo que Él te llame a hacer. O no puedes ser su discípulo.

Estas son palabras fuertes. Pero estas palabras fuertes de Cristo hacen fuertes discípulos que tienen una fe fuerte.

Autor: Steven Lawson.

Anuncios

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.