¿CÓMO ES LA GLORIA DE DIOS? EZEQUIEL CAPÍTULO 1

como es el cielo

Si bien la Palabra de Dios no nos da todos los detalles acerca de nuestro futuro hogar con Él, las Escrituras no guardan silencio cuando se trata de su reino eterno.

De hecho, la Biblia contiene muchas descripciones del cielo.

Sin embargo, algunas de esas descripciones se expresan en un lenguaje apocalíptico (revelador) o profético lleno de simbolismo y misterio.

Tales imágenes complejas pueden ser confusas, incluso para los eruditos bíblicos experimentados.

Algunos quieren tratar los versículos como acertijos o mapas de tesoros que revelan un significado más profundo y verdades ocultas sobre lo que podemos esperar en el cielo.

Otros buscan alegorizar las imágenes, lo que lleva a infinitos senderos de interpretación subjetiva. Pero esa no es la razón por la cual los escritores de las Escrituras -bajo la inspiración del Espíritu Santo- describieron sus visiones celestiales de la manera en que lo hicieron.

Es crucial recordar que el simbolismo apocalíptico en las Escrituras siempre significa que se está discutiendo algo de gran importancia. No cometer el error de pensar el lenguaje simbólico significa que lo descrito es irreal. La Biblia afirma que el cielo es un lugar real. Y las descripciones del cielo, incluso las más apocalípticas, describen un lugar real.

La Rueda de Ezequiel

Una de las representaciones más dramáticas del cielo en toda la Escritura proviene del profeta Ezequiel. Ezequiel fue maravillosamente transportado al corazón mismo del cielo en una visión, y describe con vívidos detalles cómo son el cielo y el salón del trono de Dios.

Aquí está Ezequiel 1 en su totalidad:

1 Sucedió que en el año treinta, al quinto día del cuarto mes, estando yo entre los desterrados junto al río Quebar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios. 2 (En aquel día cinco del mes, en el quinto año del destierro del rey Joaquín, 3 la palabra del Señor fue dirigida al sacerdote Ezequiel, hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos junto al río Quebar; y allí vino sobre él la mano del Señor.) 4 Miré, y he aquí que un viento huracanado venía del norte, una gran nube con fuego fulgurante y un resplandor a su alrededor, y en su centro, algo como metal refulgente en medio del fuego. 5 En su centro había figuras semejantes a cuatro seres vivientes. Y este era su aspecto: tenían forma humana. 6 Tenía cada uno cuatro caras, y cuatro alas cada uno de ellos. 7 Sus piernas eran rectas, y la planta de sus pies era como la planta de la pezuña del ternero, y brillaban como bronce bruñido. 8 Bajo sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos humanas. En cuanto a las caras y a las alas de los cuatro, 9 sus alas se tocaban una a la otra y sus caras no se volvían cuando andaban; cada uno iba de frente hacia adelante. 10 Y la forma de sus caras era como la cara de un hombre; los cuatro tenían cara de león a la derecha y cara de toro a la izquierda, y los cuatro tenían cara de águila; 11 así eran sus caras. Sus alas se extendían por encima; con dos se tocaban uno a otro y con dos cubrían su cuerpo. 12 Y cada uno iba de frente hacia adelante; adondequiera que iba el espíritu, iban ellos, sin volverse cuando andaban. 13 En medio de los seres vivientes había algo que parecía carbones encendidos en llamas, como antorchas que se lanzaban de un lado a otro entre los seres vivientes. El fuego resplandecía, y del fuego salían rayos. 14 Y los seres vivientes corrían de un lado a otro como el fulgor del relámpago. 15 Miré a los seres vivientes, y he aquí, había una rueda en la tierra junto a cada uno de los seres vivientes de cuatro caras. 16 El aspecto de las ruedas y su hechura era como el brillo del crisólito, y las cuatro tenían la misma forma; su aspecto y su hechura eran como si una rueda estuviera dentro de la otra rueda. 17 Cuando andaban, se movían en las cuatro direcciones, sin volverse cuando andaban. 18 Sus aros eran altos e imponentes, y los aros de las cuatro estaban llenos de ojos alrededor. 19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas se movían con ellos. Y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas también se levantaban. 20 Y adondequiera que iba el espíritu, iban ellos en esa dirección. Y las ruedas se levantaban juntamente con ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. 21 Cuando ellos andaban, andaban ellas, y cuando ellos se detenían, se detenían ellas. Y cuando ellos se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. 22 Sobre las cabezas de los seres vivientes había algo semejante a un firmamento con el brillo deslumbrante de un cristal, extendido por encima de sus cabezas. 23 Y debajo del firmamento sus alas se extendían derechas, la una hacia la otra; cada uno tenía dos que cubrían sus cuerpos por un lado y por el otro. 24 Y oí el ruido de sus alas cuando andaban, como el estruendo de muchas aguas, como la voz del Todopoderoso, un ruido de tumulto como el ruido de un campamento militar; cuando se detenían, bajaban sus alas. 25 También hubo un ruido por encima del firmamento que había sobre sus cabezas; cuando se detenían, bajaban sus alas. 26 Y sobre el firmamento que estaba por encima de sus cabezas había algo semejante a un trono, de aspecto como de piedra de zafiro; y en lo que se asemejaba a un trono, sobre él, en lo más alto, había una figura con apariencia de hombre. 27 Entonces vi en lo que parecían sus lomos y hacia arriba, algo como metal refulgente que lucía como fuego dentro de ella en derredor, y en lo que parecían sus lomos y hacia abajo vi algo como fuego, y había un resplandor a su alrededor. 28 Como el aspecto del arco iris que aparece en las nubes en un día lluvioso, así era el aspecto del resplandor en derredor. Tal era el aspecto de la semejanza de la gloria del Señor. Cuando lo vi, caí rostro en tierra y oí una voz que hablaba.

Esa es la descripción de Ezequiel del trono de Dios en el cielo. No podemos entender completamente todo lo que describió, y tampoco él. Pero bajo la inspiración del Espíritu Santo intentó, dentro de las limitaciones del lenguaje y la inteligencia humanos, describir lo que vio: la luz resplandeciente se reflejaba en joyas pulidas y ruedas de luz de colores mezcladas con seres angelicales (los “seres vivientes”). Alrededor del trono del Dios eterno y glorioso, vio un destello resplandeciente, brillante y giratorio de brillantez.

¿Cómo interpretamos un lenguaje tan misterioso? Algunos se esfuerzan por encontrar sentido en cada parte de la visión de Ezequiel. (Una fuente que consulté, por ejemplo, explica las caras de las criaturas angélicas como esta: el león se refiere a la majestad y el poder, el hombre representa la inteligencia y la voluntad, el buey representa un servicio paciente, y el águila habla de un juicio rápido). Pero debemos ser cautelosos para no dejarnos llevar leyendo el significado en símbolos que no nos son explicados.

Este no es un mensaje secreto para decodificar; es una gran imagen diseñada para mostrar la soberanía, la majestad y la gloria de Dios y la increíble belleza, simetría y perfección de su cielo. Aunque es imposible interpretar los detalles de manera definitiva, podemos entender que el objetivo de Ezequiel era mostrar la gloria del cielo. Las ruedas que se movían de manera conjunta, el relámpago, las brillantes joyas y la brillante luz, todo representaba la gloria de Dios.

Entonces, aunque la imagen del cielo de Ezequiel puede estar más allá de nuestra capacidad de comprender, ciertamente podemos captar la idea principal: el cielo es un reino de gloria inexpresable.

Autor: John MacArthur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.