¿QUÉ ES EL PACTO DAVÍDICO? SU IMPORTANCIA TEOLÓGICA

el pacto davídico

Cuando Pedro predicó su sermón en Pentecostés, horas después de que el Espíritu Santo había sido enviado por Jesús, él habló estos versículos familiares:

Hombres de Israel, escuchen estas palabras: Jesús el Nazareno, un hombre atestiguado por Dios con milagros, maravillas y señales que Dios realizó por medio de Él en medio de ustedes, tal como ustedes mismos saben: este Hombre, entregado por el plan predeterminado y presciencia de Dios, tú clavaste a una cruz por manos de hombres sin Dios y lo mataste. (Hechos 2: 22-23)

Como se señaló anteriormente, el plan predeterminado de Dios (singular) era que Jesús no solo muriera, sino que resucitara y finalmente reinara. Así que el plan predeterminado de Dios va desde Génesis 1 hasta Apocalipsis 22 y más allá en la eternidad.

Algunas personas nunca enseñan o predican sobre las profecías de las Escrituras debido a la incertidumbre con respecto a una profecía dada y su cumplimiento o quizás porque creen que no es importante.

Tal enfoque, sin embargo, es precario, dado que aproximadamente un tercio de la revelación escrita de Dios es de naturaleza profética. Aunque tal precaución puede sonar inicialmente razonable, no es lo que Dios quiso, como podemos ver en el ejemplo bíblico dejado por Pablo.

Pablo se dirigió a los ancianos de Efeso en su despedida recordándoles “cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa” (Hechos 20:20).

Y nuevamente en Hechos 20:27, Pablo les recordó, “pues no rehuí declarar a vosotros todo el propósito de Dios.” Como se hará evidente a continuación, este “todo el propósito de Dios” incluyó la parte profética de la Escritura, que incluye las Sagradas Escrituras que Dios reveló por medio de Pablo, su apóstol (2 Pedro 3: 14-16). Sería tonto, entonces, pretender predicar el consejo completo de Dios y, sin embargo, eliminar por defecto el tercio de las Escrituras que es profético por temor a lo que la gente piense o porque la profecía es un tema controvertido.

ADVERTENCIA: Dios toma en serio el hecho de no usar las Escrituras proféticas. Santiago 3:1 (“Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo”) no solo es una advertencia contra la falsa doctrina, sino que también se refiere a aquellos que eliminan alrededor de un tercio de la Biblia evitando los versículos que Dios mismo dio como parte del canon bíblico y parte de su plan predeterminado.

Muchos predicadores evitan con ligereza las Escrituras proféticas; cuando lo hacen, no declaran a los que los escuchan “todo el propósito de Dios”, y necesitan comenzar a formular la respuesta que le darán a Jesús cuando les pregunte por qué no predicaron “todo el propósito de Dios.”

En este capítulo veremos una amplia evidencia del plan predeterminado y el conocimiento previo de Dios, a medida que veamos más revelaciones divinas sobre el Mesías de Dios, que no solo nacería y habitaría entre nosotros, sino que también algún día gobernaría.

Dios comenzó a dar más luz reveladora con las promesas que dio en su próximo pacto, el Pacto Davídico.

LA BASE BÍBLICA PARA EL PACTO DAVÍDICO

Para cuando llegamos al reinado de David en las Escrituras, han pasado siglos desde el éxodo bajo Moisés y el nombramiento de su sucesor, Josué.

Esos años intermedios incluyeron lo siguiente: (1) Josué trajo al pueblo judío a la tierra que Dios les había prometido. (2) La nación se derrumbó espiritualmente, como se muestra repetidamente en el libro de Jueces. (3) Samuel fue el último juez y comenzó una nueva parte del ministerio profético de los profetas de Dios para el pueblo judío obstinado. (4) El Israel nacional le pidió a Samuel un rey, para que ellos pudieran ser como las otras naciones, y Dios les dio a Saúl, que no era para nada un buen rey. (5) Dios prometió que el próximo rey sería un hombre según el corazón de Dios. (6) De acuerdo con su palabra, Dios eliminó a Saúl y colocó a David como rey sobre todo Israel.

Con estos antecedentes en mente, llegamos a 2 Samuel, donde David está firmemente establecido como rey en Jerusalén. Miró a su alrededor opulento y lo vio en contraste con el austero tabernáculo donde Yahweh habitaba con Su presencia especial.

David decidió construir una casa (un edificio) para Dios. En cambio, Dios le informó a David que Dios mismo edificaría una casa para David, por lo cual Dios quiso decir un linaje dinástico. El escenario para tal promesa se describe en 2 Samuel 7: 1-17:

Sucedió que cuando el rey ya moraba en su casa, y el Señor le había dado descanso de sus enemigos por todos lados, el rey dijo al profeta Natán: Mira, yo habito en una casa de cedro, pero el arca de Dios mora en medio de cortinas.Entonces Natán dijo al rey: Ve, haz todo lo que está en tu corazón, porque el Señor está contigo. Y sucedió que esa misma noche la palabra del Señor vino a Natán, diciendo: Ve y di a mi siervo David: “Así dice el Señor: ‘¿Eres tú el que me va a edificar una casa para morar en ella‘Pues no he morado en una casa desde el día en que saqué de Egipto a los hijos de Israel hasta hoy, sino que he andado errante en una tienda, en un tabernáculo. ‘Dondequiera que he ido con todos los hijos de Israel, ¿hablé palabra a alguna de las tribus de Israel, a la cual haya ordenado que pastoreara a mi pueblo Israel, diciendo: “¿Por qué no me habéis edificado una casa de cedro?”’” Ahora pues, así dirás a mi siervo David: “Así dice el Señor de los ejércitos: ‘Yo te tomé del pastizal, de seguir las ovejas, para que fueras príncipe sobre mi pueblo Israel. ‘Y he estado contigo por dondequiera que has ido y he exterminado[b] a todos tus enemigos de delante de ti, y haré de ti un gran nombre como el nombre de los grandes que hay en la tierra. 10 ‘Asignaré también un lugar para mi pueblo Israel, y lo plantaré allí a fin de que habite en su propio lugar y no sea perturbado de nuevo, ni los aflijan más los malvados como antes, 11 y como desde el día en que ordené que hubiera jueces sobre mi pueblo Israel; te daré reposo de todos tus enemigos, y el Señor también te hace saber que el Señor te edificará una casa. 12 ‘Cuando tus días se cumplan y reposes con tus padres, levantaré a tu descendiente después de ti, el cual saldrá de tus entrañas, y estableceré su reino. 13 ‘El edificará casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre. 14 ‘Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres, 15 pero mi misericordia no se apartará de él, como la aparté de Saúl a quien quité de delante de ti. 16 ‘Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre.’” 17 Conforme a todas estas palabras y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David.

Entre otras cosas, Yahweh estableció tres promesas importantes: (1) la permanencia del trono de David: ” yo estableceré el trono de su reino para siempre” (2 Sam 7:13), y “Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre”(2 Sam 7:16); (2) que Dios entraría en una relación padre-hijo con cada uno de los descendientes de David que se sentarían en su trono: “Yo seré padre para él y él será hijo para mí” (2 Sam 7:14); y (3) que la misericordia de Yahvé, que guarda el pacto, no se apartaría de él (2 Sam 7:15). Segundo Samuel 7 sigue un patrón muy parecido a Génesis 12: 1-3, donde se dan detalles de lo que se convertiría en el pacto abrahámico en Génesis 15. Aunque ni se describe como tal ni se ratifica en ese capítulo, Dios aquí prometió verdades fundamentales y eternas en lo que se llamará el pacto Davídico.

David respondió con gran asombro ante la gracia de Dios y ante su comprensión de que las promesas de Dios se extenderían mucho más allá de su tiempo de vida. Considere 2 Samuel 7:18-29:

18 Entonces el rey David entró y se sentó delante del Señor y dijo: ¿Quién soy yo, oh Señor Dios, y qué es mi casa para que me hayas traído hasta aquí? 19 Y aun esto fue insignificante ante tus ojos, oh Señor Dios, pues también has hablado de la casa de tu siervo concerniente a un futuro lejano. Y esta es la ley de los hombres, oh Señor Dios. 20 ¿Y qué más podría decirte David? Pues tú conoces a tu siervo, oh Señor Dios. 21 A causa de tu palabra, conforme a tu propio corazón, tú has hecho toda esta grandeza, para que lo sepa tu siervo. 22 Oh Señor Dios, por eso tú eres grande; pues no hay nadie como tú, ni hay Dios fuera de ti, conforme a todo lo que hemos oído con nuestros oídos. 23 ¿Y qué otra nación en la tierra es como tu pueblo Israel, al cual viniste[c] a redimir para ti como pueblo, a fin de darte[e] un nombre, y hacer grandes cosas a su favor y cosas portentosas para tu tierra, ante tu pueblo que rescataste para ti de Egipto, de naciones y de sus dioses? 24 Pues tú has establecido para ti a tu pueblo Israel como pueblo tuyo para siempre, y tú, Señor, has venido a ser su Dios. 25 Y ahora, oh Señor Dios, confirma para siempre la palabra que has hablado acerca de tu siervo y acerca de su casa, y haz según has hablado. 26 Y sea engrandecido tu nombre para siempre, al decirse: “El Señor de los ejércitos es Dios sobre Israel”; y que la casa de tu siervo David sea establecida delante de ti. 27 Porque tú, oh Señor de los ejércitos, Dios de Israel, has revelado a tu siervo, diciendo: “Yo te edificaré casa”; por tanto, tu siervo ha hallado ánimo para elevar esta oración a ti. 28 Ahora pues, oh Señor Dios, tú eres Dios, tus palabras son verdad y tú has prometido este bien a tu siervo. 29 Y ahora, ten a bien bendecir la casa de tu siervo, a fin de que permanezca[i] para siempre delante de ti; porque tú, oh Señor Dios, has hablado y con tu bendición será bendita para siempre la casa de tu siervo.

VERDAD CLAVE: Génesis 49:8-12 habla del León de la tribu de Judá y Su gobierno mundial que eventualmente vendrá. Desde 2 Samuel 7 en adelante, este linaje se reducirá de la tribu de Judá a la casa de David. Quien quiera que sea el Mesías debe probar que su linaje regresó a David. Además, cada vez que alguien en los Evangelios clamaba a Jesús: “¡Ten piedad de mí, Hijo de David!”, Él o ella lo reconoció como el legítimo heredero de las promesas del Pacto Davídico de Yahvé.

IMPORTANTES PASAJES BÍBLICOS QUE DAN LOS DETALLES DEL PACTO DAVÍDICO

Saltando adelante cronológicamente, mucho después de la vida y la muerte de David, el Salmo 89 da algunos de los detalles de este pacto eterno que Dios había hecho con David y su linaje:

1 Por siempre cantaré de las misericordias del Señor; con mi boca daré a conocer tu fidelidad a todas las generaciones. 2 Porque dije: Para siempre será edificada la misericordia; en los cielos mismos establecerás tu fidelidad. 3 Yo he hecho un pacto con mi escogido, he jurado a David mi siervo: 4 Estableceré tu descendencia para siempre, y edificaré tu trono por todas las generaciones.

La naturaleza eterna de este pacto muestra que Dios considera que su pacto y sus promesas son eternas y para siempre. Considera el Salmo 89:17-37:

17 Porque tú eres la gloria de su potencia,
y por tu gracia es exaltado nuestro poder[p].
18 Pues del Señor es nuestro escudo,
y del Santo de Israel nuestro rey.19 Una vez hablaste en visión a tus santos[q],
y dijiste: He ayudado a un poderoso;
he exaltado a uno escogido de entre el pueblo.
20 He hallado a David mi siervo;
lo he ungido con mi óleo santo,
21 y con él estará siempre[t] mi mano;
mi brazo también lo fortalecerá.
22 No lo engañará el enemigo,
ni lo afligirá el hijo de maldad.
23 Sino que yo aplastaré a sus adversarios delante de él,
y heriré a los que lo aborrecen.
24 Con él estarán mi fidelidad y mi misericordia,
y en mi nombre será exaltado su poder[w].
25 Pondré también su mano sobre el mar,
y su diestra sobre los ríos.
26 El clamará a mí: Mi Padre eres tú,
mi Dios y la roca de mi salvación.
27 Yo también lo haré mi primogénito,
el más excelso de los reyes de la tierra.
28 Para siempre conservaré mi misericordia hacia él,
y mi pacto le será confirmado.
29 Así estableceré su descendencia[x] para siempre,
y su trono como los días de los cielos.30 Si sus hijos abandonan mi ley
y no andan en mis juicios,
31 si violan[y] mis estatutos
y no guardan mis mandamientos,
32 entonces castigaré con vara su transgresión,
y con azotes su iniquidad.
33 Pero no quitaré de él mi misericordia,
ni obraré falsamente en mi fidelidad.
34 No quebrantaré mi pacto,
ni cambiaré la palabra de mis labios.
35 Una vez he jurado por mi santidad;
no mentiré a David.
36 Su descendencia será para siempre,
y su trono como el sol delante de mí.
37 Será establecido para siempre como la luna,
fiel testigo en el cielo.

Cada versículo en este salmo incluye minas de oro escriturales. Baste decir que el Salmo 89 da testimonio reiterado de la naturaleza eterna del pacto de Dios con David y su linaje. Nada dentro de este salmo daría ninguna indicación de que Dios lo considerara de naturaleza temporal.

VERDAD CLAVE: El pacto Davídico no tiene nada que ver con la muerte de Jesús, su expiación y su propiciación por el pecado, que es una razón por la cual a Juan el Bautista y otros les costaría entender si Jesús fue el prometido. Muchas otras Escrituras apuntan a la muerte sacrificial de Jesús. El énfasis del pacto Davídico está en cambio en el reinado y el gobierno. La muerte, resurrección y ascensión de Jesús es eternamente importante, pero no es el final de la historia.

El Salmo 2, considerado un salmo mesiánico por judíos y cristianos ortodoxos, muestra el aspecto reinante de la obra del Mesías. Mientras que el Salmo 2 no nombra el pacto Davídico como tal, el contenido de este salmo muestra claramente que se basa en las promesas del pacto Davídico:

¿Por qué se sublevan las naciones,
y los pueblos traman cosas vanas?
Se levantan los reyes de la tierra,
y los gobernantes traman unidos
contra el Señor y contra su Ungido, diciendo:
¡Rompamos sus cadenas[c]
y echemos de nosotros sus cuerdas!El que se sienta como Rey en los cielos se ríe,
el Señor se burla de ellos.
Luego les hablará en su ira,
y en su furor los aterrará, diciendo:
Pero yo mismo he consagrado a mi Rey
sobre Sion, mi santo monte.Ciertamente anunciaré el decreto del Señor
que me dijo: “Mi Hijo eres tú,
yo te he engendrado hoy.
“Pídeme, y te daré las naciones[f] como herencia tuya,
y como posesión tuya los confines de la tierra.
“Tú los quebrantarás con vara de hierro;
los desmenuzarás como vaso de alfarero.”10 Ahora pues, oh reyes, mostrad discernimiento;
recibid amonestación, oh jueces de la tierra.
11 Adorad[j] al Señor con reverencia,
y alegraos con temblor.
12 Honrad al Hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino,
pues puede inflamarse de repente su ira.
¡Cuán bienaventurados son todos los que en El se refugian!

De acuerdo con este salmo, el reinado mundial eventual del Mesías es parte del plan predeterminado y previo conocimiento de Dios que armoniza con muchas profecías que hemos visto, como Génesis 49 y Números 22-24.

La permanencia del pacto Davídico es también una característica importante. En 2 Samuel 11, encontramos los múltiples y elevados pecados de David relacionados con el adulterio con Betsabé y el asesinato de su esposo, Urías el hitita. Sin embargo, a pesar de estos crímenes capitales, Dios aún veía el pacto Davídico como funcional y permanente. ¿Como sabemos? Segundo de Crónicas 21:4-7 es solo uno de varios ejemplos que describen a un nieto pecador de David en contraste con el Dios que guarda el pacto:

Cuando Joram tomó posesión del reino de su padre y se hizo fuerte, mató a espada a todos sus hermanos, y también a algunos de los jefes de Israel. Joram tenía treinta y dos años cuando comenzó a reinar, y reinó ocho años en Jerusalén.Y anduvo en el camino de los reyes de Israel, tal como había hecho la casa de Acab (pues la hija de Acab era su mujer), e hizo lo malo ante los ojos del Señor.Sin embargo el Señor no quiso destruir la casa de David a causa del pacto que había hecho con David, y porque le había prometido darle una lámpara a él y a sus hijos para siempre.

Isaías 9:6-7, que se lee con tanta frecuencia en la víspera de Navidad o en los servicios de Navidad, también se relaciona con las promesas del pacto Davídico:

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado,
y la soberanía reposará sobre sus hombros;
y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso,
Padre Eterno, Príncipe de Paz.
El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin
sobre el trono de David y sobre su reino,
para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia
desde entonces y para siempre.
El celo del Señor de los ejércitos hará esto.

La próxima vez que predique o enseñe en Isaías 9:6-7 o escuche que se usa con algún aspecto de la Navidad, recuerde esta verdad doctrinal: la única parte de esta profecía que ya se ha cumplido con la encarnación de Jesús es la primera parte: un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. Queda mucho por cumplir Jesús, como que la soberanía reposará sobre sus hombros, y que el aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin, y así sucesivamente.

VERDAD CLAVE: No se puede llegar muy lejos en el Nuevo Testamento sin encontrar una referencia al pacto Davídico.

LA IMPORTANCIA DEL PACTO DAVIDICO EN EL NUEVO TESTAMENTO

Sin entrar demasiado en los contenidos de la edición del Nuevo Testamento de este manual, es importante observar brevemente cómo el pacto Davídico formula la teología del Nuevo Testamento. No llegará muy lejos en el Nuevo Testamento sin encontrar una referencia al pacto Davídico.

Mateo 1:1, por ejemplo, comienza, “El registro de la genealogía de Jesús el Mesías, el hijo de David, el hijo de Abraham”. Esto no es solo una referencia al pacto Davídico como la base de la genealogía de Jesús. Tenga en cuenta también que este versículo está escrito por orden cronológico.

El pacto Abrahámico se produjo siglos antes del pacto Davídico, pero el Espíritu Santo cambió el orden para enfatizar el pacto Davídico. Este mismo enfoque, entonces, es evidente a lo largo de todo el libro, ya que Mateo presenta evidencia reiterada de que solo Jesús califica como el heredero del pacto Davídico y el Mesías enviado por Dios.

En Mateo 2, por ejemplo, los sabios preguntan dónde nació el Rey de los judíos. El rey Herodes era un usurpador temporal del trono, no un rey nacido en el linaje de David. Su respuesta asesina muestra su inútil intento de evitar que Aquel a quien Dios envió, eventualmente reinar en su legítimo trono.

Como se señaló en un capítulo anterior, no hay Lucas 2 (la historia de Navidad) sin Lucas 1, y el pacto Davídico es parte de la interacción entre Gabriel y María y más tarde evidente en el elogio lleno de Espíritu de Zacarías:

26 Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una virgen desposada con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María. 28 Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor está[d] contigo; bendita eres tú entre las mujeres. 29 Pero ella se turbó mucho por estas[f]palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería éste. 30 Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Y he aquí, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. (Lucas 1:26-33)

Más tarde, después de que Gabriel le dio una bofetada a Zacarías con un silencio de nueve meses, el sacerdote lleno del Espíritu presentó la siguiente alabanza a Dios y la santa evaluación de lo que Dios estaba haciendo en Lucas 1:67-73:

67 Y su padre Zacarías fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo:68 Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque nos ha visitado y ha efectuado redención para su pueblo,
69 y nos ha levantado un cuerno de salvación
en la casa de David su siervo,
70 tal como lo anunció por boca de sus santos profetas desde los tiempos antiguos,
71 salvación de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos aborrecen;
72 para mostrar misericordia a nuestros padres,
y para recordar su santo pacto,
73 el juramento que hizo a nuestro padre Abraham:

La obra de Dios se basó principalmente en cumplir Sus promesas tanto en los pactos de Abraham como en el de David.

Yendo más allá de los Evangelios, Pablo comenzó su tremendamente importante epístola a los Romanos con la siguiente introducción: “Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, que El ya había prometido por medio de sus profetas en las santas Escrituras, acerca de su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne” (Rom 1: 1-3).

“El evangelio de Dios” por el cual Pablo fue apartado contiene el pacto Davídico. Debemos enfatizar que la mayor parte del pacto Davídico sigue siendo una profecía no cumplida en este momento. De acuerdo con esto, Pablo no escribió solo que Jesús “nació de un descendiente de David según la carne,” como en la genealogía de Mateo 1, sino que escribió aún más acerca de su retorno y decisión para cumplir las promesas del pacto otorgadas por Dios.

CONSIDERE: Si no estás predicando o enseñando sobre asuntos relacionados con el pacto Davídico cuando se encuentran en el libro de Romanos (por ejemplo, Romanos 9-11), tu evangelio no coincide con el evangelio de Dios por el cual Pablo fue apartado y con el cual fue confiado.

Además, Pablo enseñó las mismas verdades en su epístola siendo sentenciado a la muerte, 2 Timoteo. Algunas de las últimas palabras que escribió Pablo ayudan a explicar y expandir lo que quiso decir con su introducción a Romanos:

Tú, pues, hijo mío, fortalécete en la gracia que hay en Cristo Jesús. Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado en servicio activo se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado. Y también el que compite como atleta, no gana el premio si no compite de acuerdo con las reglas. El labrador que trabaja debe ser el primero en recibir su parte de los frutos. Considera lo que digo, pues el Señor te dará entendimiento en todo. Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, descendiente de David, conforme a mi evangelio;

Permítanos considerar rápidamente algunos puntos.

Primero, el Mesías y Cristo son términos intercambiables, con el Mesías como término hebreo y Cristo como un término griego. Cuando Andrés encontró a Pedro, le dijo: “Hemos hallado al Mesías” (que traducido significa Cristo) “(Juan 1:41). Jesús es Su nombre, y Mesías o Cristo es Su título u oficio.

Segundo, cada vez que Pablo usa la designación de Cristo Jesús, como lo hace repetidamente en 2 Timoteo, puedes traducir apropiadamente esto como “Rey Jesús,” con el enfoque en los aspectos reinantes que aún deben ser cumplidos por el Mesías Jesús bajo el pacto Davídico.

En tercer lugar, Pablo declara en 2 Timoteo 2:8: “Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, descendiente de David, conforme a mi evangelio,” observe el orden; esto se refiere a la segunda venida de Jesús (después de la resurrección), no a su encarnación inicial.

Además de las Epístolas Paulinas, el libro de Apocalipsis apoya la importancia del pacto Davídico. Cuando el apóstol Juan, por ejemplo, fue transportado en el Espíritu, por una visión, al cielo, antes de que los acontecimientos proféticos estuvieran a punto de ser desplegados ante él, él vio un rollo en la mano de Dios el Padre. Juan entendió el problema, y ​​en Apocalipsis 5:1-5 uno de los seres celestiales en esta visión le dio a él, y al mundo humano y angelical, tanto los santos como los malvados, la respuesta de Dios:

Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Y vi a un ángel poderoso que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos?Y nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirar su contenido. Y yo lloraba mucho, porque nadie había sido hallado digno de abrir el libro ni de mirar su contenido. Entonces uno de los ancianos me dijo: No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos.

Todo lo que ocurrirá desde Apocalipsis 5 hasta Apocalipsis 20 en última instancia y directamente se relaciona con el cumplimiento futuro del pacto Davídico y el gobierno mundial de Jesús, el Mesías en la tierra.

Además, Apocalipsis 22:16 registra las penúltimas palabras que Jesús pronunció en las Escrituras: ” Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz [origen] y la descendencia [descendiente] de David, el lucero resplandeciente de la mañana.” Aquellos que dicen que no predicarán sobre la profecía deben considerar esto: Jesús quiere que las iglesias-Sus iglesias-sepan que Él es tanto la raíz como la descendencia de David. Si esto no influye en su teología, predicación y enseñanza, está dejando fuera importantes verdades que Jesús quiere predicar y enseñar.

Finalmente, el pacto Davídico delimita el Nuevo Testamento. Mateo 1: 1 comienza con una referencia al pacto Davídico, y Apocalipsis 22:16, en los últimos seis versículos del Nuevo Testamento, es también una referencia del pacto Davídico. Ningún otro pacto de Dios tiene esa distinción, por lo que debe ser tremendamente importante para la Trinidad que conozcamos, marquemos, comprendamos, prediquemos y enseñemos estas importantes verdades bíblicas que son una parte integral de la obra inacabada de Jesús el Mesías.

CONCLUSIÓN

Este capítulo exploró el significado teológico de gran alcance del pacto Davídico y sus implicaciones proféticas para la venida del Mesías de Dios. Primero, Dios usó el relato histórico de David que quería construir una casa para Dios (una estructura física) (2 Sam 7: 1-7) para en cambio prometer a David que Dios le construiría una casa (un linaje de descendientes) en lo que eventualmente convertirse en el pacto Davídico (2 Sam 7:8-17). En segundo lugar, las promesas inherentes al pacto Davídico eran “concernientes al futuro lejano” (2 Sam 7:19). Tercero, Dios prometió que establecería el trono de su reino para siempre (2 Sam 7:13). Cuarto, el Salmo 89 reafirma “las promesas para siempre” del pacto Davídico (Sal. 89: 1-2, 28-29, 30-37), aunque nadie se sentó en el trono de David cuando se escribió el salmo (Sal 89: 38- 52), Quinto, el pacto Davídico implica el derecho del Mesías a gobernar sobre todo el mundo, como lo muestra el Salmo 2. Sexto, el Evangelio de Mateo enfatiza de manera única las formas en que Jesucristo se encuentra y cumple los requisitos del pacto Davídico. Séptimo, el Evangelio de Lucas refuerza las formas en que las promesas eternas que Dios hizo en el pacto Davídico se aplican a Jesús. Octava, la introducción de Pablo a Romanos (1:1-4) señala las promesas de Dios hechas al heredero del pacto Davídico, Jesucristo. Noveno, las promesas del pacto Davídico sin duda habrían sido algo que Jesús enseñó acerca de sí mismo en Lucas 24. Finalmente, Mateo 1:1 y Apocalipsis 5:1-5 y 22:16 escriben el Nuevo Testamento con referencias del pacto Davídico y recordatorios de quién y lo que está por venir.

PREGUNTAS DE ESTUDIO PARA REFLEXION

1. ¿Cuál es el contexto para 2 Samuel 7? ¿Cómo usa Dios esto como telón de fondo para el pacto Davídico? ¿Qué le promete Dios a David y a sus descendientes en 2 Samuel 7:8-17? Mencione los elementos y sea específico.

2. ¿De qué manera la respuesta de David en 2 Samuel 7:18-29 apoya la hermenéutica literal-gramatical? Explique. Enumere cinco verdades importantes de esta sección.

Autor: Greg Harris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.