UNA EXPLICACIÓN SOBRE EL DISPENSACIONALISMO

que es el dispensacionalismo

El Dispensacionalismo es un sistema. Es un sistema que en cierta forma ha estado fuera de control. Pienso que comenzó con una comprensión correcta.

El entendimiento original, más fundamental y más útil del dispensacionalismo es:

“Que la Biblia enseña un lugar único para Israel y que la Iglesia no podría cumplir con las promesas de Dios para Israel, por consiguiente, aun hay un futuro y un reino implicando la salvación, la restauración y el reinado de la nación Israel (los judíos históricos)”.

El Dispensacionalismo en ese nivel, (si justamente lo tomamos esto así, y eso es todo lo que yo quiero tomar de eso, es ahí en donde yo estoy), se convirtió en el término para algo que surgió y se salió fuera de control porque se puso más, y más complicado.

No sólo había allí una distinción entre la Iglesia e Israel, sino que había una distinción entre el nuevo pacto a la Iglesia, y el nuevo pacto a Israel. Y luego logró volverse una distinción entre el Reino de Dios y el Reino de los Cielos; y logró volverse una distinción en la enseñanza de Jesús, entre lo que él dijo para esta época y lo que El dijo para la época Milenaria; y comenzaron aun ir más allá de eso; y luego hubo algunos libros en el Nuevo Testamento para la Iglesia y algunos libros en el Nuevo Testamento para los judíos, y continuó así hasta que se convirtió en esta clase de sistema tan confuso.

Usted lo ve, por ejemplo, en una Biblia Scofield y en otros lugares. Si usted quiere verlo en forma gráfica. . . En un libro por Clarence Larkin. . . y toda clase de gráficas y toda clase de cosas que tratan de explicar este sistema muy complicado.

Yo en realidad creo que se salió de control y se comenzó a imponer cosas sobre la Escritura que no existen en la Escritura.

Por ejemplo, tradicionalmente, el dispensacionalismo dice: “el Sermón del Monte (Mateo 5-7) no tiene nada que ver con nosotros, así es que no necesitamos preocuparnos de ello”.

Cuando fui al Sermón del Monte al escribir mi comentario, igualmente, señalé cuan absurdo es esto.

Así es que déjeme decirle, he sido acusado a través de los años de ser un “dispensacionalista con goteras” y yo supongo que si lo soy.

Así que permítame llevarlo hacia donde yo creo que es el dispensacionalismo, (no uso ese término porque lleva demasiado peso) pero déjeme llevarlo hacia la parte que afirmo del dispensacionalismo con todo mi corazón – y es ésta:

“Existe un futuro verdadero para Israel,” y eso no ha tenido nada que ver con alguna clase de sistema extra-bíblico. Eso no tiene nada que ver con algún tipo desarrollado de división sobre la Escritura. La razón que creo de porque usted puede ver un futuro para Israel es porque Dios lo prometió.

Y usted lo ve en Jeremías, en Jeremías, el capítulo 30, justo adelante del capítulo 33, hay un futuro para Israel – hay un nuevo pacto. En Ezequiel capítulo 37, el Valle de los Huesos secos cobran vida – ¿cierto? Dios va a levantarlos; Dios va a darles un corazón de carne y sacarles el corazón de piedra y darles Su Espíritu.

Y ahí usted tiene la promesa de un reino para Israel; usted ve la promesa de un rey; la línea de David; un Mesías; un trono en Jerusalén. Usted ve la promesa de que habrá un reino verdadero.

Así mi dispensacionalismo, si usted quiere usar ese término, es sólo aquel que puede ser defendido exegéticamente o expositivamente de la Escritura, y de una interpretación clara y simple del Antiguo Testamento – es obvio que Dios le prometió un reino futuro a Israel.

Y cuando alguien viene y dice que todas las promesas del reino para Israel se cumplen en la Iglesia, la responsabilidad de presentar pruebas no va por cuenta mía, está en ellos.

La forma más simple que le contestaría a alguien que es un llamado “amilenialista,” o un “teólogo del pacto” es decir, que cree que hay un pacto y la Iglesia es el Israel nuevo, y que Israel ya está ausente, y no hay futuro para Israel – un amilenialismo, significa que ya no hay un reino para Israel; no hay un reino Milenario futuro.

Mi respuesta para ellos es simplemente ésta: “muéstreme aquel versículo, en el Antiguo Testamento, en donde se le promete un reino a Israel, ¿donde dice que realmente que se refiera a la Iglesia? – ¡muéstreme! ¿Dónde dice eso? ¿Sobre qué base exegética, histórica, gramatical, literal, interpretativa de la Escritura me puede decir usted que cuándo Dios dice “Israel” él quiere decir la “iglesia”? ¿Dónde dice eso?

Es ahí donde recae la responsabilidad de presentar pruebas realmente. Una comprensión franca del Antiguo Testamento conduce sólo una conclusión y esto es que hay un reino para Israel. Una forma para comprender eso es hacerse una pregunta. En el Antiguo Testamento…

Y si usted quisiese tener un sentido general de lo qué el Antiguo Testamento es, se trata simplemente de esto – – revela Dios y Sus Leyes, y dice qué le ocurre si usted obedece, y qué le sucede a usted si no obedece y luego le da toda una serie de ilustraciones de esto ¿verdad? Dios y Sus Leyes revelan y le dicen a usted lo que va a ocurrirle si usted obedece y si usted no lo hace: bendiciones y maldición.

Ahora, cuándo Israel pecó y desobedeció a Dios – ¿qué pasó? ¿El juicio, el castigo, la maldición, la mortandad – fueron literales? Sí. ¿También lo fue Israel? Sí. Así que si Israel recibió todas las maldiciones prometidas – literalmente – ¿por qué asumiríamos que no recibirían las bendiciones prometidas literalmente, ya que algunas de ellas están en los mismos pasajes? ¿Y cómo puede decir usted en este pasaje que la maldición se refiere a un Israel literal, pero las bendiciones se refieren a la Iglesia? No hay base exegética para eso y usted ahora arbitrariamente ha dividido el verso a la mitad – usted le ha dado todas las maldiciones a Israel y toda la bendición a la Iglesia – ¿sobre qué base exegética?

Recuerdo una vez cuándo estaba en Jerusalén, en el centro de convenciones, bien cerca del Knesset en Jerusalén, y estaba allí con el Dr. Charles Feinberg, quien fue el orador principal, y David Ben-Gurion estaba allí, quien fue el Primer Ministro de la Tierra de Israel en aquel entonces, y Teddy Kalik (sp.) que fue el alcalde de Jerusalén.

Estábamos sentados sobre la plataforma y un amilenialista había venido a hablar, fue una convención de Jerusalén sobre profecía, fue un acontecimiento tremendo, y fue un amilenialista quien subió a hablar e hizo el gran anuncio a David Ben-Gurion y a una cierta cantidad de miembros del Knesset, y al alcalde de Jerusalén, y a todos estos dignatarios judíos así como también a las tres mil personas que estaban allí, de que las promesas para Israel en el Antiguo Testamento fueron cumplidas en la Iglesia.

Ahora, una cosa es decir eso, pero usted no necesita hacer un viaje a Jerusalén para decir eso. No habrá reino… Él predicó sobre Isaías 9:6, “y el principado sobre su hombro” (9:6), y él dijo que esto quiere decir el gobierno de su vida, y él habla de una conversión personal aquí y así sucesivamente.

Pues bien, recuerdo que cuándo hizo ese mensaje, y me quedé hasta el final con el Dr. Feinberg – El Dr. Feinberg fue y se puso ligeramente “alterado”. Y su línea introductoria, porque él dirigió la siguiente palabra, fue: “así es que hemos venido hasta Jerusalén a decirle que usted tiene todas las maldiciones pero la Iglesia Gentil obtiene todas las bendiciones”. Y luego predicó un mensaje acerca de las promesas de Dios.

Si usted toma un acercamiento literal a la Escritura, entonces usted no puede concluir nada más que esto: Dios tiene un futuro para Israel. Lo que eso significa es que la Iglesia es distinta a Israel, y cuándo Dios haya terminado con la Iglesia, y lleve a la Iglesia a la gloria entonces El traerá aquel tiempo de angustia de Jacob, que leemos al principio, limpiando, redimiendo a Israel, y el Reino viene.

No quiero decir más que eso acerca del dispensacionalismo. No creo que haya dos diferentes tipos de salvación. No creo que haya una diferencia entre el reino de Dios y el reino de los cielos. No creo que el Sermón del Monte sea para alguna época futura. No creo que usted pueda cortar en tajos los libros del Nuevo Testamento – una cierta cantidad para los judíos y una cierta cantidad para la Iglesia. Pienso que la única cosa que la Biblia realmente sostiene en alto en lo referente a esta clase de sistema es que allí existe un futuro para Israel, y ese es un asunto exegético.

Esto es probablemente más de lo que usted quiso saber, pero es de suma importancia, porque conserva la interpretación literal de la Escritura.

Escuche, una vez que usted ya no interprete de manera literal, ¿entonces que van a decir? Es decir, por qué entonces no dicen simplemente: “pues bien, Israel realmente quiere decir ‘tejanos de izquierda’ – si no es exegético – si no está en el texto, podría querer decir ‘Canadienses’” ¿Cómo lo puede usted decir, si se pudiera decir literalmente lo que está allí?

Autor: John MacArthur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .