¿CÓMO VIVIR TU VIDA CRISTIANA ESTE 2019?

cómo vivir tu vida cristiana

La primera vez que fui a hacer snowboard fue también la segunda vez que vi nieve. Estaba realmente emocionado.

La invitación a ir fue fácil de aceptar y el abastecimiento de algunos equipos resultó bastante fácil. El ambiente entre amigos era electrizante.

Incluso las lecciones en la técnica básica parecían bastante claras; me había incursionado en el skate en una vida anterior.

Pero una vez que estaba en el remonte me di cuenta de lo engañosamente alta que estaba la montaña que se avecinaba y de la implacable pendiente con que se abría la pendiente.

No hay camino hacia abajo excepto… hacia abajo.

La nieve es más fría y húmeda y más dura de lo que me había imaginado. Esta diversión ahora parecía peligrosa.

Estaba comprometido, así que me deslicé del ascensor e hice una línea directa incontrolada hacia un grupo de chicas que no tenían idea de que esta torpe bola de demolición sudafricana estaba a punto de arruinar su día.

La moraleja de esa desafortunada lección de la vida: ¡puedes abrazar la imagen de ser esquiador, puedes parecer un esquiador con todo el equipo adecuado, puedes incluso dominar la jerga, pero no eres un esquiador hasta que realmente esquías!

Muchas personas hablan de ser cristianos, pero no andan por el camino.

Visitan a Cristo, pero no lo siguen. Pueden mantener una conversación cristiana con fluidez con un cristiano, su registro de asistencia a la iglesia es impecable, comparten con entusiasmo sus peticiones de oración e incluso a veces se ponen llorosos cuando cantan.

Pero después de que terminan las horas de visita, regresan fácilmente a su morada natural y vuelven a comportarse, hablar y pensar como incrédulos.

Al comenzar este nuevo año, permítanos examinarnos a la luz de Colosenses 2: 6.

Colosenses 2:6 Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en El.

Inclinarse ante Cristo como su Señor es el primer paso en una relación de salvación con él.

“Recibir” a Jesús significa confiar en él para tu salvación, no solo creer los hechos acerca de él. Recibir a Cristo se hace creyendo el mensaje de salvación proclamado por sus mensajeros.

Juan 1:12 Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre.

Pero, ¿significa esto ahora que puedo vivir de la manera que quiero, ahora que tengo a Cristo en mí? No. Pablo sigue su mandato para recibirlo con: así andad en Él.

Cuando recibes a Jesús, lo recibes como tu Salvador, pero también como tu Señor.

Señorío significa que Jesús no es solo un botiquín de primeros auxilios cuando usted necesita ayuda, él es su soporte vital, sin el cual usted está tan muerto espiritualmente como una uña.

Jesús no es solo tu Salvador, él es tu Señor, tu Maestro. Usted es su propiedad. Usted es un hijo de Satanás o un hijo de Dios.

Este no es un vocabulario popular en estos días, pero la Biblia no se actualiza para adaptarse a nuestras sensibilidades culturales. Dios te posee y tú no tienes derechos, excepto los que te otorga.

1 Corintios 6: 19-20 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios..

Jesús te compró con su sangre. ¿Fueron algunos cristianos más baratos que otros? ¿Estaban algunas almas en especial? ¡No!

Y, sin embargo, algunos viven como si el precio con el que fueron comprados no fuera un gran sacrificio. ¿Sabes lo que dice la Biblia sobre los cristianos que viven en la carne y piensan que son salvos?

Romanos 8:13 Porque si vives según la carne, morirás, pero si por el Espíritu matas las obras del cuerpo, vivirás.

Si insiste en aferrarse al ancla del pecado alrededor de su cuello, no puede estar seguro de que está a salvo de ahogarse.

1 Juan 3:9-10 Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no practica la justicia, no es de Dios; tampoco aquel que no ama a su hermano.

No importa cómo te llames a ti mismo o con qué frecuencia vienes a la iglesia. No importa qué chaqueta de esquí te pones y con qué frecuencia visitas las pistas. Si te niegas a esquiar, no eres un esquiador. Y si te niegas a seguir a Jesús, ¡no eres un cristiano!

¡Deja de hablar, habla y empieza a caminar!

Autor: Clint Archer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.