¿CUÁNTO DEBO DE ORAR?

cuánto debo de orar

«También les refería Jesús una parábola sobre necesidad de orar siempre. »
(Lucas 18: l.)

«Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar.»
(1ª Timoteo 2:8.)»

Te presento una pregunta para que la consideres seriamente. Es la que encabeza la página. Contiene una palabra: ¿Oras?

Sólo tú puedes contestarla. Si asistes a los cultos lo puede decir el pastor. Si tenéis oración en la familia, lo saben tus parientes.

Pero si oras en privado, es algo que sólo lo sabéis tú y Dios.

Lector, no te ofendas por lo directo de la pregunta. Si tienes el corazón en regla para con Dios, no tienes por qué asustarte de ella.

No desvíes la pregunta diciendo que «repites tus oraciones». Una cosa es recitar oraciones y otra orar.

No me digas que la pregunta es innecesaria. Escúchame, voy a mostrarte las razones por las que la pregunto.

1. Te pregunto si oras, porque la oración es absolutamente necesaria para la salvación del hombre.

Digo absolutamente necesaria y lo digo con razón. No hablamos de niños o débiles mentales. No nos referimos al problema de los paganos. A quien se le da poco, poco le es requerido.

Hablo especialmente de los que se llaman cristianos en países cristianos. Y aquí, ninguna persona puede esperar salvarse si no ora.

Defiendo la salvación por la gracia. Yo ofrecería de buena gana perdón pleno y gratuito al mayor pecador que ha existido. No vacilaría en decirle en su lecho de muerte: «Cree en el Señor Jesucristo, ahora, y serás salvo.»

Pero no veo en la Biblia que un hombre pueda salvarse sin pedir la salvación, sin tan sólo levantar su corazón interiormente y decir: «Señor Jesús sálvame.» Esto no se halla en la Biblia.

No puedo hallar que nadie vaya a salvarse por sus oraciones, pero tampoco que pueda salvarse sin oración.

No es absolutamente necesario que un hombre lea la Biblia para salvarse. Puede que no sepa leer o que sea ciego y, con todo, tener a Cristo en su corazón.

No es absolutamente necesario que oiga la predicación pública del Evangelio, pues puede vivir donde no se predique, o ser sordo, o estar imposibilitado en la cama.

Pero, con la oración, ya es distinto: es absolutamente necesario para salvarse que el hombre ore.

Hay cosas que no las puede hacer una persona por otra. Todo el mundo sin excepción tiene que atender a las necesidades de su propio cuerpo o su mente. Nadie puede comer o dormir por cuenta ajena. Ni aprender a leer. Todas estas cosas las tiene que hacer cada uno por sí mismo.

Tal como ocurre con la mente y el cuerpo, ocurre con el alma. Hay ciertas cosas absolutamente necesarias para la salud del alma. Cada uno debe efectuarlas por sí mismo. Tiene que arrepentirse. Tiene que suplicar el favor de Cristo él mismo. Debe hablar a Dios y orar.

¿Cómo puedes esperar ser salvo por un Dios «no conocido»? ¿Cómo puedes conocer a Dios sin orar?

Para conocer a las personas, en el mundo, tienes que hablar con ellas. No puedes conocer a Dios, en Cristo, a menos que le hables en oración. Si quieres ir al cielo tienes que ser su amigo en la tierra. Para serlo, debes orar.

Lector, habrá muchos a la diestra de Cristo en el último día. Los santos, congregados de los cuatro puntos cardinales, serán una multitud que nadie podrá nombrar. El cántico de victoria que brotará de sus gargantas, cuando su redención sea por fin completa será verdaderamente glorioso. Será más fuerte que las muchas aguas, y los truenos poderosos. Pero no habrá discordia alguna en este canto.

La experiencia común a todos ellos será que habrán creído. Todos habrán sido lavados por la sangre de Cristo. Todos habrán nacido de nuevo. Todos habrán orado. Hemos de pasar por la escuela de la oración, si hemos de ser aptos para el festival de alabanza.

Lector, el no orar es estar sin Dios, sin Cristo, sin gracia, sin esperanza y sin cielo. No te maravilles, pues, de la pregunta: ¿Oras?

2. Te pregunto de nuevo si oras, porque el hábito de la oración es una de las marcas seguras del verdadero cristiano.

Todos los hijos de Dios en la tierra son iguales a este respecto. Desde el momento que su religión pasa a ser viva y real, oran. Es como el primer signo de vida de un niño cuando nace, que es el respirar; el que nace de nuevo, ora.

Esta es una de las marcas comunes de todos los elegidos de Dios: «Claman a é1 día y noche.» (Lucas 16: l.) El Espíritu Santo, que los hace nuevas criaturas obra en ellos el sentimiento de adopción, y hace que exclamen: «Abba, Padre.» (Romanos 8:15.) El Señor Jesús, que los vivifica, les da voz y lengua para que no se queden mudos. Dios no tiene hijos mudos. El orar es parte de su naturaleza, como la del niño es llorar. Ven su necesidad de misericordia y gracia, su vaciedad y debilidad. Sólo pueden orar.

He considerado cuidadosamente las vidas de los santos de Dios en la Biblia. No he hallado uno sólo que no fuera un hombre de oración. Veo que se menciona como una característica de las personas piadosas que «invocan al Padre», que «invocan el nombre del Señor Jesucristo». Hallo que la característica de los malos es que «no llaman al Señor» (I Pedro 1: 17; I Corintios 1: 2; Salmo 14: 4).

He leído sobre las vidas de muchos cristianos eminentes desde los días bíblicos. Los había de todas clases y denominaciones. Algunos enamorados de la liturgia y otros sin interés en ella. Pero todos tenían una cosa en común. Eran hombres de oración.

Los informes de las sociedades misioneras de nuestros días nos dicen que hay paganos que reciben el Evangelio en varias partes del globo. Hay conversiones por todo el mundo. Las personas que se convierten son muy distintas en muchos aspectos. Pero observo que todos ellos son personas que oran.

Lector, no niego que un hombre puede orar sin poner en ello el corazón, sin sinceridad. No digo que el mero hecho de que una persona ore demuestre algo sobre su alma. Como en otras partes de la religión, aquí también hay engaño e hipocresía.

Pero esto puedo decir, que el no orar es una prueba clara de que el hombre no es un cristiano todavía. No puede realmente sentir sus pecados. No puede amar a Dios. No puede sentirse deudor a Cristo. No puede anhelar la santidad. No puede desear el cielo, Todavía tiene que nacer de nuevo. Tiene que ser hecho una nueva criatura. Es posible que se jacte de su confianza en ser uno de los elegidos, de tener gracia, fe, esperanza y conocimiento, y engañar a las personas ignorantes. Pero puedes estar seguro que todo esto son palabras vanas, si no ora.

Y además, diré que de todas las evidencias de la obra real del Espíritu, se puede considerar un sano hábito de oración privada como uno de los más satisfactorios. Un hombre puede predicar por motivos deficientes. Puede escribir libros y hacer discursos elocuentes, y parecer diligente en buenas obras y, con todo, ser un Judas Iscariote. Pero un hombre raramente va a su aposento, y derrama su alma delante de Dios en secreto, a menos que lo haga en serio. El Señor mismo dio su sello a la oración como la mejor prueba de la verdadera conversión. Cuando envió a Ananías a Saulo, que estaba en Damasco, le dio como única evidencia de su cambio de corazón: «He aquí él ora.» (Hechos 9: 1 l.)

Sé que pueden haber ya muchas cosas en la mente de un hombre antes de ser conducido a orar. Puede que ten-Ea muchas convicciones, deseos, sentimientos, intenciones, resoluciones, esperanzas y temores. Pero todas estas cosas son una evidencia muy incierta. Se hallan a veces en personas no piadosas y, con frecuencia, quedan en nada. En muchos casos no son más duraderas que una nube de verano, o el rocío matutino. Una oración sana, sincera, sentida, de un espíritu contrito y quebrantado, vale más que todas estas otras cosas juntas.

Sé que los elegidos por Dios han sido escogidos para la salvación desde toda la eternidad. Sé que el Espíritu Santo, que los llama a su debido tiempo, en muchos casos los conduce muy lentamente al conocimiento de Cristo. Pero el ojo del hombre sólo puede juzgar por lo que ve. No puedo decir que nadie esté justificado hasta que cree. No me atrevo a decir que alguien cree hasta que ora. No puedo comprender una fe muda. El primer acto de la fe es hablar con Dios. La fe es para el alma lo que la vida es para el cuerpo. La oración es a la fe lo que el respirar a la vida. No se puede comprender que un hombre viva sin respirar, pero tampoco puedo comprender que alguien crea y no ore.

Lector, nunca te sorprendas si oyes a los ministros del Evangelio que hacen mucho énfasis sobre la oración. Este es el punto que queremos hacer ver, queremos asegurarnos de que oras. Tus puntos de vista sobre la doctrina puede que sean correctos. Tu amor al protestantismo es cálido, es indiscutible. Pero esto puede ser sólo conocimiento intelectual y espíritu de partido. Lo que falta saber es si estás en tratos con el trono de la gracia y si puedes hablar con Dios, no sólo hablar de Dios.

Lector, ¿quieres descubrir si eres un verdadero cristiano? Si quieres, ten la seguridad que mi pregunta es de importancia capital: ¿ORAS?

3. Te pregunto si oras, porque no hay deber en la religión que sea descuidado tanto como la oración privada.

Vivimos en unos días de abundantes manifestaciones de carácter religioso. Hay más lugares de culto público que nunca antes. Hay más personas que asisten a ellos que en el pasado, por lo menos en nuestro país. Y con todo, a pesar de toda esta religión pública, creo que la oración privada es muy descuidada.

Esto no lo habría dicho hace unos pocos años. Creía, tiempo atrás, que la mayoría de los cristianos oraban de modo regular. Pero luego he visto que me equivocaba. Hoy he llegado a la conclusión que un gran número de cristianos profesos no oran en absoluto.

Sé que esto es algo que apena, y a muchos les va a asombrar oírlo. Pero estoy convencido que la oración es simplemente una de las cosas que se considera como «natural», y que como muchas cosas semejantes es tenida en gran descuido. Es una de las transacciones privadas que tienen lugar entre Dios y el alma, oculta a la vista, y por ello hay la tentación de pasarla por alto, y dejarla sin hacer.

Creo que hay millares que nunca dicen una palabra en oración. Comen y beben y hacen todo lo demás necesario al sostén del cuerpo. Respiran el aire de Dios, disfrutan de su sol y gozan de su misericordia. Tienen cuerpos mortales y les espera el juicio y la eternidad. Pero nunca hablan con Dios. Viven como si carecieran de alma. No tienen una palabra que decir al que tiene la vida de ellos en sus manos, y de cuya boca van a recibir la sentencia de su destino eterno. ¡Cuán espantoso es esto! Pero, ¡cuán común!

Creo que hay millones, para los cuales las oraciones no son más que una mera fórmula, una serie de palabras repetidas de memoria, prácticamente sin significado alguno. Algunos repiten unas cuantas frases aprendidas en la infancia. Algunos se contentan con repetir el Credo, sin acordarse de que no hay ninguna petición en él. Algunos añaden el Padrenuestro, sin el menor deseo de que las solemnes peticiones que con él se expresan, sean concedidas.

Muchos, aun los que usan formas adecuadas, repiten sus oraciones una vez se han metido en la cama; o las van diciendo mientras se lavan o se visten por la mañana. Los hombres pueden pensar lo que quieran, pero a la vista de Dios esto no es oración. Las palabras dichas sin pensar son completamente inútiles para el alma, como el batir un tambor ante un ídolo, como hace el pagano. Donde no hay el corazón sólo hay servicio de labios, pero esto no lo escucha Dios: no es oración. Saulo dijo muchas oraciones antes de encontrar al Señor en el camino de Damasco. Pero no fue hasta que su corazón estaba quebrantado que el Señor dijo: «He aquí él ora.»

Lector, ¿te sorprende el oír esto? Escúchame y te mostraré que no hablo sin motivos. ¿Crees que mis afirmaciones son exageradas? Préstame atención.

¿Has olvidado que no es «natural» que nadie ore? La mente carnal es enemiga de Dios. El deseo de la carne es mantenerse alejado de Dios, y no tener nada que ver con él. El sentimiento que muestra hacia él no es amor, sino temor. Como podría orar un hombre si no posee un sentido real de pecado, de necesidades espirituales, no tiene convicción sobre las cosas invisibles, y no tiene deseo de santidad o del cielo? Todas estas cosas, la gran mayoría de personas, no las conocen ni las sienten. Las multitudes andan por el camino ancho. No puede olvidarse esto. Por ello insisto en que pocos oran.

¿Has olvidado que no está de moda orar? Es una cosa de la que muchos se avergonzarían. Muchos preferirían desafiar una tempestad a declarar públicamente que tienen el hábito de la oración. Muchos se, avergonzarían de orar ante otro al irse a dormir en la misma habitación en una posada y preferirían meterse en la cama sin orar. El vestir elegante, ir a bailes y conciertos, todo esto se considera estimable y está de moda, pero no el orar. Por ello creo que los que no oran son la mayoría.

Hay que recordar también la clase de vidas que vive la gente. ¿Es posible suponer que oran contra el pecado noche y día, cuando se lanzan al mismo con entusiasmo, Podría decirse? ¿Podemos suponer que oran contra las asechanzas del mundo cuando se dejan atraer por él? ¿Podemos pensar que piden realmente gracia a Dios para servirle, cuando ni tienen el menor deseo de hacerlo? ¡Oh, no!, es más claro que el agua que la gran mayoría no oran, y si lo hacen, no dan ningún sentido a lo que dicen. El orar y pecar no pueden ir juntos. 0 la oración consume el pecado, o el pecado ahoga la oración. Por esto creo que pocos oran.

Recuerda también la hora de la muerte de muchos. Muchos al llegar la hora de su muerte parecen totalmente extraños a Dios. No sólo no conocen su Evangelio, sino que carecen incluso del poder de hablar a Dios. Se sienten terriblemente desconcertados, tímidos cuando tienen que acercarse a Él. Se ve que no tienen la costumbre de hacerlo. Recuerdo haber oído a una señora que estaba ansiosa de que hubiera un ministro del Evangelio a su lado en su última enfermedad. Deseaba que orara por ella, pero cuando el ministro le preguntó qué es lo que quería que pidiera a Dios, la anciana no supo contestar. Ni tan sólo tenía idea de que había de pedirle a Dios la salvación de su ¡alma. Daba la impresión que todo lo que quería era la fórmula de las oraciones del ministro. Puedo comprender esto, porque el lecho de muerte es un gran revelador de secretos. Yo mismo he visto a muchos enfermos y moribundos. Esto me conduce a creer que son pocos los que oran.

4. Te pregunto si oras, porque la oración es el acto en la religión al que más se nos estimula.

Dios trata de hacer la oración fácil, si el hombre quiere hacer uso de ella. Todo está dispuesto por parte de Él. Ha previsto todas las objeciones y dificultades. El camino quebrado ha sido allanado y, por tanto, no queda ninguna excusa para el hombre que no ora.

Hay un camino por el que todo hombre, incluso el más pecador e indigno, puede acercarse a Dios el Padre. Jesucristo ha abierto este camino por medio del sacrificio que hizo en la cruz. La santidad y la justicia de Dios no tienen que asustar al pecador y mantenerle lejos. Sólo los que invocan a Dios en el nombre de Jesús, sólo los que se acogen a la sangre expiatoria de Jesús, hallarán a Dios en el trono de la gracia, dispuesto a escucharlos. El nombre de Jesús es un pasaporte infalible para nuestras oraciones. En este nombre, un hombre puede acercarse a Dios con confianza, y pedir con osadía. Dios se ha comprometido a escucharle. Lector, recuérdalo. ¿No te anima esto?

Hay un Abogado o Intercesor siempre esperando para presentar las oraciones de aquellos que le emplean. Este abogado es Jesucristo. Él mezcla nuestras oraciones con el incienso de su propia todopoderosa intercesión. Unidas así asciende su suave fragancia delante del trono de Dios. Aunque son pobres de por sí, son poderosas en las manos de nuestro Sumo Sacerdote y hermano mayor. Un cheque sin firma al pie carece de valor: es un pedazo de papel. Unos rasgos con la pluma le dan todo su valor. La oración de un pobre hijo de Adán es una cosa muy endeble, pero endosada por la mano del Señor Jesús, vale mucho. Había un empleado en la ciudad de Roma que estaba designado para que tuviera las puertas siempre abiertas, para recibir a cualquier ciudadano romano que solicitara ayuda. De la misma manera el oído del Señor Jesús está siempre abierto para todos los que quieren gracia y misericordia. El cargo que tiene es para ayudarles. Se deleita en oír sus oraciones. Lector, al pensar esto, ¿no te sientes animado?

Hay el Espíritu Santo que siempre está dispuesto a ayudarnos en nuestras debilidades en la oración. Una parte de sus oficios especiales es ayudarnos en nuestros esfuerzos para hablar con Dios. No tenemos por qué estar abatidos y afligidos por el temor de no saber lo que tenemos que decir. El Espíritu nos dará palabras con sólo que busquemos su ayuda. Él nos suplirá «pensamientos que respiren y palabras que ardan». Las oraciones de los que pertenecen al Señor son inspiradas por el Espíritu del Señor: la obra del Espíritu Santo que mora en ellos como el Espíritu de gracia y de súplica. Sin duda los hijos de Dios esperan ser escuchados. No es ya que ellos oren, simplemente, sino que el Espíritu Santo ruega en ellos. Lector, Piensa en esto. ¿No te da ánimos?

Hay grandes y abundantes promesas para los que oran. Esto lo vernos cuando consideramos las palabras del Señor- Jesús: «Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad ~ se os abrirá. Porque, todo aquel que pide, recibe; Y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.» (Mateo 7: 7, S.) «Si tenéis fe… todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis.» (Mateo 21:22.) «Cualquier cosa que pidáis al Padre en mi nombre, la haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.» (Juan 14:13, 14.) ¿Qué quería decir el Señor cuando les refirió a los discípulos las parábolas del amigo a medianoche, y de la viuda importuna? (Lucas 11: 5, 18: 1). Lector, piensa en estos pasajes. Son sin duda un estímulo a la oración, o no tienen sentido.

Hay maravillosos ejemplos en la Escritura sobre el poder de la oración. No hay nada que parezca demasiado grande, o demasiado difícil para que lo pueda realizar la oración. Ha obtenido cosas que parecían inalcanzables, imposibles. Ha ganado victorias sobre el fuego, el aire, la tierra y el agua. La oración abrió paso a los israelitas a través del mar Rojo. Trajo agua de la roca y pan del cielo. La oración hizo parar al sol: trajo fuego del cielo sobre él sacrificio de Elías. La oración trastornó el ejército de Senaquerib. Bien podía decir María, reina de Escocia, que «temía más las oraciones de John Knox que un ejército de diez mil hombres». La oración ha curado enfermos, ha resucitado muertos. La oración ha procurado la conversión de almas. «El hijo de muchas oraciones -dijo la madre de Agustín- nunca perecerá.» La oración, y la fe lo consiguen todo. Nada parece imposible para el hombre que tiene el espíritu de adopción. «Déjame», es la notable respuesta de Dios a Moisés, cuando Moisés estaba tratando de interceder por los hijos de Israel. (Éxodo 32: 10.) La versión caldea dice: »Deja de orar.» En tanto que Abraham siguió pidiendo clemencia por Sodoma, el Señor fue cediendo. Nunca cesó de hacerlo, hasta que Abraham dejó de pedir. Piensa esto, lector. ¿No te da ánimo para orar?

¿Qué más se necesita para inducir a un hombre a tomar cualquier paso en religión, que las cosas que acabo de decir sobre la oración? ¿Qué más puede hacerse para facilitar el acceso al propiciatorio, o eliminar toda ocasión de tropiezo en el camino del pecador? Si los demonios en el infierno tuvieran una puerta abierta así delante de ellos, saltarían de contento.

Pero, ¿dónde va a esconder el hombre su cabeza al fin de la edad si descuida estos gloriosos estímulos? ¿Qué puede decirse en descargo del hombre que muere sin oración.

Sin duda, lector, tienes por qué sentirte ansioso de no pertenecer a ellos. Sin duda, hago bien preguntándote: ¿ORAS?

5. Te pregunto si oras. porque la diligencia en la oración es el secreto de la santidad.

Es evidente que hay una gran diferencia, individualmente, entre los cristianos. Un inmenso intervalo entre la vanguardia v la retaguardia de las huestes de Dios.

Todos luchan en la misma batalla; pero, los unos pelean con más ardor que los otros. Todos hacen la obra del Señor; pero, algunos trabajan más. La luz de unos brilla más que la de otros. Algunos corren más rápido que otros en la misma carrera. Todo el mundo puede ver estas cosas.

Hay algunos, que nunca parecen progresar después de su conversión. Han nacido de nuevo, pero permanecen como niños recién nacidos toda la vida. Aprenden en la escuela de Cristo, pero no progresan más allá del A B C en sus estudios. Todos pertenecen al mismo redil, pero algunos se echan y ya no andan más adelante. Año tras año, se les ve cometiendo los mismos pecados. Su apetito espiritual es escaso, y son remilgados y difíciles: sólo aceptan leche, no se les puede dar carne espiritual fuerte: les sienta mal. Siempre en la infancia, débiles, con la mente poco desarrollada y el corazón angosto: les falta interés más allá de su pequeño círculo, como diez años atrás. Lamento tener que decirlo, pero es así.

Hay otros que siempre están progresando. Crecen como hierba después de la lluvia, como Israel en Egipto. Siempre van añadiendo gracia sobre gracia, fe sobre fe, esfuerzo a esfuerzo. Su estatura espiritual crece. Aumenta su fuerza. Cada año saben más, ven más, creen más y sienten más. Hay en ellos no sólo buenas obras para probar la realidad de su fe, sino que son celosos de las mismas. No sólo hacen bien, sino que no se cansan de hacer bien. Intentan hacer cosas grandes, y las hacen. Si fracasan, lo intentan otra vez. Y si caen, pronto se levantan. Y con todo, se consideran siervos inútiles. Son ellos los que hacen parecer la religión deseable a los ojos de los extraños. Incluso los no convertidos tienen que alabarlos. Cuando los ves te da la impresión que, como Moisés, acaban de salir de la presencia de Dios. Cuando te separas de ellos tienes la impresión que en su compañía, tu alma ha estado junto al fuego. Sé que no hay muchos de esta clase, aunque podría haber más.

Ahora bien, ¿cómo explicar la diferencia entre estos dos tipos descritos? ¿Por qué algunos creyentes brillan más y son más santos que otros? Creo que la diferencia, en casi todos los casos, procede de sus hábitos de oración privada, que son diferentes. Creo que los que viven una vida santa oran mucho y los otros, oran poco.

Temo que esta opinión pueda sobresaltar a algunos lectores. Es indudable que muchos creen que la santidad sobresaliente es una especie de don, y que sólo unos pocos pueden aspirar al mismo. Lo admiran a distancia, en los libros. Creen que es hermoso cuando ven un ejemplo cerca. Pero nunca se les ha ocurrido que pueda tratarse de algo que todos pueden alcanzar, no un monopolio concedido sólo a unos pocos creyentes favorecidos.

Yo creo que ésta es una equivocación peligrosa. Creo que la grandeza, tanto espiritual como natural, depende mucho más del uso de medios que están al alcance de cualquiera, que de nada más. Naturalmente, no digo que tengamos el derecho a esperar una concesión milagrosa de dones intelectuales. Pero sí digo esto, que cuando un hombre se ha convertido a Dios, el que rebose en él la santidad o no, depende principalmente de su propia diligencia en el uso de los medios designados. Afirmo confiadamente que el medio principal por el que la mayoría de los creyentes pueden llegar a ser grandes en la Iglesia de Cristo, es el hábito de la oración privada diligente.

Considera las vidas de los siervos de Dios más notables y útiles, sea en la Biblia o fuera de ella. Ve lo que se ha escrito de Moisés, de David, de Daniel y de Pablo. Nota lo que se ha escrito de Lutero, de Bradford, de los reformadores. Observa lo que se nos dice de las devociones privadas de hombres como Whitefield, Cecil, Venn, Bickersteth v M’Ches,ne. Dime de uno solo de la compañía de santos y mártires que no tuviera esta marca de modo prominente: era un hombre de oración. Lector, puedes estar seguro de ello, la oración es poder!

La oración consigue nuevos y continuos derramamientos del Espíritu Santo. Sólo Él empieza la obra de gracia en el corazón del hombre. Sólo Él puede hacerla progresar. Pero el Espíritu quiere que se le suplique. Y aquellos que piden más, siempre serán los que son más influidos por Él.

La oración es el remedio más seguro contra el diablo y la tentación. Nunca puede permanecer adherido y resistirse un pecado contra el que se ora con fervor. Si invocamos al Señor para que le eche, el diablo nunca va a tener un largo dominio sobre nosotros. Pero hemos de presentar nuestro caso delante del Médico Celestial, si nos ha de conceder alivio. Hemos de arrastrar a los diablos que nos acosan a los pies de Cristo y pedirle que los empuje al abismo.

Lector, ¿quieres crecer en la gracia y ser un cristiano santo? Puedes estar seguro que nunca se te puede hacer una pregunta más importante que ésta: ¿ORAS?

VI. Te pregunto si oras, porque el descuido de la oración es una de las principales causas de que los cristianos se vuelvan atrás.

Hay algo que es volverse atrás en la religión, después de haber hecho una buena profesión de fe. Personas que van bien durante una temporada, como los gálatas, pero que luego se desvían para seguir a falsos maestros. Hombres que dan testimonio en voz muy alta, cuando sus sentimientos arden, pero que luego, como Pedro, niegan al Señor en la prueba. Personas que pierden el primer amor, como los cristianos de Efeso. Personas cuyo celo para hacer el bien se enfría, como Marcos, el compañero de Pablo. Hombres que siguen al apóstol un tiempo y, luego, como Dimas, se vuelven al mundo. Todo esto pasa.

Es muy triste ser un apóstata. Quizás es una de las peores cosas que puede sucederle a un hombre. Un barco sin timón, un arpa sin cuerdas, una iglesia en ruinas, o un jardín lleno de malas hierbas, todo esto son cosas tristes, pero un apóstata es algo más triste aún. La verdadera gracia nunca se extingue, y la verdadera unión con Cristo nunca se rompe, de esto no me cabe duda. Pero un hombre puede apartarse tanto, que pierde de vista su propia gracia y desespera de su salvación. Y si esto no es el infierno, es lo que más se le parece. Una conciencia herida, una memoria llena de reproches, un corazón atravesado por las flechas del Señor, esto es un anticipo del infierno.

¿Cuáles son las razones de este volverse atrás? Creo que, como regla general, el motivo principal es el descuido de la oración. Esta es mi opinión como ministro de Cristo, y estudioso del corazón humano.

Cuando se lee la Biblia sin oración, o se escuchan sermones, o se contrae matrimonio, o se hacen viajes, en fin, se hacen toda clase de actividades sin oración, estamos descendiendo peldaños hacia la condición de parálisis espiritual, y se llega al punto en que Dios permite que esta persona haga una tremenda caída.

Éste es el proceso que vemos en el contemporizador Lot, el inestable Sansón, el apasionado Salomón, el inconsistente Josafat, y el de tantos que podemos hallar en la Iglesia de Cristo. Con frecuencia, la historia de estos casos es simple: descuidaron la oración privada.

Lector, puedes estar bien seguro que los hombres caen primero en privado antes de caer en público. El problema fue que no doblaron las rodillas. Como Pedro, descuidaron el aviso del Señor de velar y orar y, por ello, sin fuerzas, en la hora de la tentación negaron al Señor.

El mundo toma nota de su caída y se mofa. Pero el mundo no sabe nada de la verdadera razón. Los paganos consiguieron que el anciano cristiano, Orígenes, ofreciera incienso a un ídolo cuando le amenazaron con un castigo peor que la muerte. Fue un gran triunfo para ellos el hacerle caer en la cobardía y la apostasía. Lo que los paganos no sabían y que nos cuenta el mismo Orígenes, es que aquella mañana se había levantado y dejado su cuarto de prisa, sin haber terminado sus oraciones acostumbradas.

Lector, si eres un verdadero cristiano, confío que nunca caerás en la apostasía. Pero, si no quieres hacerte atrás, recuerda la pregunta: ¿ORAS?

VII. Te pregunto, finalmente, si oras, porque la oración es una de las mejores recetas para conseguir felicidad y contento.

Vivimos en un mundo en que abundan las penas. Éste es el estado del mundo desde que el pecado entró en él. No hay pecado sin aflicción. Y hasta que el pecado sea expulsado del mundo, es en vano intentar escapar de las penalidades.

Para algunos, la copa de penas que han de beber es mayor que para otros. Pero pocos son los que se escapan de ellas. Nuestros cuerpos, propiedades, familias, hijos, amigos, vecinos, todo ello es una posible fuente de cuidados y desazón. Enfermedades, muertes, separaciones, ingratitudes… todo esto es común. Cuanto mayores son nuestros afectos, más profundas serán nuestras aflicciones, y cuanto más amor, más lágrimas.

Y ¿cuál es la mejor receta para procurarse el contento en un mundo así? ¿Cómo podemos cruzar este valle de lágrimas con un mínimo de dolor? No conozco mejor receta que el hábito de llevarlo todo a Dios en oración.

Éste es el simple consejo que da la Biblia, tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo. ¿Qué dice el Salmista? «Llámame en el día de la angustia, y yo te libraré, y tú me glorificarás.» (Salmo 1:15.) «Echa tu carga sobre Dios y Él te sustentará: No, no dejará para siempre caído al justo.» (Salmo 55:22.) ¿Qué dice el apóstol Pablo? «Por nada os inquieteis, sino que sean presentadas vuestras peticiones delante de Dios mediante oración y ruego con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa a todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.» (Filipenses 4:6, 7.) ¿Qué dice el apóstol Santiago? «¿Hay alguno afligido entre vosotros? Que ore.»

Esta fue la práctica de todos los santos cuya historia registra la Escritura. Fue lo que hizo Jacob cuando temía el encuentro con Esaú. Lo que hizo Moisés cuando el pueblo estaba a punto de apedrearle en el desierto. Lo que hizo Josué cuando Israel fue derrotado en Hay. Esto es lo que hizo David cuando estaba en peligro en Keila; Ezequías, cuando recibió las cartas de Senaquerib. Esto es lo que hizo la Iglesia cuando pusieron a Pedro en la cárcel, y Pablo cuando fue echado a la mazmorra de Filipos.

El único modo de ser realmente feliz en un mundo así es echar siempre todos los cuidados sobre Dios. Es el tratar de llevar las propias cargas lo que entristece a los creyentes. Si le presentaran sus cuitas a Dios, podrían llevarlas con más facilidad que Sansón llevó las puertas de Gaza. Si quieren acarrearlas sobre sus hombros están siempre abrumados.

Hay un amigo que está esperando siempre para ayudarnos, si queremos abrirle el pecho cuando estamos afligidos. Un amigo que se compadecía de los pobres, enfermos y afligidos cuando estaba sobre la tierra; un amigo que conoce el corazón del hombre, pues anduvo treinta y tres años entre nosotros, un amigo que llora con los que lloran, experimentado en quebrantos, un amigo que puede ayudarnos, pues no hay mal para el que no pueda ofrecer remedio. Este amigo es Jesucristo. El camino de la felicidad es tener siempre abierto nuestro corazón a Él. ¡Oh!, si todos fuéramos como el pobre cristiano negro a quien amenazaron castigarle: «Voy a contárselo al Señor», respondió.

Jesús puede hacer feliz a aquellos que confían en Él e invocan su nombre, cualesquiera que sean sus condiciones externas. P-1 puede darles paz en el corazón aunque estén en una cárcel, contento en medio de la pobreza, consuelo en la desolación, gozo al borde de una tumba. Hay plenitud en Él para los miembros que creen, una plenitud que está dispuesto a derramar sobre todo aquel que se lo pide en oración. ¡Oh, si los hombres quisieran entender que la felicidad no depende de las circunstancias exteriores, sino del estado del corazón!

La oración puede aligerar una cruz, por pesada que sea. Puede poner a nuestro lado a Aquel que nos ayudará a llevarla. La oración puede abrir puertas que a nosotros nos parecen cerradas a piedra y lodo. Puede traernos a Aquel que dice: «Éste es el camino, anda por él.» La oración puede dejar pasar un rayo de esperanza a través de las tinieblas más densas. Puede hacernos oír las palabras: «No te desapararé ni te dejaré.» La oración puede aliviarnos cuando se van aquellos a quienes amamos. Puede llenar los huecos de nuestro corazón y hacer que sus olas agitadas se calmen. ¿Por qué los hombres no se darán cuenta, como Agar, de que tienen a su lado el pozo del que pueden sacar agua en abundancia, en tanto que se están muriendo de sed?

Lector, quiero que seas feliz. Lo mejor que puedo hacer para conseguirlo es preguntarte: ¿ORAS?

Y ahora, tengo que terminar. Espero que te he hecho notar cosas que debes considerar seriamente. Ruego a Dios que bendiga tu alma.

1. Sólo voy a decir unas pocas palabras a aquellos que no oran. Algunos que leen estas páginas no pertenecerán al grupo de los que oran. Quiero darles el mensaje que Dios ha puesto en mis manos para ellos.

Lector que no oras. Quiero advertirte, y muy solemnemente. Estás en grave peligro. Si mueres en tu estado presente tu alma será perdida. Te volverás a levantar, pero será para un estado de miseria eterna. Quiero decirte que de todos los cristianos profesos, tú eres el que tiene menos excusas. No hay una sola buena excusa para que vivas sin oración.

Es inútil decir que no sabes orar. La oración es el acto más simple en toda la religión. Es simplemente orar a Dios. No se necesita sabiduría ni conocimientos especiales para empezar. Lo que se requiere es corazón y voluntad. El niño más débil llora cuando tiene hambre, y el mendigo más pobre extiende la mano y no pide con lenguaje adornado. El hombre más ignorante tiene palabras para dirigir a Dios; basta con que quiera decirlas.

Es inútil decir que no hallas lugar apropiado para hacerlo. Cualquier sitio es apropiado. Nuestro Señor oraba en una montaña; Pedro en un terrado; Isaac en el campo; Natanael bajo una higuera; Jonás en el vientre de una ballena. Cualquier sitio puede ser un aposento, un oratorio, un Betel, para ponernos delante de la presencia de Dios.

Es inútil decir que no tienes tiempo. Hay tiempo en abundancia, si se quiere usar. Puede que no sobre, pero siempre basta. Daniel se cuidaba del reino v oraba tres veces al día. David era rey de una poderosa nación Y, con todo, decía: «Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y Él oirá mi voz.» (Salmo 55:17.) Cuando se quiere tener tiempo, se encuentra.

Es inútil decir que no puedes orar hasta que tengas fe y un nuevo corazón, y que tienes que aguardar hasta poseerlos. Esto es añadir más pecado al pecado anterior. Es malo no convertirse e ir al infierno. Pero aún es peor decir: «Lo sé, pero no pediré misericordia.» Éste es un tipo de argumento que no se halla respaldado en la Escritura. «Llamad a Jehová en tanto que está cercano», dice Isaías (55:6). «Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle … » (Oseas 14:2.) «Arrepiéntete… y ruega a Dios», le dijo Pedro a Simón el Mago (Hechos 8:22). Si quieres tener fe y un nuevo corazón, ve al Señor y pídeselos. El mismo intento de orar ha significado el avivamiento de muchas almas muertas. ¡Ay, no hay diablo tan peligroso como un diablo mudo!

Oh, lector que no oras! ¿Quién eres tú que no vas a pedirle nada a Dios? ¿Has hecho un pacto con la muerte y el infierno? ¿No tienes pecados para que te sean perdonados? ¿No le temes al tormento eterno? ¿No tienes deseo de ir al cielo? ¡Ojalá despertaras de tu presente locura! ¡Que consideraras tu fin! ¡Que te levantaras y acudieras a Dios! ¡Ay, llega un día en que muchos dirán: «Señor, Señor, ábrenos»!, pero será tarde: en que muchos dirán a las rocas que los cubran, y a los collados que los escondan; lo dirán aquellos que nunca invocaron el nombre de Dios. Lector, con afecto te aviso. Evita este fin para tu alma. La salvación está cercana. No te pierdas ir al cielo por no pedirlo.

2. Una palabra, ahora, para aquellos que tienen verdaderos deseos de salvación, pero que no saben los pasos que han de seguir o cómo han de empezar. Deseo que muchos de mis lectores se hallen en este estado mental, Y aunque fuera para uno sólo, diría estas palabras de aviso y ánimo.

Hay que dar el primer paso en todo viaje. Tiene que haber un cambio que venza la inercia de estar quieto. El viaje de Egipto a Canaán duró cuarenta años para Israel, y fue largo y penoso; por fin atravesaron el Jordán; pero tuvieron que dar el primer paso. ¿Cuándo da el hombre el primer paso para salir del mundo y el pecado? Lo da el primer día en que ora de todo corazón.

En todo edificio hay que poner la primera piedra. Noé tardó 120 años en construir el arca, pero tuvo que dar el primer golpe de hacha. El templo de Salomón era un edificio glorioso, pero hubo que colocar la primera piedra. ¿Cuándo empieza a aparecer el edificio del Espíritu en el corazón del hombre? Empieza, por lo que podemos juzgar, el primer día que derrama su corazón a Dios en oración.

Lector, si deseas ser salvo y quieres saber lo que tienes que hacer, te advierto que vayas hoy mismo a Jesucristo, y en el primer lugar aparte que encuentres, le pidas en oración que salve tu alma.

Dile que has oído que recibe a los pecadores, y que ha dicho: «Al que a mí viene no le echo fuera.» Dile que eres un vil pecador, y que acudes a P-1 por fe en su invitación. Dile que te pones enteramente en sus manos, que te sientes ruin, impotente y sin esperanza en ti, y que a menos que él te salve, no puedes ser salvo. Pídele que te libre de tu culpa, del poder y las consecuencias del pecado. Pídele que te perdone y te limpie con su propia sangre. Pídele que te dé un nuevo corazón y ponga el Espíritu Santo en tu alma. Pídele que te dé gracia, fe y la voluntad y poder de ser su discípulo y siervo el resto de tu vida y para siempre. Lector: ve este mismo día, y dile estas cosas al Señor Jesucristo, si piensas seriamente en tu alma.

Díselo con tus propias palabras, como le dirías a un médico dónde te duele si lo necesitaras. Si tu alma se siente enferma, puedes decírselo a Cristo.

No dudes, por el hecho de que eres un pecador, de su buena voluntad para salvarte. Ésta es su misión, salvar a los pecadores. De sí mismo dice: «No he venido a llamar justos, sino pecadores a arrepentimiento. » (Lucas 5:32.)

No esperes a sentirte digno. No esperes nada ni a nadie. El esperar es del diablo. Tal como estás, ve a Cristo. Cuanto peor te consideres, más necesitas ir a él y pedirle ayuela. Por más que lo intentes tú nunca vas a mejorarte por tu cuenta sin ir a Él.

No temas, aunque tu lenguaje sea pobre, tu lengua débil N, tartamuda. Jesús te entiende, como una madre entiende al niño que balbucea. Jesús puede leer un suspiro o un gemido.

No te desanimes si no recibes respuesta inmediata. Mientras estás hablando, Jesús te escucha. Si demora la respuesta es por razones de prudencia, y para ver si eres sincero. Sigue pidiendo, y la respuesta no tardará mucho en llegar. Aunque se demore algo, llegará al fin.

Lector, si tienes deseo de ser salvo, recuerda este consejo. Obra con sinceridad y serás salvo.

3. Voy a decir algo, finalmente, a los que oran. Espero que algunos que leen este libro saben bien lo que es la oración y tienen el espíritu de adopción. A los tales ofrezco unas palabras de exhortación y fraternal consejo. El incienso ofrecido en el tabernáculo tenía que ser preparado en una forma especial. No se podía usar cualquier clase de incienso. Del mismo modo, seamos cuidadosos en la forma y fondo de nuestras oraciones.

Hermano que oras, sí, yo conozco el corazón del cristiano, sé que muchas veces estás cansado de tus propias oraciones. Cuando estás de rodillas es cuando te das más cuenta de las palabras del apóstol: «Quisiera hacer el bien, pero hallo que el mal está en mí.» Puedes comprender las palabras de David: «Los pensamientos vanos aborrezco.» Puedes simpatizar con el pobre hotentote convertido que decía: «Señor, líbrame de todos mis enemigos, especialmente de esta mala persona que soy yo.» Pocos son los hijos de Dios que no encuentran a menudo la hora de oración una hora de conflicto. El diablo se llena de coraje contra nosotros cuando nos ve de rodillas. Y con todo, creo que las oraciones que no nos cuestan conflicto, deben ser consideradas con alguna sospecha. Creo que juzgamos pobremente de la bondad de nuestras oraciones, y que la oración que menos nos complace es la que más complace a Dios. Permíteme decirte, pues, como compañero en la milicia cristiana, unas palabras de exhortación. En un punto somos de un mismo sentir: hemos de orar. No podemos dejar de hacerlo.

Insisto, pues, en la importancia de la reverencia y humildad en la oración. No olvidemos quiénes somos y cuán solemne es hablar con Dios. Nada de prisas en su presencia, nada de descuido o liviandad. Digámonos a nosotros mismos: «El lugar en que estoy es tierra santa. No es nada menos que la puerta del cielo. Si digo lo que no siento, estoy jugando con Dios. Si abrigo iniquidad en mi corazón, el Señor no me va a escuchar.» Recordemos las palabras de Salomón: «No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra.» (Eclesiastés 5:2.) Cuando Abraham habló a Dios, dijo: «Soy polvo y ceniza.» Cuando Job lo hizo, exclamó: «Soy vil.» Haz tú lo mismo.

En segundo lugar, te recuerdo la importancia de orar espiritualmente. Quiero decir que debes esforzarte siempre para tener la ayuda directa del Espíritu en tus oraciones, y abstenerte de formas hueras. No hay nada tan espiritual que no pueda, con el tiempo y rutina, transformarse en una forma o molde, y esto es especialmente verdad de la oración privada. Podemos entrar en la costumbre de usar las palabras más apropiadas, y ofrecer las peticiones más escriturales y, con todo, hacerlo todo por rutina, sin sentimiento, e ir dando vueltas, como un caballo en la noria. Deseo mencionar este punto con cuidado y delicadeza. Sé que hay algunas cosas que queremos diariamente, y que no hay nada formalístico en pedirlo con las mismas palabras. El mundo, el demonio y nuestro corazón son los mismos, cada día iguales. Por necesidad, pues, tenemos que pasar por terreno trillado. Pero, como dije, hemos de ser muy cuidadosos en este punto. Si el armazón de nuestras oraciones se vuelve por hábito una fórmula, esforcémonos por vestir y llenar las oraciones, en tanto que sea posible, con el Espíritu. En cuanto a orar leyendo palabras de un libro, no lo puedo aprobar. Si le podemos decir al médico el estado de nuestro cuerpo sin un libro, deberíamos poder decirle a Dios el estado de nuestra alma. No tengo nada en contra de que después de una fractura de la pierna el individuo use muletas. Es mejor usar muletas que no poder moverse. Pero si veo a estas personas en muletas toda su vida, no será una situación de la que podamos felicitarle. Lo deseable es que se ponga bastante fuerte para tirar las muletas.

Te recomiendo, luego, la importancia de hacer de la oración un asunto regular de la vida. Podría decir algo sobre el valor de las horas regulares, durante el día, para la oración. Dios es un Dios de orden. Las horas para el sacrificio matutino y vespertino en el templo judío estaban fijadas con un propósito. Uno de los frutos más visibles del pecado es el desorden. Pero no quisiera poner a nadie una camisa de fuerza. Sólo digo que es esencial para la salud del alma orar como un asunto importante durante el día, cada día. Tal como dedicamos cierto rato a comer, dormir o a los negocios, debemos dedicarlo a la oración. Escoge tú mismo las horas y ocasiones. Por lo menos, tienes que hablar con Dios por la mañana, antes de hablar con el mundo: tienes que hablar con Dios por la noche, después de haberlo hecho con el mundo. Pero deja establecido en tu mente que la oración es una de las cosas importantes a hacer durante el día, cada día. No se trata de usar un rato perdido y ocioso, que así se aprovecha, sino que se trata de un asunto muy importante y necesita su tiempo designado.

Te recomiendo, luego, la importancia de perseverar en la oración. Una vez has empezado el hábito, no renuncies a él. Tu corazón puede decir: «Ya tengo las oraciones con la familia; ¿qué daño puede causarme si dejo las oraciones privadas?» 0 bien tu cuerpo puede decirte: «Estás fatigado, soñoliento; no tienes por qué orar hoy.» 0 tu mente dirá: «Tienes un asunto muy importante que atender: haz las oraciones más cortas.» Todas estas sugerencias proceden directamente del diablo. Es como si dijéramos: «Descuida tu alma.» No digo que todas las oraciones tengan que ser de la misma duración; pero sí que no tienes excusa para dejar de orar. «Orad sin cesar», dice Pablo. No quería decir que hemos de estar constantemente de rodilla, como alguien ha defendido en el pasado. Lo que quería decir era que nuestras oraciones tenía que ser como el holocausto continuo: algo en que hemos de perseverar cada día, que debe ser como la rotación permanente de siembra y siega, verano e invierno; algo que se hace de modo regular, como el fuego del altar, que no siempre consume sacrificios, pero que nunca se apaga. No olvides que puedes unir las devociones de la mañana y de la noche con oraciones cortitas durante el día. Incluso en compañía de otros, en los negocios, en la calle, puedes estar enviando mensajeros alados, en silencio, a la presencia de Dios, como hizo Nehemías en la misma presencia de Artajerjes. Y no pienses nunca que el tiempo que dedicas a Dios es perdido. Una nación no se vuelve más pobre porque pierde un año de trabajo cada siete, al guardar el Día de Reposo. El cristiano nunca hallará que pierde, a la larga, por el hecho de perseverar en la oración.

Luego, te recomiendo la importancia de la sinceridad y simplicidad en la oración. No es necesario gritar, ni aun hablar alto, para demostrar que se es sincero. Pero es deseable fervor y sinceridad. Hemos de asegurarnos si realmente estamos interesados en lo que hacemos. La oración «eficaz del justo, tiene mucha fuerza». Una oración no es eficaz cuando es indiferente, perezosa, indolente. Esta es la lección que nos enseñan las expresiones usadas en las Escrituras sobre la oración. Se usan palabras como «luchar, trabajar, esforzarse, clamar, llamar». Esta es, también, la lección de los ejemplos de la Escritura. Jacob lo hizo. Le dijo al ángel en Penuel: «No te dejaré si no me bendices.» (Génesis 22:26.) Daniel también. Oigamos cómo ruega a Dios: «¡Señor, escucha! ¡Señor, perdona! ¡Señor, presta atención y actúa! ¡No tardes más, por amor de ti mismo, Dios mío!» (Daniel 9:19.) Nuestro Señor Jesucristo es otro: «En los días de su carne, habiendo ofrecido ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas … » (Hebreos 5:7.) ¡Cuán distintas son muchas de nuestras súplicas, cuán tibias y apáticas! Es muy probable que Dios diga de muchos: «¡No quieres realmente lo que estás pidiendo!» Tratemos de corregir esta falta. Llamemos con más energía a la puerta de la gracia, como Misericordia, en El Peregrino, como si tuviéramos que perecer si no nos oyen. Hemos de dejar claro en nuestra mente que las oraciones frías son como un sacrificio sin fuego. Recordemos la historia de Demóstenes, el gran orador, a quien un individuo visitó para pedirle que defendiera su causa. El gran orador le escuchó con displicencia y sin prestar mucha atención, pues el otro le relataba su historia mostrando poco celo o afecto. El hombre se dio cuenta del desinterés de Demóstenes y, alarmado, le dijo gritando con ansiedad que todo era verdad. «¡Ah! -contestó Demóstenes- Ahora ya empiezo a creerte.»

Luego, te recomiendo que ores con fe, pues es muy importante. Deberíamos esforzarnos en creer que nuestras oraciones siempre son oídas, y que si pedimos cosas conforme a la voluntad de Dios, siempre serán contestadas. Ésta es la simple orden de nuestro Señor Jesucristo: «Por eso os digo que todo cuanto rogáis y pedís, creed que lo estás recibiendo, y lo tendréis.» (Marcos 11:24.) La fe es a la oración como la pluma a la flecha: sin ella no dará en el blanco. Deberíamos cultivar el hábito de reclamar promesas en nuestras oraciones. Deberíamos tomar una promesa y decir: «Señor, aquí has dado tu palabra. Haz por nosotros tal como has dicho.» Ésta era la costumbre de Jacob, de Moisés y de David. El Salmo 119 está lleno de peticiones «conforme a tu Palabra». Sobre todo, deberíamos tener la costumbre de esperar respuestas a nuestras oraciones. Deberíamos hacer como el mercader que envía sus barcos al mar: no deberíamos estar satisfechos hasta que vemos que regresan. Los cristianos suelen quedarse cortos en este punto. La Iglesia de Jerusalén oraba sin cesar para Pedro en la prisión; pero cuando recibieron respuesta a la oración, les costó trabajo creerlo. (Hechos 12: 15.) «Es una marca segura de no tomar la oración seriamente el descuido en cuanto a lo que se recibe de la misma.»

Es necesario insistir, también, en la importancia de la osadía confiada en la oración. Algunas veces se ora de un modo familiar que me parece impropio. Pero la santa osadía es muy de desear. Con esta expresión quiero decir la actitud de Moisés, el cual, cuando suplicaba a Dios que no destruyera a Israel, dijo: «¿Por qué han de hablar los egipcios diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira Y arrepiéntete de ese mal contra tu pueblo.» (Exodo 32:12.) Quiero decir atrevimiento como el de Josué, cuando los hijos de Israel fueron derrotados en Haí, que dijo: « … ¿Qué harás tú a tu gran nombre.)» (Josué 7:9.) Es la osadía con que oraba Lutero. Alguien que le había oído orar dijo: «¡Qué espíritu, qué confianza había en sus expresiones! Con qué reverencia suplicaba, como quien pide a Dios, pero al mismo tiempo con tal confianza y seguridad, como el que habla con un padre amoroso o un amigo.» Ésta es la osadía que caracterizaba a Bruce, el gran predicador escocés del siglo xvii. Se dice que sus oraciones eran «como dardos disparados al cielo». Aquí me temo que también nos quedamos cortos. No comprendemos bastante bien los privilegios del creyente. No pedimos con la frecuencia que deberíamos: «Señor, ¿no somos tu pueblo? ¿No es para tu gloria que debemos ser santificados? ¿No es en tu honor que el Evangelio ha de prosperar?»

Te recomiendo, luego, la importancia de la plenitud y abundancia en la oración. No olvido que nuestro Señor nos advierte contra el ejemplo de los fariseos, que hacían largas oraciones para hacerse ver; y que nos manda que no usemos vanas repeticiones al orar. Pero, por otra parte, aprueba actos de devoción a fondo, pues Él mismo se pasa toda la noche orando a Dios. En todo caso, en nuestros días, no es probable que caigamos en el error de orar demasiado. ¡Lo que deberíamos temer es que muchos oren demasiado poco! ¿No son hoy día muy pocos los cristianos que se dedican a la oración? Temo que las devociones privadas de muchos sean escasas y raquíticas, sólo lo suficiente para demostrar que se está vivo, nada más. Parece que tienen poco a confesar, a pedir o de qué dar gracias. Todo esto está mal. No hay nada más común que oír a creyentes que se quejan de que no progresan. Nos dicen que no crecen en la gracia como deberían. ¿No será porque muchos no la piden? Tienen tanta gracia como piden. Si tienen poca es porque piden poca.

La causa de su debilidad se halla en que sus oraciones son minúsculas, contraídas, apresuradas, estrechas, atrofiadas. No tienen porque no piden. ¡Oh, lector! No estamos en apuros por culpa de Cristo, sino por culpa nuestra. El Señor dice: «Abre tu boca y la colmaré de bienes.» Somos como el rey de Israel que golpeó el suelo tres veces y se paró, cuando debería haber dado seis o más golpes.

Te recomiendo, luego, la importancia de ser específico en la oración. No deberíamos estar contentos con peticiones generales. Deberíamos especificar nuestras necesidades delante del trono de la gracia. No basta con confesar que somos pecadores, deberíamos mencionar aquello de que la conciencia nos dice que somos culpables. Deberíamos mencionar las gracias de las que carecemos o tenemos en escasez. No basta con decir al Señor que estamos atribulados, hemos de decir lo que nos aflige con todas sus particularidades. Esto es lo que hizo Jacob cuando temía la ira de su hermano Esaú. Le dice al Señor exactamente lo que teme. (Génesis 32: 1 l.) Es lo que hizo Eliezer, cuando fue a buscar esposa para el hijo de su amo. Presenta delante de Dios exactamente lo que quiere (Génesis 24:12). Esto es lo que hizo Pablo cuando tenía la espina en la carne. Presentó su súplica clara al Señor (2.a Corintios 12:8). Esto es verdadera fe y confianza. Deberíamos creer que no hay nada demasiado pequeño para ser nombrado delante de Dios. El paciente le dice al médico, no sólo que está enfermo, sino que entra en detalles. ¡Oh, lector! Cristo es el Esposo del alma, el Médico del corazón, el Padre de su pueblo. Mostrémosle lo que pensamos y sentimos, no teniendo reservas en nuestra comunicación con él. No le escondamos nada. Abrámosle el corazón.

Te recomiendo, luego, la importancia de la intercesión en nuestras oraciones. Todos somos egoístas por naturaleza, y nuestro egoísmo es muy capaz de persistir en nosotros aun después de convertidos. Hay la tendencia en nosotros a pensar sólo en nuestras almas -nuestro propio conflicto espiritual, nuestro progreso religioso- y a olvidar a otros. Para contrarrestar esta tendencia tenemos que vigilar y esforzarnos, y aún más, orar. Deberíamos esforzarnos a poner a otros delante de nosotros ante el trono de la gracia. Deberíamos llevar en nuestro corazón la carga de todo el mundo, los paganos, los judíos, los católicos, el cuerpo de verdaderos creyentes, incluidas las iglesias protestantes, el país en que vivimos, la congregación a que pertenecemos, nuestra casa, los amigos y parientes con quienes nos relacionamos. Deberíamos orar por todos ellos. Esta es la caridad más elevada. El que me ama más, me ama en sus oraciones. Esto es para la salud de nuestra alma. Amplía nuestras simpatías y corazones. Es para el beneficio de la Iglesia. Las ruedas de la maquinaria para extender el Evangelio son lubricadas por la oración. El que intercede, como Moisés en el monte, por la causa de Dios, hace tanto como el que lucha como Josué en lo más reñido del combate. Esto es ser como Cristo. £1 lleva los nombres de los suyos en su pecho y hombros, como su Sumo Sacerdote delante del Padre. ¡Oh, qué privilegio el ser como Jesús! Esto es ayudar verdaderamente a los ministros del Evangelio. Si he de poder escoger una congregación, dadme gente que ore.

Te recomiendo, además, la importancia del agradecimiento en la oración. Sé bien que un cosa es pedir a Dios, Y que el alabar y agradecer es otra. Pero veo en la Biblia una relación tan íntima entre la oración y la alabanza, que me atrevo a decir que la verdadera oración lleva siempre consigo la alabanza. No es en vano que Pablo dice: «Presentad vuestras peticiones delante de Dios mediante oración y ruego con acción de gracias.» (Filipenses 5:6.) «Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias.» (Colosenses 4:2.) Es por su misericordia que no estamos en el infierno. Por ella tenemos esperanza del cielo. Por ella vivimos en un país con luz espiritual. Por su misericordia hemos sido llamados por el Espíritu, y no abandonados para que cosechemos el fruto de nuestros actos. Por misericordia todavía vivimos y tenemos oportunidades de glorificar a Dios de modo activo o pasivo. Sin duda deberíamos pensar en esto cuando hablamos con Dios. Nunca deberíamos abrir los labios en oración sin bendecir a Dios por esta gracia gratuita por la que vivimos, y por su longanimidad que permanece para siempre. Nunca hubo un santo que no estuviera lleno de agradecimiento. Hombres como Whitefield en el pasado siglo, y Bickersteth en el nuestro, nunca se quedaron cortos en agradecimiento. Oh, lector, si queremos que nuestras lámparas brillen en nuestros días, hemos de albergar un espíritu de alabanza. Y sobre todo, hemos de hacer de nuestras oraciones acciones de gracias.

Te recomiendo, finalmente, la importancia de velar en tus oraciones. La oración es un punto en que hay que vigilar de un modo especial. Aquí es donde empieza la verdadera religión, donde florece o se marchita. Dime lo que son las oraciones de un hombre y te diré cuál es el estado de su alma. La oración es el pulso espiritual. Por él se pone a prueba la salud espiritual. Por medio de ella sabemos lo que hay recto o torcido en nuestros corazones. ¡Oh, vigilemos nuestras oraciones privadas constantemente! Aquí se halla el tuétano y la médula del cristianismo práctico. Los sermones, los libros, los tratados, las reuniones de comités, la compañía de personas piadosas, todo es bueno a su manera, pero no compensan el descuido de la oración privada. Vigila las situaciones, circunstancias, relaciones que desconectan tu corazón de la comunión con Dios y hacen que tus oraciones se arrastren. Hay que estar alerta. Observa qué amigos u ocupaciones dejan a tu alma en la mejor actitud para hablar con Dios. A éstos tienes que adherirte. Lector, si cuidas tus oraciones, te aseguro que nada irá mal en tu alma.

Lector, te ofrezco estos puntos para tu consideración privada. Lo hago con humildad. Yo soy el que tiene que recordarlos más. Pero creo que es la verdad de Dios, y todos hemos de tenerlos presentes.

Quiero que oremos. Quiero que los cristianos de nuestros días sean cristianos que oren. Quiero que la Iglesia de nuestra época sea una Iglesia que ore. El deseo que hay en mi corazón, al escribir estas páginas, es incrementar y propagar el espíritu de oración. Quiero que aquellos que nunca han orado se levanten e invoquen el nombre de Dios, y que, los que ya lo hacen, vean que no oran en vano.

Y ahora, si alguien empieza a orar, u ora con más fervor como resultado de la lectura de este volumen, le pediré que haga un favor a su autor: que le recuerde en sus oraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.