CHARLES SPURGEON CONTRA EL SOCIALISMO/COMUNISMO

Comunismo-Cristianismo

Cuando la hija de Karl Marx le preguntó a Friedrich Engels “¿a quién odiaba más?”, Engels respondió: “Charles Spurgeon”.

Charles Spurgeon, un pastor bautista reformado, que nunca tuvo un cargo dentro del gobierno o se postuló para la política.

¿Por qué, los autores del comunismo y los propagadores más efectivos del socialismo, que en gran medida, hasta el día de hoy, afectan la política a nivel mundial, sobre todas las personas, odiaban a un simple predicador del Evangelio?

Porque, en palabras de Olavo de Carvalho: “solo el Cristianismo puede resistir el comunismo”.

Alrededor del tiempo que Spurgeon ejercía su ministerio, el grupo conocido como la Sociedad Fabiana se organizó en 1884 con el propósito de promover las ideas de Karl Marx y establecer a Inglaterra como un estado socialista.

SPURGEON VS SOCIALISMO

En 1889, el grupo bien financiado circuló “Los Ensayos Fabianos” escritos por celebridades simpatizantes (y miembros) como George Bernard Shaw, Sidney Webb, Beatrice Webb, la teosofista Annie Besant y, de vez en cuando, H. G. Wells.

Los ensayos ganaron gran popularidad tanto dentro de Inglaterra, como en el resto de Europa. Los eclesiásticos liberales (que se auto-llamaban “broad”, es decir, “amplios”) bautizaron las ideas fabianas y lo llamaron “evangelio social” o “socialismo cristiano”.

Los objetivos del grupo socialista se basaron en el sistema ateo de Marx con unas cuantas modificaciones cruciales para hacerlas más apetecibles a una sociedad altamente cristiana.

Aparte del ideal socialista estándar de la abolición de la propiedad privada y el monopolio gubernamental sobre la educación, el crédito y las empresas, algunos de sus objetivos fueron:

1. Control gubernamental sobre todos los seguros (atención universal de salud).
2. Eliminación de la importancia de la familia.
3. Eliminación de la importancia de la religión.
4. Uso justificado de la fuerza si es necesario para alcanzar objetivos socialistas.
5. Un sistema universal de pensiones (jubilación universal).

El apasionado Spurgeon olfateó el sigiloso esquema y predicó contra estas ideas desde su púlpito. Continuó con esto, al parecer, mientras los panfletos creaban un gran revuelo entre su congregación y la sociedad inglesa en general.

Lo que sigue a continuación son extractos relevantes de sus sermones, cuando el audaz Spurgeon, con toda la autoridad de las Escrituras, desenmascaraba y denunciaba la insurrección socialista contra su nación:

==
¿Escuché un susurro de que los ministros son hoy en día muy amplios y han abandonado el Evangelio de ayer? Lo sé, y no me sorprende: los constructores son los primeros en rechazar la Piedra elegida. Cristo le debe poco a los predicadores, y algunos de sus peores enemigos se encuentran en sus propias filas. Los hombres no convertidos están en demasiados púlpitos, y están buscando muchos inventos para dejar de lado el Evangelio puro que exalta a Cristo Jesús.
==

==
Algunos de nosotros podemos fallecer, pero ustedes, que son más jóvenes, podrán vivir para ver cómo el pensamiento moderno obtiene la supremacía sobre las mentes humanas: el racionalismo alemán que ha madurado en el socialismo aún puede contaminar a la mayoría de la humanidad y llevarlos a derribar los cimientos de la sociedad. Luego los “principios avanzados” sostendrán el carnaval, y el pensamiento libre se amontonará con el vicio y la sangre que eran hace años la insignia de “la edad de la razón”.
==

==
No quisiera que intercambieses el oro del Cristianismo individual por el metal sin valor del “socialismo cristiano”. Intentar la regeneración nacional sin regeneración personal es soñar con erigir una casa sin ladrillos separados. En el vano intento de trabajar en forma bruta, podemos perder el resultado práctico que habría seguido trabajando en detalle. Resolvámoslo en nuestra mente que no podemos hacer nada mejor que obedecer el ejemplo de nuestro Señor Jesús, dado en el texto, y perseguir a la única oveja que se ha extraviado.
==

==
Durante mucho tiempo, por las grandes y antiguas verdades del evangelio, los pecadores se convirtieron, y los santos fueron edificados, y el mundo tuvo que saber que hay un Dios en Israel; pero estas cosas son demasiado anticuadas para la actual raza “culta de seres superiores”. Van a regenerar el mundo mediante el Socialismo Democrático y establecerán un reino para Cristo sin el nuevo nacimiento o el perdón del pecado. Verdaderamente, el Señor no se ha llevado a los siete mil que no han doblado la rodilla ante Baal, pero en la mayoría de los casos están escondidos, incluso cómo cuando Abdías escondió a los profetas en una cueva.
==

==
Los grandes esquemas del socialismo se han probado y se han encontrado deficientes; miremos a la regeneración por el Hijo de Dios, y no miraremos en vano. Nada ha venido de la “nueva predicación”, desde el primer día hasta ahora; pero nunca ha fallado la antigua fe de Jesús. Los hombres han sido bendecidos en Jesús, y serán bendecidos en él mientras la especie exista.
==

==
El dios del pensamiento moderno se parece mucho a las deidades descritas en este Salmo [115:8]. El panteísmo es maravillosamente similar al politeísmo y, sin embargo, difiere muy poco del ateísmo. El dios fabricado por nuestros grandes pensadores es una mera abstracción: no tiene propósitos eternos, no se interpone en nombre de su pueblo, le importa muy poco cuánto peca el hombre, porque ha dado a los iniciados “una esperanza más grande” por la cual se restaurarán los más incorregibles [el Estado socialista] … Porque como ahora su dios está formado según sus deseos, ellos se harán a sí mismos como su dios; y cuando los principios de la justicia, la ley y el orden se hayan agotado, podemos ser testigos de algún tipo de socialismo, similar al que se está extendiendo tan tristemente en Alemania, una repetición de los males que en épocas pasadas ocurrieron en las naciones que han rechazado al Dios vivo, y han establecido dioses propios.
==

Y puedo continuar, pero lo dejaré allí. Cómo podéis ver: Spurgeon no se encogió detrás de un falso “pietismo” para evitar una contra-reacción política contra su persona o Iglesia.

Los sermones de Spurgeon en la década de 1850 a 1880 atrajeron a miles de personas, muchas de ellas personas de clase trabajadora. ¿Por qué Engels lo odiaba tanto? Porque Spurgeon estaba desviando a la clase trabajadora urbana de Inglaterra del socialismo revolucionario ateo al Evangelio de Cristo.

Los Cristianos de hoy simplemente deben seguir el ejemplo de Spurgeon al denunciar el falso paraíso del socialismo.

Los Cristianos de hoy simplemente deben seguir el ejemplo de Spurgeon al denunciar el falso paraíso del socialismo. Esto significa abordar los problemas sociales y políticos, incluso cuando otros cristianos y, ciertamente, la mayoría de los secularistas no están de acuerdo.

El socialismo en sí es absolutamente antitético y se opone al Cristianismo, ya que, por una parte, niega el mandamiento contra el robo de propiedad privada (y eso es solo el principio).

Los socialistas originales intentaron suplantar la fe y la odiaban como un rival. La presentación y la verborrea podrá haber cambiado estos últimos 100 años, pero los principios del socialismo actual son los mismos: deíficar al Estado secular, desintegrar la familia tradicional, destruir la propiedad privada y debilitar la fe Cristiana.

Deberíamos tomar el ejemplo de Spurgeon y comenzar a desviar a los demás cristianos, y también a otros, de la tentación de creer que el socialismo gubernamental se ocupará de nosotros. No lo hará; y hasta ahora, cada nación que ha instalado el llamado “Estado de Bienestar” se ve con carencias regulares, racionamiento, listas de espera, denegaciones, retrasos, decadencia moral y cultural, deudas nacionales crecientes y tratamientos disminuidos.

Millones de personas están oprimidas por descartar la Piedra Angular e ir detrás de falsas utopías que prometen “igualdad” y perfecta “libertad”, cuando de hecho, lo único que han producido son infiernos vividos.

¿Lo más triste de esto? Esa sociedad fabiana socialista, vino a ser la base del Partido Laborista de Inglaterra, que grandemente ha influido no solamente la política de la nación inglesa, pero del Occidente en general.

Es hora de hablar la Verdad, cueste lo que cueste, pues solamente ella tiene la capacidad para hacernos libres de verdad.

Autor: Joshua Enior Jiménez.

Anuncios

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.