¿POR QUÉ LOS PASTORES NECESITAN DISCERNIMIENTO?

los pastores y el discernimiento

Hoy en día se considera noble que alguien diga que tiene una mente abierta. ¿Pero es realmente virtuoso dejar nuestro pensamiento tan expuesto?

Tenemos puertas en nuestros hogares para mantener algunas cosas fuera y otras dentro, y abrimos las puertas a nuestra discreción para hacer esa distinción. Un hombre sabio protege su mente de la misma manera: sólo un tonto dejaría su mente abierta a cualquier cosa y a todo.

Es por eso que la Palabra de Dios da tanta importancia al discernimiento. La Escritura toma a la persona ingenua, inexperta, inmadura, desinformada, ignorante, cuya mente es una puerta abierta y le enseña cuándo cerrarla.

El apóstol Pablo tenía esa meta en mente cuando instruyó a Timoteo a no tener “que ver con las fábulas profanas propias de viejas” (1 Timoteo 4:7). “Fábulas” es una traducción de la palabra griega muthos, de la cual traducimos la palabra mito.

Segunda Timoteo 4:4 dice que algunos “apartarán sus oídos de la verdad y se desviarán a los mitos.”

Así que Pablo consideró la verdad y los mitos (o fábulas) como opuestos. El cristiano debe alimentarse espiritualmente de la verdad y evitar lo que se opone a ella.

La identificación de las fábulas como “propias de viejas” (1 Timoteo 4:7) tiene un significado cultural. Los filósofos usaban la frase como un epíteto sarcástico cuando querían amontonar el desdén sobre un punto de vista en particular. Transmitió la imagen de una anciana con facultades de envejecimiento contando un cuento de hadas a un niño. La expresión también se refería en general a cosas que carecían de credibilidad.

La mente es una cosa preciosa. Dios quiere que aquellos que sirven como líderes espirituales tengan mentes puras saturadas con la verdad de la Palabra de Dios. No hay lugar para las fábulas mundanas o las contradicciones impías a la verdad.

Sin embargo, de alguna manera la sociedad contemporánea preferiría seguir a cualquiera de ellos antes que a la verdad bíblica.

La marca de la erudición teológica en algunos círculos ya no es qué tan bien conoce un hombre la Biblia, sino qué tan bien entiende las especulaciones del establecimiento secular y académico.

Cuando estaba considerando completar un doctorado en teología, el representante del programa de graduados revisó mis transcripciones y concluyó que había tenido demasiada Biblia y teología en mi trabajo de pregrado. Así que me dio una lista de doscientos libros que debía leer antes de que la escuela me admitiera en su programa.

Recorrí la lista con alguien familiarizado con los títulos y aprendí que la lista entera no contenía nada más que teología liberal y filosofía humanista: ¡estaba llena de fábulas mundanas pasadas como erudición! La escuela de postgrado también me exigió que tomara un curso llamado Jesús y el cine. Eso implicaba ver películas contemporáneas y evaluar si cada uno era antagonista o apoyaba lo que ellos llamaban “la ética de Jesús”. Ese curso había reducido al divino Jesús a una ética ambigua.

Me reuní de nuevo con el representante y le dije: “Sólo quiero que sepan que he pasado toda mi vida hasta ahora aprendiendo la verdad, y no veo ningún valor en pasar los próximos dos años aprendiendo del mal”. Dejé los materiales en su escritorio y me fui.

Por el contrario, un amigo mío que carecía de convicciones firmes de verdad fue a un seminario liberal para prepararse para el ministerio. Salió como camarero. La confusión del liberalismo había destruido su motivación para servir a Dios.

Estoy agradecido a Dios porque desde el principio de mi entrenamiento hasta hoy, me ha permitido llenar mi mente con Su verdad. Mi mente no es un campo de batalla de indecisión sobre lo que es verdadero y lo que es falso, sobre cosas “que da lugar a discusiones inútiles en vez de hacer avanzar el plan de Dios que es por fe, así te encargo ahora” (1 Timoteo 1:4). Puedo hablar con convicción porque no hay equívocos en mi mente. He evitado concienzudamente la plétora de supuestos intelectuales y eruditos que no están de acuerdo con la verdad bíblica.

Tu mente es preciosa, y necesita ser mantenida alejada de las mentiras satánicas. El pastor fiel mantiene sus convicciones bíblicas y su claridad mental al exponerse continuamente a la Palabra de Dios.

(Adaptado de The Master’s Plan for the Church y del próximo libro de John: Final Word)

Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190306
COPYRIGHT ©2019 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.