¿POR QUÉ UN PASTOR DEBE EJERCITARSE ESPIRITUALMENTE?

Two Edged Sword

El ministerio fiel es la extensión natural de la piedad personal.

J. Oswald Sanders dice en su libro Liderazgo Espiritual, “Los fines espirituales sólo pueden ser alcanzados por hombres espirituales que emplean métodos espirituales”.

1] La cuestión clave en el ministerio es la piedad. No es lo inteligente que eres o lo bien que te comunicas; es si conoces la Palabra de Dios y llevas una vida piadosa.

El ministerio es un desbordamiento de esos dos últimos factores.

Primera a Timoteo 4:7 dice: “Más bien disciplínate a ti mismo para la piedad.”

La palabra inglesa “gymnasium” viene de gumnazō, aquí traducida como “disciplina”, utilizada por aquellos que se entrenaron a sí mismos en esfuerzos atléticos. Implica una formación rigurosa y abnegada.

En la cultura griega, el gimnasio era un punto focal de la ciudad para jóvenes entre los dieciséis y dieciocho años. Como la capacidad atlética era muy apreciada, normalmente había un gimnasio en cada ciudad. La exaltación del cuerpo por las sectas resultó en una preocupación por el ejercicio y el entrenamiento atlético y la competición, el mismo fenómeno que vemos hoy en día.

Pablo aludió a esa realidad cultural al exhortar a Timoteo a ejercitarse para la meta de la piedad, diciendo en efecto: “Si vas a entrenarte, concéntrate en entrenar tu naturaleza interior para la piedad”.

La palabra traducida “piedad” es eusebeia y significa “reverencia”, “piedad” o “verdadera virtud espiritual”. “Mantenerse en entrenamiento para la piedad” sería una manera precisa de traducir la exhortación de Pablo a Timoteo.

Pablo entendió la importancia de la disciplina en el ministerio: “sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado” (1 Corintios 9:27). También se lo dijo a Timoteo:

Sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado en servicio activo se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado. Y también el que compite como atleta, no gana el premio si no compite de acuerdo con las reglas.

Así como un soldado soporta dificultades, hace sacrificios, y se aparta del mundo para agradar a quien lo alistó, y como un atleta debe entrenar diligentemente y competir dentro de las reglas, así también un siervo de Dios debe hacer sacrificios en disciplinarse a sí mismo y confinarse a las normas de Dios.

El ejercicio físico beneficia poco (1 Timoteo 4:8). Primero, beneficia principalmente al cuerpo. Segundo, es bueno sólo por un corto tiempo. Puedes pasar años poniéndote en forma, pero en cuanto te rindas, inmediatamente empiezas a perder lo que tanto te has esforzado por lograr.

En cambio, “la piedad es provechosa para todo, pues tiene promesa para la vida presente y también para la futura” (1 Timoteo 4:8).

La piedad es provechosa no sólo para el cuerpo sino también para el alma. Si alguna vez vas a hacer una resolución de Año Nuevo, no te decidas a ir al gimnasio tres veces a la semana si no estás también pasando tiempo en la Palabra de Dios todos los días y cultivando la piedad.

El beneficio presente de la disciplina espiritual es una vida plena, bendecida por Dios, fructífera y útil. Si usted practica el ejercicio espiritual y la disciplina, las bendiciones de la piedad continuarán hasta la eternidad.

“Palabra fiel es ésta, y digna de ser aceptada por todos” (1 Timoteo 4:9) es una fórmula que Pablo usó otras cuatro veces en las epístolas pastorales (1 Timoteo 1:15; 3:1; 2 Timoteo 2:11; Tito 3:8). ” digna de ser aceptada por todos” añade énfasis a su afirmación. Identifica una declaración fiable o un axioma que es claramente obvio. El mayor beneficio de la disciplina espiritual es una verdad obvia.

Es espiritualmente inmaduro preocuparnos por nuestros cuerpos. Hacerlo traiciona una percepción limitada de las realidades espirituales y eternas. Debe ser axiomático en la iglesia que los cristianos estén en entrenamiento espiritual para conformarse a la voluntad de Dios. No están principalmente en entrenamiento para construir o adorar sus cuerpos.

La piedad es la búsqueda principal del líder servidor. Utiliza todos los medios de gracia disponibles-la oración, el estudio bíblico, la mesa del Señor, la confesión del pecado, el servicio activo, la responsabilidad y, a veces, el ayuno-en la disciplina de la piedad.

Pablo dice que la piedad está en el corazón de la verdad (1 Timoteo 6:3). Viene por medio de Cristo (2 Pedro 1:3), pero aún así debemos buscarla (1 Timoteo 6:11). Trae persecución en esta vida (2 Timoteo 3:12), pero nos bendice eternamente (1 Timoteo 4:8). Esas son las realidades fundamentales que motivan al líder servidor mientras se disciplina en la piedad.

Autor: John MacArthur.

(Adaptado de The Master’s Plan for the Church)

Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190311
COPYRIGHT ©2019 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.