LOS PLANES DE DIOS Y EL ÉXODO PARTE 1

los planes de Dios

En nuestro estudio de la Biblia, sufrimos de un exceso de familiaridad, una actitud que dice: “Lo sé”. Ya he oído esto antes.” Este es el dilema del libro del Éxodo.

Conocemos las historias del libro: Moisés, las diez plagas, los Diez Mandamientos, el becerro de oro y el tabernáculo. Tendemos a correr a través de pasajes narrativos cuando sus historias nos son familiares.

Pero, debemos hacer una pausa por una razón convincente: las narraciones contienen teología.

En las Escrituras, la historia es la base de la teología. Cuando leemos, necesitamos no sólo buscar los hechos de lo que sucede, sino también las razones por las que sucede.

¿Qué está haciendo Dios en las narrativas a medida que mueve a las personas y maniobra situaciones? Este acercamiento a la lectura de pasajes narrativos proporciona un vistazo a la teología que se está desarrollando y al carácter de Dios que se está desplegando.

Examinemos el conocido pasaje de Éxodo 1-2 y veamos qué ricas verdades teológicas pueden ser retomadas.

UNA TEOLOGÍA DE UN LIBERTADOR

El libro del Éxodo tiene un comienzo épico. En los primeros versículos, la lista de nombres de descendientes y descendientes se cita de Génesis 46, donde Dios explica cómo ha cumplido las promesas del Pacto Abrahámico. Este pacto incluye tres promesas principales: tierra, simiente y bendición.

Este gancho en Éxodo 1 resalta la promesa de la simiente – una promesa que se remonta a Génesis 3:15, donde Dios promete que la simiente de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente.

Al abrir el Éxodo con estos versículos, Dios está diciendo: “Continúo con mi plan para Israel. Voy a seguir adelante con Génesis 3:15.”

A la luz de este contexto, no debemos perdernos los detalles del Éxodo 2 y la historia del nacimiento de Moisés. Cada componente de esta narrativa ha sido elaborado para resaltar la selección de Dios de Moisés como el libertador que Él usará en este momento para salvar a Su pueblo. Esta narrativa es una obra maestra.

Permítanme dar tres ejemplos de ello.

En primer lugar, este pasaje dice que “la mujer concibió y dio a luz un hijo” (Ex 2,2). Esta fraseología se usa en asociación con Génesis 3:15 – que la mujer concibe y da a luz a una simiente, el Mesías.

Consistentemente a través del Antiguo Testamento, esta frase señala un patrón: una mujer incapaz de concebir da a luz a un niño que asume un papel significativo en el plan de Dios.

Vemos este lenguaje en el nacimiento de Isaac (Gen 21:2), Samuel (1 Sam 2:21), y finalmente en el nacimiento virginal del Mesías (Isaías 7:14). Por este uso del lenguaje, el nacimiento de Moisés lo designa como uno de la hueste de libertadores; esta línea de libertadores culminaría en el Salvador, el Señor Jesucristo. Las palabras de Éxodo 2 no son incidentales sino intencionales.

Segundo, cuando la madre de Moisés lo coloca en una canasta, la elección de la palabra también debe ser notada. La palabra hebrea para cesta no es “cesta”. La palabra usada significa “arca”, como en el Arca de Noé.

Sin duda, la madre de Moisés no hizo flotar un bote por el río. Sin embargo, Dios describe esta canasta como un arca para ilustrar que Moisés sigue los pasos de Noé. Así como Dios usó a Noé para salvar a la humanidad, así también Moisés será instrumental en el plan de salvación de Dios.

Tercero, la madre de Moisés lo esconde “entre los juncos” (Ex 2:3). Esta palabra, “juncos” -sólo usada dos veces en el libro del Éxodo- es la misma que se usa para el “Mar Rojo.” La repetición nos recuerda que Israel cruzaría el Mar Rojo. La implicación es clara: lo que le pase a Moisés le pasará a todo Israel. Esta elección de palabras conecta la liberación de Moisés al atravesar el Nilo con la travesía seca de Israel a través del Mar Rojo. La liberación para Moisés se convierte en la liberación para su pueblo.

Por lo tanto, el nacimiento de Moisés no es meramente biográfico. Más bien, declara la agenda de liberación de Dios y establece un precedente de cómo Él levanta a aquellos que liberarán a Su pueblo. El nacimiento de Moisés lo designa como un libertador, alinea su liberación con la de su pueblo, y lo pone en una línea de libertadores, un día para culminar en el Mesías.

Con ese conocimiento, piense en el Nuevo Testamento y considere el nacimiento de Cristo. El nacimiento de Jesús es paralelo al nacimiento de Moisés. Ambos involucran reyes que quieren matar a todos los niños (Ex 1:22; Mt 2:16). Ambos bebés fueron entregados por Dios de estas terribles circunstancias (Ex 2:1-10; Mt 2:15-17). De hecho, Mateo incluso vincula la liberación de Jesús con el Éxodo (Mt 2:15; cf. Os 11:1). Así como Dios levantó a Moisés para que fuera un libertador, Él usa circunstancias idénticas para anunciar a Jesús como el libertador final, el Moisés final profetizó en el pasado. Con los detalles y la teología de Éxodo 2 a la vista, el mensaje del nacimiento de Cristo se vuelve inequívocamente claro. Éxodo 1-2 proporciona una teología de cómo Dios establece a su libertador.

UNA TEOLOGÍA DE LA SALVACIÓN
Podemos aprender otra lección de estos capítulos.

Éxodo 1-2 no sólo introduce una teología del libertador, sino una teología de la salvación. La salvación es un tema crítico en el libro y se presenta en estos capítulos iniciales. Mientras Dios continúa dando forma a la vida de Moisés como libertador, lo envía al desierto. Es en el desierto donde Moisés conoció a las hijas de Jetro y las entregó (Ex 2:19). El texto afirma técnicamente que Moisés los “salvó” (ישׁע), siendo ésta la primera vez que se usa esta palabra en el Éxodo. El flujo de la narración muestra que Dios levantó a Moisés para que fuera un libertador para la salvación.

En este punto, podemos hacer una observación importante concerniente a la naturaleza de la salvación. Al final de Éxodo 2, Dios ha levantado un libertador y está listo para iniciar Su obra de salvación. En este momento, Israel se encuentra bajo una enorme presión: “y clamaron; y su clamor, a causa de su servidumbre, subió a Dios.” (Éxodo 2:23). La redacción precisa es importante. Las Escrituras a menudo registran cómo el pueblo “clamaba al Señor.” Pero en este pasaje, simplemente dice, “y clamaron.” El texto es claro. Israel no estaba gritando a nadie. No estaban orando a Dios.

Dios se fijó en Israel, pero no porque el pueblo le orara. Más bien, Dios escuchó sus gemidos y recordó Su pacto con Abraham, Isaac y Jacob únicamente por Su compromiso con Su pueblo.

Éxodo 2:23-25 recuerda que sólo Dios inicia la salvación. Ninguno de nosotros pidió la salvación; Él nos la dio cuando nosotros, como los israelitas, ni siquiera la pedimos. Este es el amor que Dios tiene por su pueblo escogido.

Debemos decir: “Gracias a Dios”, que Él decidió salvarnos cuando ni siquiera sabíamos que teníamos que clamar a Él. Esa es la teología de la salvación establecida en el libro del Éxodo. Dios inicia la liberación al levantar a un libertador. Habiendo hecho esto en estos capítulos con Moisés, Él usará el resto de este libro para revelar una salvación poderosa.

En la parte 2 de esta serie, veremos el resto del libro de Éxodo.

Autor: Abner Chou

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.