8 CARACTERÍSTICAS DE LA ADORACIÓN VERDADERA

cual es la adoración verdadera

¿Cómo formularemos una definición bíblica de la adoración para nuestro tiempo?

Ya se ha propuesto una desconcertante variedad de definiciones en la creciente literatura sobre el tema. Ni el Primero [el Antiguo] ni el Nuevo Testamento trataron de capturar el concepto con una sola palabra.

Podemos caracterizar las partes constituyentes de la adoración como misterio, celebración, vida, diálogo, ofrenda o cumplimiento escatológico, pero definir la adoración bíblica es limitarla.

En el mejor de los casos, podemos intentar describir el fenómeno.

La adoración pagana se enfoca en esfuerzos de adoración corporativos e individuales que buscan apaciguar a los dioses y asegurar su bendición.

Hoy en día, la comprensión que muchos cristianos tienen de la adoración difiere poco de la de los paganos, excepto quizás que Dios es singular y que las formas de adoración provienen de tradiciones más o menos arraigadas en las Escrituras. Ampliamente divorciado de la vida, este tipo de adoración representa un patrón de actividades religiosas impulsadas por un sentido profundamente arraigado de obligación hacia Dios y una preocupación por ganarse su favor.

Pero esta comprensión no es bíblica; separa la adoración de la vida diaria y divide la existencia humana en sagrada y secular.

Para explicar las dimensiones de la adoración reflejadas en las Escrituras, necesitamos una explicación mucho más completa. En términos más simples, la adoración es ‘la respuesta humana a Dios.’ Sin embargo, para reflejar la complejidad del cuadro bíblico, propongo lo siguiente:

La verdadera adoración involucra actos humanos reverenciales de sumisión y homenaje ante el Soberano divino en respuesta a Su bondadosa revelación de Sí Mismo y de acuerdo con Su voluntad.

Esto no es tanto una definición de la adoración como una descripción de los fenómenos. Permítanme sentar las bases con un breve comentario.

Primero, Las Escrituras Llaman A Una Adoración Que Sea Verdadera En Vez De Falsa.

Todos adoran. El problema es que no todos adoran verdaderamente.

Aquellos que dirigen su adoración a otros dioses que no sean el Dios revelado en las Escrituras o que adoran al Dios viviente en formas contrarias a Su revelación, adorarán falsamente. Ya sea que interpretemos la obediencia ‘ante YHWH’ en la conducta diaria de manera culta o ética (Deuteronomio 6:25), caminar ante Él en verdad y fidelidad con todo nuestro corazón, mente y ser (1 Reyes 2:4) exige integridad: consistencia entre la confesión y la práctica y consistencia entre lo que Dios busca y lo que nosotros presentamos.

Segundo, La Adoración Verdadera Involucra El Temor Reverente.

La adoración evangélica de hoy a menudo carece de la seriedad apropiada para la ocasión y del Oyente divino que nos invita a una audiencia con Él.

En la adoración israelita, la preocupación por la reverencia se expresaba a través del diseño del tabernáculo y del templo y por el atuendo de los sacerdotes, que tenía por objeto promover la dignidad y la belleza real (Éxodo 28:2, 40).

La verdadera adoración no tiene por qué ser sin sentido del humor, pero tampoco será casual o frívola.

Tercero, La Adoración Verdadera Es Una Respuesta Humana.

Las Escrituras nos informan que las criaturas angélicas adoran a Dios por sus palabras y por sus acciones como mensajeros de Dios y agentes de la providencia (Isa. 6), y que el universo entero está involucrado en actividades de adoración (Sal. 19:1-6; 50:6; 148).

Sin embargo, aunque las Escrituras prevén la restauración final de la creación caída, sus palabras están dirigidas a los seres humanos y se refieren principalmente a su relación con Dios. La preocupación no es cómo el resto del universo glorifica a Dios sino cómo adoramos a Dios – cómo respondemos a la declaración del Catecismo de Westminster de que “el fin principal del hombre (la humanidad) es glorificar a Dios y disfrutarlo por siempre.”

Cuarto, La Adoración Verdadera Involucra Acción.

No es principalmente interior, como si Dios se preocupara sólo de lo que hay en nuestros corazones y desinteresado en los rituales externos y en las expresiones éticas.

Aunque muchos aspectos de Dios siguen siendo un misterio para nosotros, la religión bíblica no es mística, ni es principalmente cultual o de fórmula.

Algunos nos desafían a tratar la “adoración” como un verbo, lo cual está bien, siempre y cuando reconozcamos que la adoración verdadera implica acciones que demuestran el compromiso del pacto y el amor a Dios, y que nuestra vida diaria se caracteriza por la reverencia y el temor ante Él.

Como declaran los profetas (1 Sam. 15:22; Miq. 6:8) y Jesús mismo afirma (Mat. 23:23), la obediencia a la voluntad ética revelada de Dios debe tener prioridad sobre la expresión ritual de la adoración.

Quinto, La Adoración Verdadera Expresa La Sumisión Y El Homenaje De Una Persona De Rango Inferior Ante Un Superior.

Mientras que las Escrituras hablan de acuerdos de pacto entre iguales (Génesis 31:44-54), la relación entre Dios y Su pueblo es por definición asimétrica. Por gracia, el Creador del universo y el Redentor de Israel nos invita a una relación de pacto, pero este pacto es fundamentalmente monergístico (instituida por una de las partes): Dios selecciona la pareja del pacto, establece los términos y determina las consecuencias de la respuesta de los vasallos.

La verdadera adoración permite que Dios sea Dios en Sus términos, y nos sometemos a Él como Señor con reverencia y confianza.

Sexto, Sólo El Soberano Divino Es Digno De Adoración.

Mientras que los subordinados humanos pueden expresar su humildad ante los superiores humanos inclinándose y postrándose, sólo el Soberano divino es digno de adoración real, asumiendo que entendemos la adoración como la veneración de Aquel que es la fuente y sustentador de todas las cosas y de quien somos absolutamente dependientes.

Este Dios se ha revelado misericordiosamente en el Primer Testamento por su nombre como YHWH y por sus acciones como Creador y Redentor. En el Nuevo Testamento se ha revelado principalmente como el Hijo encarnado, pero también como el Dios Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Séptimo, La Adoración Verdadera Involucra Comunicación Reactiva.

No podríamos adorar a Dios aceptablemente si Él no hubiera tomado la iniciativa de comunicarse con nosotros y de abrir nuestros ojos a Su comunicación, ya sea en la creación, la historia o las Escrituras.

El universo declara las cualidades trascendentes y la gloria de Dios en un sentido general, pero sólo a través de Su revelación específica en hechos y palabras aprendemos de Su carácter y atributos específicos. La verdadera adoración involucra la comunicación a través de la acción – demostrando el compromiso del pacto con Dios y con nuestros semejantes porque Él nos amó primero (Éxodo 20:2; 1 Juan 4:19).

Octavo, Para Que Los Actos De Homenaje De Los Adoradores Sean Recibidos Favorablemente Por Dios, Deben Alinearse Con Su Voluntad En Vez De Con Los Impulsos De La Depravada Imaginación Humana.

Las formas de adoración pueden variar de una cultura a otra, pero la adoración verdadera viene de corazones totalmente dedicados a Dios y decididos a agradarle. Las Escrituras revelan claramente las formas de adoración ética aceptables para Dios, y puesto que el Nuevo Testamento da una atención mínima a la adoración corporativa, la verdadera adoración cristiana debe basarse en los principios teológicos establecidos en el Primer Testamento. A menos que el Nuevo Testamento declare expresamente que esos principios son obsoletos, debemos asumir la continuidad.

En parte, los cristianos evangélicos discuten sobre la naturaleza de la verdadera adoración, especialmente su expresión cultual, porque el Nuevo Testamento duda en prescribir cualquier liturgia cuando describe la reunión de los cristianos. En estas asambleas, el énfasis parece haber sido en la edificación y el aliento, sirviéndose unos a otros, y desafiándose unos a otros a la fe y a las buenas obras. Mientras que el homenaje litúrgico a Dios parece no ser enfatizado, el Primer y Nuevo Testamento concuerdan en que toda la vida debe ser un servicio de adoración.

Esta comprensión de la adoración como algo de todo corazón y con mucho cuerpo no es una idea novedosa del Nuevo Testamento. Corre como un hilo desde Génesis 4 (la adoración de Caín y Abel) hasta Apocalipsis 19 (la adoración de los invitados a la cena de las bodas del Cordero).

El lenguaje cultual tampoco está ausente de las referencias del Nuevo Testamento a la reunión del pueblo de Dios. No sólo las instrucciones de Jesús para la Cena del Señor son profundamente cultas, sino que Hebreos 10:19-31 también llama a los cristianos a ‘acercarse[a Dios] con un corazón sincero’ y les advierte que no descuiden la participación en la asamblea del pueblo de Dios. Hebreos 12:28-29 refuerza la suposición de 10:26-31, que la relación de los cristianos con Dios se parece mucho a la relación de los israelitas con YHWH.

La adoración es de hecho un asunto complejo, que abarca toda la vida.

Autor: Daniel Block.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.