¿CÓMO SER UN BUEN PREDICADOR? PARTE 1

como ser un buen predicador

Convertirse en un expositor experimentado de la Palabra de Dios requiere un método o una serie de pasos específicos.

Sin embargo, igualmente importante es su punto de partida. La exposición bíblica debe comenzar con la reverencia a Dios.

¿Así que quieres ser un expositor? Antes de examinar el método de convertirse en un expositor, usted debe tener el punto de partida correcto. En resumen, empiece y quédese con Dios.

EL IRREMPLAZABLE PUNTO DE PARTIDA

La hermenéutica son las reglas que usamos para interpretar la Biblia. Ellas desempeñan un papel indispensable en la formación de su metodología. Aunque no se puede pasar por alto un método sólido, los amantes de la Palabra que honran a Dios necesitan un punto de partida aún más fundamental.

Antes del método o del cómo hacerlo, nuestro enfoque debe estar en el Dios de la Biblia, adorándole en oración en Espíritu y en verdad.

A continuación se presentan algunos ejemplos de algunas de las verdades bíblicas centrales a partir de las cuales podemos establecer el punto de partida para la exposición bíblica. Ese punto de partida implica saber cómo acercarse a Dios y a Su Palabra.

Humíllate ante Dios
Primero, debes humillarte ante Dios. Isaías 66:1-2 dice,

Así dice el Señor:

El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies.

¿Dónde, pues, está la casa que podríais edificarme?

¿Dónde está el lugar de mi reposo?

Todo esto lo hizo mi mano,

y así todas estas cosas llegaron a ser —declara el Señor.

Pero a éste miraré:

al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra.

Note los tres requisitos divinos para acercarse a Dios y a Su Palabra: ser humilde, estar contrito de espíritu, y ser alguien que tiembla (en temor o asombro) ante Su Palabra. Todas estas disposiciones espirituales son burladas por el mundo pero son necesarias para los creyentes.

  • Sea un estudiante

En segundo lugar, usted debe ser un aprendiz. En Mateo 11:28-29, Jesús dice: “Venid… aprended de mí”. La palabra aprender en el griego sirve como la palabra base para el discípulo.

Un discípulo, entonces, es un aprendiz. Y eso es justo lo que Dios nos llama a ser. No dijo: “Venid y os enseñaré un método”. Él quiere que aprendamos de Él y de Él.

  • Hambre de la Palabra de Dios

Tercero, debes tener hambre de la leche pura de la Palabra de Dios. Primera de Pedro 2:1-3 afirma,

Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación, desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis probado la benignidad del Señor.

El mandato bíblico aquí no es anhelar estudios teológicos (aunque eso tiene su lugar), debates de mesa de café, o filosofía. Dios quiere que anhelemos la leche pura de Su Palabra, como lo haría un bebé recién nacido por la leche de su madre.

Tristemente, a medida que crecemos en nuestra fe, nos destetamos de la leche pura de la Palabra.

  • Crecer en Gracia y Conocimiento

Cuarto, debes esforzarte por crecer en gracia y conocimiento. En 2 Pedro 3:18 el autor nos exhorta a “crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él sea la gloria, ahora y en la eternidad. Amén.”

Tanto la gracia como el conocimiento son necesarios para el crecimiento espiritual. Crecer sólo en la gracia, no en la gracia ligada al conocimiento bíblico, no tiene base para la evaluación.

Desde el comienzo de la iglesia, la gente ha llamado a cualquier cosa “crecer en gracia”. Incluso si lo que se hizo es contrario a las Escrituras.

En pocas palabras, crecer en gracia debe tener una sólida evidencia bíblica. De otra manera, no está creciendo verdaderamente en la gracia de Dios, no importa cuán buenas sean las intenciones.

Nunca vayas a la Palabra de Dios simplemente por un sermón o una lección bíblica; ve a la Palabra de Dios por la verdad.

Así, pues, Pablo advirtió a la iglesia en Colosenses 2:18, “Nadie os defraude de vuestro premio deleitándose en la humillación de sí mismo y en la adoración de los ángeles, basándose en las visiones que ha visto, hinchado sin causa por su mente carnal.”

Pablo concluyó Colosenses 2 de esta manera: “Tales cosas tienen a la verdad, la apariencia de sabiduría en una religión humana, en la humillación de sí mismo y en el trato severo del cuerpo, pero carecen de valor alguno contra los apetitos de la carne” (v. 23).

Muchos en la iglesia de Colosas habrían considerado que la mayoría o todos estos componentes son aspectos maravillosos de su crecimiento espiritual cristiano. Sin embargo, Dios, a través del apóstol Pablo, no los encontró aceptables para Él.

Así que crecer sólo en la gracia no tiene límites bíblicos en cuanto a cómo se logra o se mide. O incluso si ha ocurrido. Pero debemos considerar el otro extremo, crecer sólo en el conocimiento sin gracia. Crecer en conocimiento sólo trata la Palabra de Dios como un mero libro de texto y aleja a Dios mismo de la tarea hermenéutica. Dios no permite extremos en la verdadera exposición bíblica.

  • Recibe la Palabra con Avidez

Quinto, debes recibir la Palabra con gran entusiasmo. Hechos 17:11 describe a los judíos en la sinagoga de Berea:

Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.

La oración del “cristiano de Berea” podría resumirse mejor en el Salmo 119:18: “Abre mis ojos, para que vea las maravillas de tu ley.” Dios es el gran maestro, autor e iluminador de Su Palabra. Aunque no quiero sonar demasiado místico, siempre habrá un componente espiritual en la exposición bíblica que el mundo nunca entenderá.

En resumen, el punto de partida fundamental del verdadero expositor de la Biblia es venir humildemente ante Dios, arrepentido en espíritu y temblando ante Su palabra (Isaías 66:1-2); venir como aprendices, como Sus discípulos (Mateo 11:29); tener hambre de la leche pura de la Palabra de Dios (1 Pedro 2:1-3); esforzarse por crecer en gracia (de adentro hacia afuera mientras caminamos con Él) y conocimiento (conocimiento bíblico verdadero, no nuestra mera emoción); y recibir la Palabra con gran entusiasmo.

Para aquellos que encuentran que estas verdades bíblicas básicas no son importantes o son demasiado simplistas, lea y tema la reprensión de Jesús a la iglesia de Efesios en Apocalipsis 2:1-7, quien después de hacer tantas cosas bien “había dejado su primer amor.”

Autor: Greg Harris.

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.