AMOR Y CREER LO MEJOR DE LOS DEMÁS

amor y creer lo mejor

Fue unos meses después de la cirugía y las facturas empezaron a llegar. Treinta mil por esto, cuarenta por aquello. Mis cuentas médicas se estaban acumulando.

Afortunadamente, la cooperativa a la que pertenezco (y mi piadosa esposa) tenía las cosas bajo control y se manifestó. Pero hubo un reembolso que estaba ausente, y fue uno grande. Se suponía que un cheque de un miembro de la cooperativa por la suma de varios miles de dólares vendría a pagar el hospital, pero era tarde. Un mes. Luego dos. Perdí la calma en más de una ocasión. “¿Dónde está ese cheque?” “¿Quién es esta persona que nos mantiene en suspenso?” “¿No saben que tenemos billetes de seis cifras aquí?”

Entonces mi esposa recibió la carta. Junto con el cheque había una disculpa del individuo. “Siento mucho que sea tarde. Tengo cáncer y estoy pasando por rondas de quimioterapia ahora mismo, y, debido a eso, he estado experimentando pérdida de memoria”.

Quería meterme en una cueva y no volver nunca más. El Espíritu Santo me aplastó necesaria y amorosamente con convicción. El espíritu crítico. La velocidad con la que asumí lo peor. Fue un pecado. Y es algo con lo que he luchado con demasiada frecuencia.

“El amor…todo lo cree” (1 Cor. 13: 4, 7). El amor cree lo mejor de cada uno.

Creer lo mejor no significa “creer que todo lo que oímos es un hecho”, sino que “se niega a creer que alguien cometió un error”, una credulidad voluntaria o la negación de algo negativo. Eso no es amar, sino mentir. Salomón nos advierte aquí: ” El simple todo lo cree, pero el prudente mira bien sus pasos.” (Prov. 14:15).

Creer “todas las cosas” necesita ser entendido en el contexto de 1 Corintios. La iglesia luchó con actitudes que se exaltaban a sí mismas, una conducta que se prefería a sí misma, orgullo y, en consecuencia, una falta de amor entre sí. Había sospechas, cinismo y prejuicios. Y era inaceptable para las personas que afirmaban el gran nombre de Jesucristo. Creer lo mejor de los demás es una forma esencial de amarse los unos a los otros (1 Co. 13:4-7).

Una forma en que se puede definir creer lo mejor es ésta: errar en el lado de creer una realidad favorable de las acciones y actitudes de otro en oposición a la sospecha o el cinismo, hasta que la evidencia clara demuestre lo contrario.

El amor se equivoca en el lado de creer en una realidad favorable. Debemos creer lo mejor por al menos dos razones. Primero, no somos omniscientes como Dios. No sabemos todo sobre las motivaciones de los demás, las circunstancias, las heridas, las pruebas y las situaciones que complican la vida. Si no estuviéramos presentes, no sabemos exactamente qué pasó o qué se dijo. Segundo, creemos lo mejor porque debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. La combinación de los dos es creer lo mejor.

Pero con demasiada frecuencia nos inclinamos por la sospecha, el cinismo y el prejuicio. “Estoy seguro de que lo hicieron porque…” “Apuesto a que dijeron eso porque[insertar conclusión desfavorable]…” ¿En serio? ¿Somos omniscientes? ¿Tenemos una visión infalible de las motivaciones de los demás? Es mejor ser cauteloso a la hora de llegar a una conclusión sobre alguien hasta que conozcamos la información. Debemos tener cuidado de no pensar que sabemos todo lo que sucede con las motivaciones, pensamientos, situaciones, acciones y dificultades de los demás. Cuando no creemos lo mejor para llegar a una conclusión desinformada, incorrecta y condenatoria, odiamos a la persona y cometemos el pecado de juzgar (Mateo 7:1).

Además, no creer lo mejor es a menudo un problema de adoración; una forma de idolatría. Adoramos nuestra propia sabiduría y opiniones con el resultado de que pensamos que tenemos todo resuelto. Posteriormente, podemos llegar a conclusiones presuntuosas y juiciosas, y creer lo peor. Tenemos una visión inflada de nuestro propio discernimiento, nuestro intelecto y nuestra habilidad para entender las cosas, de tal manera que juzgamos rápidamente los asuntos, mientras nos sentimos orgullosos de nosotros mismos por hacerlo. Tal vez en la raíz de todo esto está la idolatría: hemos hecho un ídolo de nuestras propias habilidades de pensamiento.

“Bueno,” dirán algunos, “Sólo soy un buen juez de carácter…” Tú eres un juez, sin duda, pero eso es todo.

Creyendo En La Peor Espiral
Podríamos citar muchas maneras en que pecamos aquí.

“Estoy seguro de que no han contactado conmigo porque…”

“Apuesto a que no les gustó mi actualización en Facebook porque…”

“Apuesto a que no me eligieron para ese puesto/trabajo/tarea en el ministerio porque….”

Tal vez la razón por la que no nos eligieron para algo es porque no somos tan buenos como pensábamos que éramos. Creer lo mejor de los demás también puede significar arrepentirse de creer tan favorablemente de nosotros mismos.

E incluso no creeremos lo mejor en asuntos positivos. “Estoy seguro de que me felicitaron y me animaron porque…”

O tal vez han pasado tres semanas consecutivas desde que alguien ha iniciado una conversación con usted en la iglesia. Empiezas a pensar: “¿Cuál es el problema? Aquí nadie se preocupa por mí. Olvida esto.” A pesar de la orden de acercarnos unos a otros, debemos creer en lo mejor. Tal vez todas las mamás y papás de ese día estaban tratando de evitar que sus hijos volvieran a enterrar sus manos grasosas en la mesa de las rosquillas. Tal vez todos los miembros de la iglesia tuvieron una semana difícil o están en alguna prueba. Tal vez todo el mundo está corriendo alrededor sirviendo y ministrando, o alcanzando a otros visitantes. Tal vez son pecadores como tú. Tal vez Dios soberanamente no tenía a nadie que nos hablara para que pudiéramos ver y confesar nuestra actitud auto-enfocada. Y aunque nadie en nuestra iglesia se preocupara por nosotros, no es el fin del mundo. No se nos ordena que nos conectemos alegremente a una iglesia debido a cuánta gente le somos agradables, sino porque Cristo murió por nosotros, Dios nos ordena que lo hagamos, y nosotros debemos alcanzar a otros. Esto no quiere decir que debamos permanecer en una iglesia poco sólida, sino que debemos creer en lo mejor.

Otras situaciones a menudo se presentan de esta manera: Un lado sufre daño por el pecado del otro. En lugar de hacer preguntas, obtener la historia completa y luchar para dar a los demás tanta gracia como la que nos damos nosotros mismos, nos cerramos, curamos nuestras heridas y llegamos a conclusiones miopes. El otro lado reacciona de manera similar. Se forman vistas. La justicia propia la alimenta. La amargura se abre paso a través de los corazones y las mentes. Hemos creado división y el nombre de Cristo es avergonzado.

Pero el cristiano maduro toma un camino diferente. Primero, se marinan en la gloria de Dios y en la cruz de Cristo de tal manera que cuando pecan contra ellos, luchan para evitar tomar en cuenta un mal sufrido. Hacen una pausa en las especulaciones. Ellos restringen sus pensamientos. Ellos oran por fortaleza y por el individuo. Luego le hacen preguntas a la otra persona. “Bien, creo que vi esto o escuché aquello. ¿Podrías ayudarme a entender lo que estaba pasando?”

A veces creeremos lo peor evitando acercarnos a alguien para mostrarle su pecado asumiendo que no será receptivo. “Estoy seguro de que no me escuchará…” Tal vez. Pero eso no abroga nuestra responsabilidad bíblica de creer lo mejor. ¿Cómo lo sabremos hasta que lo intentemos? Y lo mismo ocurre cuando otro se enfrenta a nosotros. Tenemos la oportunidad de creer lo mejor de su actitud y acción. Debemos predicarnos a nosotros mismos: “Probablemente me están confrontando porque me aman, quieren obedecer a Dios y me ayudan a experimentar el gozo de la obediencia”.

Creciendo para Creer lo Mejor

Me pregunto cómo podrían cambiar nuestras relaciones si nos diéramos mutuamente tanta gracia, indulgencia y beneficio de la duda como a nosotros mismos. Cuando se trata de otros, somos fiscales competentes, incluso, y especialmente, cuando no tenemos todos los datos. Cuando se trata de nosotros mismos, somos permisores omnipresentes, creyendo lo mejor de nosotros mismos aun cuando es injustificado. Pero debemos considerar a otros como más importantes que nosotros mismos y vernos superiores unos a otros en mostrar honor (Fil. 2:3-5, Rom. 12:10). Entre otras cosas, eso parecerá creer lo mejor. Este es el arte y la habilidad de las relaciones y es un cambio de vida.

Si luchas como yo para creer lo mejor, la solución va más allá de decirte a ti mismo cosas positivas sobre la gente. En la raíz de no creer lo mejor está una visión inflada de uno mismo; es la adoración de uno mismo la que mira desde su trono a los demás. Es un problema de autoestima. Así, la respuesta es la cruz de Jesucristo. Él murió en la cruz por gente como tú y como yo que comete el pecado de idolatría; de odiar a otros; de no adorarle. Afortunadamente, él nos perdona ansiosamente y nos da poder para amarnos los unos a los otros creyendo lo mejor. Entonces, él nos da poder por el Espíritu para revestirnos de justicia para que podamos obedecer en estas áreas. Por ejemplo, memorizar versículos como estos resulta útil aquí:

“El que responde antes de escuchar, cosecha necedad y vergüenza.” (Prov. 18:13).

“Justo parece el primero que defiende su causa hasta que otro viene y lo examina” (Prov. 18:17).

A medida que luchemos para creer lo mejor de cada uno en nuestras relaciones, seremos personas más agradables con las que estar. Además, agradaremos a Dios al caminar en amor y así experimentaremos el gozo de la unidad del Espíritu unos con otros.

Autor: Eric Davis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.