SOLO CRISTO ES SUFICIENTE

Jesús llena mi vida

Hasta que los pecadores se sometan a la verdad acerca de Dios, nunca adquirirán lo que verdaderamente buscan. Se vuelven como la mujer samaritana en el pozo, confundiendo el remedio verdadero para la sed espiritual con la satisfacción temporal de una primavera terrenal (Juan 4:14).

Tristemente, el incrédulo intenta toda su vida apagar lo inextinguible con algo distinto de Dios. Así que busca la fama, el dinero, el poder, la riqueza, la adaptabilidad, el trabajo, la sabiduría, la educación, el amor, o alguna otra cosa creada que quizá pueda aquietar el grito desesperado de su alma vacía.

Pero ninguna de las cosas que él encuentra – ya sea la política, la popularidad, la creatividad o cualquier otra cosa que este mundo ofrece – no pueden responder el llamado de su corazón. Él puede buscar felicidad, pero él nunca la encontrará. Tan pronto como él adquiere un deseo este se convierte en polvo; y así el siguiente, y el siguiente después de este, hasta que la vida finalmente termina en decepción.

Éste es el destino del algodón de azúcar del sueño americano que le ocurre a todo aquel que abraza el culto de celebridad. Desde una distancia parece tan atractivo – una grande y bella bola de algodón de azúcar llamativo. Pero aquellos que finalmente la obtienen y la saborean, se encuentran con que eso no los llena del todo. Claro, es dulce por un momento. Pero no trae felicidad duradera. Después de derretirse rápido en la boca se va para siempre. . . ¿Entonces qué?

El rey Salomón comprendió esto quizá mejor que ningún otro. Él fue el hombre más rico, más famoso, y más poderoso de su día. Él fue también el más sabio, porque Dios le había dado una sabiduría sobrenatural. Él usó todos los recursos a si disposición en la búsqueda de su felicidad. Él experimentó con el placer (Eclesiastés 2:1-3), trabajo duro (2:4-6) ; posesiones materiales (2:7–8); popularidad y prestigio (2:9–10); e incluso su propia sabiduría (2:12–14), todo en un esfuerzo por encontrar una alegría duradera.

Sin embargo, Salomón se encontró que todo ello era vacío, concluyendo finalmente que la verdadera alegría y la realización no pueden ser encontradas en las cosas de este mundo, sino sólo en Dios (2:24–26; 12:13–14).

Como Salomón aprendió después de toda una vida de prueba y error, si usted quiere felicidad en esta vida usted debe buscar a Dios.

Usted debe negar todo lo que usted alguna vez pensó que le podría dar felicidad en aras de seguir al Señor levantado. Su salvación es la satisfacción que usted busca.

No puede ser encontrada en la fama y la fortuna, más de lo que pueda ser encontrado al final de un arco iris.

Sólo se encuentra en abrazar la fuente verdadera de toda satisfacción: Dios mismo.

Autor: Tom Patton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .