EL CRISTIANO Y EL MALTRATO ANIMAL

el cristiano y el maltrato animal

“La crueldad hacia los animales debe ser eliminada. Cada caso debe ser tratado con seriedad. Cuando se violan las leyes, las personas humanas deben asumir el desagradable deber de enjuiciar a los delincuentes, o al menos deben denunciarlos a las autoridades correspondientes: y cuando no exista una ley para proteger a las víctimas infelices, la prensa debe de hacer público los casos de crueldad para que la vergüenza pueda ser incitada y tratarse con el sentimiento público correcto” (Junio, 1873).

Esas fueron las palabras del predicador más reconocido de su tiempo, Charles H. Spurgeon, luego de leer varios incidentes en el periódico acerca de casos locales de maltrato animal.

¿Cuál es la posición más coherente del Cristiano en referente al trato de animales?

Es imposible concretar un conjunto preciso e inmutable de doctrinas, ya que, ni la Biblia lo hace ni tampoco lo encontrarás en la historia de la Iglesia. Sin embargo, podemos encontrar principios generales que pueden aplicarse y guiarnos, no solo como cristianos, sino en general, como humanos, en nuestra relación con los animales.

Primer principio: la vida humana es única, sagrada y exponencialmente más valiosa que cualquier otra vida en la Tierra.

Esto debemos mantenerlo sin vacilar, ya que existe una inclinación perniciosa entre las naciones paganas, para tratar de equiparar la vida humana al mismo estatus que la vida animal, especialmente en las religiones panteísticas. La Escritura comienza con la creación, y en ella, de inmediato vemos que DIOS imprime Su imagen solo en el hombre.

Los seres humanos llevan consigo la “semejanza de DIOS”, y esta es razón suficiente, para sostener la vida humana por encima de todas las demás, y no caer en los engaños de valorar tanto la vida animal (o la vida vegetal), que devaluamos al ser humano vida hasta el punto que vemos en él un tipo de “parásito” que debe ser eliminado para el “bien del medio ambiente y los animales”.

Segundo Principio: Todas las cosas, incluida la vida animal, pertenecen a DIOS y Él le ha dado al hombre la responsabilidad de administrarlas sabiamente.

Nuestras propias vidas, aún nuestros cuerpos, no nos pertenecen a nosotros mismos. Todas las cosas, dice el apóstol Pablo, fueron hechas por Dios con un solo fin: para Su gloria. En la creación, particularmente en este increíble y único planeta Tierra, podemos ver la majestuosa creatividad y belleza de la gloria de DIOS: en la riqueza de la vida en los océanos, en los cielos y en las innumerables especies en la tierra, podemos ver la gloria de DIOS desplegada ante nuestros sentidos humanos. Y todo esto nos lo dio, para que pudiéramos darle gracias y disfrutarlo a ÉL y sus poderosas obras para siempre. Por lo tanto, debemos tomar la posición de custodios sabios, y no de tiranos malvados. DIOS nos llamará a todos para rendirle cuentas de cómo administramos Sus buenas multiformes gracias, sí, incluyendo cómo tratamos la vida animal.

Tercer principio: si DIOS es infinitamente más glorioso y digno que el género humano y aún así nos ama tanto para convertirse a ser como uno de nosotros, también nosotros debemos de prestar atención y amar la vida sensible que es menos valiosa que nosotros.

Se los explico de la siguiente manera: la brecha entre el valor de DIOS y el valor del hombre es infinitamente mayor que la brecha entre el valor del hombre y el valor de cualquier otro animal. Sin embargo, DIOS nos amó tanto que estuvo dispuesto a sacrificar su Hijo en rescate por nosotros, ¿cuánto más deberíamos entonces nosotros cuidar y amar a los animales? Ahora no me malinterpreten: nunca debemos sacrificar la vida humana por el bien de la vida animal (esto rompe el primer principio de arriba).

Sin embargo, así como Dios es amable, paciente y bondadoso con nosotros, también deberíamos nosotros serlo con otros animales. El sabio rey, lo pone de esta manera: “El justo cuida de la vida de su bestia; mas el corazón de los impíos es cruel” (Proverbios 12:10). Es cierto que los animales no poseen la capacidad de pensar cognitivamente como los seres humanos, de ser críticamente conscientes de sí mismos como el hombre. Sin embargo, tienen sensación de dolor. Y como nosotros, tienen un impulso para sobrevivir y reproducirse. Entonces, no inflijamos ningún dolor innecesario a los animales, especialmente a aquellos que tienen un cerebro más desarrollado.

Aplicaciones prácticas:

Me gusta lo que dices, pero, ¿cómo realmente detendremos el maltrato animal? Aquí unas sugerencias prácticas.

1. Como en todo, la educación comienza con los padres. Charles Spurgeon escribe: “Se debe enseñar a los niños a evitar todo lo que se acerque a la crueldad; la destrucción sin sentido de los nidos de pájaros, la paliza de los burros y un centenar de pequeñas crueldades en las que a menudo se alienta a los niños, deben denunciarse de inmediato”. Los padres deben enseñar estos principios a sus hijos y recompensar la bondad en ellos, primero cuando lo muestran a sus semejantes, pero también a otros animales. Así también, deben castigar la crueldad en ellos, primero cuando lo manifiestan a otros seres humanos, pero también a los animales.

2. Los municipios, ciudades y cantones locales, por consenso, es decir, con el consentimiento de los gobernados, deben estipular un conjunto de leyes generales que prohíben la tortura deliberada contra animales en sus jurisdicciones. Esto debe hacerse LOCALMENTE, no de manera centralizada por poderes distantes que no conocen ni les interesa las idiosincrasias de cada comunidad local. Estas leyes deben reflejar los valores de cada comunidad y no deben ser impuestas por un estado totalitario todopoderoso de algún lugar distante.

3. Los consumidores tienen mucho poder cuando se trata de cuáles empresas prosperan y cuáles mueren. Infórmense qué empresas tienen prácticas animales humanitarias, especialmente en la industria carnicera y avícola. Si crees que X compañía no está cumpliendo con un trato humano de los animales, no le des ni un centavo. Recuerde, las industrias están detrás de tu dinero, por lo tanto, asegúrese de que cumplan con tus estándares de servicio.

4. Crear corporaciones y cooperativas sin fines de lucro orientadas a aumentar la conciencia del problema. La educación es clave, pero la educación debe ser desde abajo hacia arriba, no desde políticos y burócratas hacia abajo. Distribuya panfletos, crea blogs en línea y páginas sociales, enliste a vecinos y amigos en la campaña para educar a otros sobre la importancia del tratamiento humano de los animales.

Por último, ¿qué pasa con el consumo de animales: debemos convertirnos en vegetarianos o veganos para tener una visión coherente en contra del maltrato animal?

No, no somos hindúes ni pitagóricos, y como dije anteriormente, DIOS nos dio la creación para administrarla sabiamente para nuestro placer. Además, vemos en la Escritura que DIOS mismo fue el primero en proporcionar a Adán y Eva ropa de un animal; y más tarde en Cristo Jesús nuestro Señor, lo vemos comer productos de animales. Claramente, entonces, los animales están al servicio del bienestar del hombre y ningún Cristiano le es prohibido comer carne.

Sin embargo, recuerde esto: debemos hacerlo concienzudamente y minimizar infligir dolor en cualquier animal. Además, recuerde, solo comenzamos a comer carne después del pecado. El derramamiento de sangre fue una consecuencia del pecado. ¿Cómo será el cielo? No lo sé. ¡Pero festejáramos deliciosamente con el SEÑOR!

Terminaré con este pequeño pasaje de nuestro Señor:

“¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Y sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin permitirlo vuestro Padre” (Mateo 10:29).

Si el SEÑOR cuida de los animales, también nosotros.

Autor: Joshua Enior Jiménez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .